Y ahora, Caracol sonríe / El otro lado

Y ahora, Caracol sonríe / El otro lado

Por Ómar Rincón, crítico de televisión

08 de junio 2012 , 09:15 p.m.

Por dos largos años, Caracol vivió las amarguras de la derrota, pero desde hace una semana, RCN llora: Caracol lo domina en todos los terrenos y RCN no le pega a una ni en programación ni en calidad televisiva.

El 3 de junio, mientras la selección de fútbol ganó de chiripa, Caracol ganó por goleada y demostró que es el nuevo amo del rating y el gusto de los colombianos.

Ese día, el fútbol de la Selección confirmó que sigue siendo pasión nacional, Yo me llamo, con todo y su flojera, fue el programa de más sintonía en lo que va corrido del año; Desafío, con su mismo relato de siempre, marcó muy bien, y Escobar, el patrón del mal se consolidó como el rey de la emoción televisiva.

RCN miraba pasar y se acomodaba a perder; y para rematar, efectuó el peor lanzamiento de la televisión colombiana en mucho tiempo con Protagonistas de nuestra tele. La distancia es cada vez más grande.

El éxito de Escobar es innegable; es el único programa que va bien lejos de los demás, le lleva al segundo más de 6 puntos y más de 13 puntos a RCN. La mala hora le llegó a RCN, que parece que no tenía nada preparado. Que Escobar gane tan contundente significa que hacer buenas historias vale la pena, que meterse con la realidad paga, que atreverse con producciones de inversión paga.

RCN, después de El último matrimonio feliz, A corazón abierto y La Pola, se ha dedicado a presentar obritas de comedia, melodramitos sin emoción, historiecitas mal diseñadas, obras que no interpelan a la realidad y aburren televidentes.

Y ahí están los resultados: los televidentes huyen a donde está la calidad. Tal vez se confiaron de que durante el 2011, con obras menores, les fue bien y pensaron que lo estaban haciendo bien, o tal vez desprecian tanto al televidente (como en su tiempo lo hizo Caracol) que este huyó en busca de mejores emociones.

Que a Protagonistas de nuestra tele le vaya tan mal significa que RCN anda perdido del rating y del gusto y la sensibilidad colombiana. Que a Desafío le vaya tan bien es algo inexplicable: no pasa nada, siempre es lo mismo, pero al televidente, parece, le gusta ver sufrir a colombianos jugando al guerrerismo insulso.

Caracol sonríe después de dos años de dolor: Escobar, el patrón del mal los salvó, los sacó del abismo y les mostró el camino: invertir en calidad y atreverse dramatúrgicamente. Este Escobar es un genio para producir éxitos. Escobar es el gran héroe colombiano: donde lo pongan seduce, inventa y gana. Escobar es Colombia. Caracol sonríe, RCN sufre.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.