Joe Arpaio, la pesadilla de los hispanos en Arizona

Joe Arpaio, la pesadilla de los hispanos en Arizona

Este 'sheriff' tiene una carrera llena de abusos, arrestos injustificados y discriminación racial.

notitle
10 de junio 2012 , 10:10 p.m.

A José Contreras, un mexicano que emigró a Estados Unidos hace casi 30 años, le tocó salir corriendo de Arizona en el 2010. Y no por falta de trabajo, pues era dueño de una tienda de abastos en el centro de Phoenix, la capital del estado, que le daba para mantener a una familia de cinco.

"Se volvió imposible. Hablar en español en la calle es casi un delito y las autoridades te detienen solo por el color de tu piel", dice este hombre de 40 años que hoy reside en Virginia (EE. UU.).

El imposible que describe Contreras es el mundo que ha construido Joe Arpaio, el sheriff del condado de Maricopa (Arizona), que se ha hecho famoso por su agresiva política antimigratoria que, según muchos -incluso el propio Gobierno federal-, raya en la discriminación.

Un mundo en el que los arrestos arbitrarios son pan de todos los días y a los presos se les obliga a usar calzoncillos rosados con el nombre del sheriff.

Si bien Arpaio ha sido alguacil desde 1992, reelecto desde entonces cinco veces, su nombre adquirió notoriedad en el 2008 luego de que Arizona aprobó una ley que convertía en crimen la ilegalidad y que autorizaba las redadas indiscriminadas y exigir pruebas de residencia.

La ley fue demanda por el Departamento de Justicia y actualmente atraviesa su último examen ante la Corte Suprema, que debe determinar este verano si es constitucional. Según Arpaio, contra él lo que existe es una cacería de brujas orquestada por la administración Obama. Él alega que lo único que hace es hacer respetar la ley.

"Las personas que están en este país de manera ilegal han cometido un delito y deben ser castigadas. En eso no hay discriminación alguna. Arizona es puerta de entrada para los indocumentados y la mayoría son hispanos", dice el sheriff, que ya tiene 81 años y no da signos de querer retirarse.

En su afirmación hay algo de verdad. Arizona tiene la población de indocumentados más alta del país (cerca de medio millón) y ha sido víctima de la violencia de los carteles de la droga en la frontera con México. Arpaio lo sabe, pues pasó 25 años en la DEA persiguiendo narcotraficantes por toda la región.

Y aunque muchos critican sus métodos, es cierto que durante su gestión la delincuencia se redujo en el condado. El 57 por ciento de la población lo respalda y es probable que salga reelecto por una sexta ocasión en noviembre próximo.

Pero su fama de mano dura, especialmente contra inmigrantes, no es gratuita y va más allá de un simple debate sobre sus políticas migratorias. "Arpaio está armado y es peligroso. Es una genuina amenaza para el público, con una larga y bien documentada carrera de abusos contra prisioneros, arrestos injustificados, discriminación racial y una policía brutal e inepta. Durante años, se ha vanagloriado de ser el sheriff más duro del país. Pero ahora otra historia -la verdadera- está emergiendo", decía hace poco la junta editorial de The New York Times en un texto titulado 'El peor alguacil del país'.

Parte de esta historia quedó compilada en una investigación que realizó el Departamento de Justicia y que es la base de una demanda civil que hace curso en su contra.

"Lo que Arpaio ha creado en estos 20 años es el patrón de discriminación racial más extenso que ha existido en la historia de este país. Creó un cultura de discriminación contra la población hispana", dijo a este diario Thomas Pérez, uno de los autores de la investigación.

Esa grave afirmación la sustenta el reporte del Gobierno que dice, por ejemplo, que un conductor latino en este condado tiene de cuatro a nueve veces más probabilidades de ser detenido que otra persona.

Los registros muestran, a su vez, que basta una llamada al 911 en la que alguien se queje porque "hay gente hablando español" o porque "hay una congregación de personas con tez más oscura" para que los escuadrones antiinmigración de Arpaio sean desplegados.

En las cárceles, donde un 20 por ciento de los presos son hispanos, los guardias presionan a los detenidos para que firmen de manera voluntaria órdenes de deportación y solo atienden peticiones en inglés, pese a que muchos reos no lo hablan. Asimismo, dice el reporte, la oficina de Arpaio ha usado su poder para enjuiciar a sus críticos sin que existan méritos para ello.

Casos hay muchos. Un residente legal de EE. UU. fue detenido por no usar direccionales y forzado a sentarse 15 minutos en la intersección como castigo. Luego fue arrestado 13 días (la pena normal para esta infracción son unos 100.000 pesos y no prevé cárcel).

La investigación subraya que esa fuerza policial parece gozar, y con algo de morbo, de este tipo de abusos (que no son solo contra los hispanos) y que es el propio Arpaio el que les da la bendición.

Decenas de organizaciones de derechos humanos lo han demandado, en especial desde que estableció las llamadas 'cárceles carpa', centros de detención donde los presos están virtualmente a la intemperie y en el extremo calor del desierto.

En el 2003, por ejemplo, los presos se quejaron porque la temperatura en las tiendas superaba los 45 grados centígrados. A lo que Arpaio contestó: "En Irak las temperaturas superan los 45 grados y nuestros soldados viven en carpas y tienen que portar cascos y chalecos antibalas sin que hayan cometido crimen alguno. Así que cierren la boca".

"Arpaio es como un dinosaurio. Un hombre intransigente, violento y muy ignorante que terminó en una posición de poder", dice Contreras sin ocultar su frustración por que en un país tan desarrollado como Estados Unidos aún puedan ocurrir estas cosas sin mayores consecuencias.

Lo más curioso del caso Arpaio es que él mismo es hijo de inmigrantes, pues sus padres llegaron al país desde Italia a comienzos del siglo pasado con solo un par de maletas como equipaje y persiguiendo el mismo sueño que hoy él les quiere negar a los hispanos.

El abuso en fechas

5 periodos como 'sheriff'

1992. Arpaio es elegido por primera vez. Saldría elegido por cuatro periodos más, de forma consecutiva.

2008. El Departamento de Justicia inicia una investigación contra Arpaio, quien se resiste a colaborar.

2009. La junta editorial de 'The New York Times' lo cataloga como un peligro para la sociedad por sus políticas.

2010. El gobernador del estado firma una ley que es considerada la más dura contra la inmigración ilegal en todo el país.

2011. Una investigación concluye que en Maricopa se discrimina a los hispanos y que existe un patrón de abuso.

2011. Un Gran Jurado inicia en diciembre una investigación contra Arpaio, por abuso de poder.

2012. En mayo se abre un pliego de cargos por discriminación contra Arpaio. Se espera el fallo para este verano (inicios de julio).

Sergio Gómez Maseri
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.