'Fondo del Ahorro ha desembolsado 1.5 billones para vivienda'

'Fondo del Ahorro ha desembolsado 1.5 billones para vivienda'

Ricardo Arias, presidente de la entidad, mantiene promesa de colaborar en la entrega de viviendas.

notitle
03 de junio 2012 , 08:05 a.m.

El Fondo Nacional del Ahorro se convirtió en el principal recaudador de cesantías en el país, superando a otras reputadas empresas del sector, como Porvenir, Protección y Colfondos.

Los datos oficiales indican que captó 1.029.061 millones el año pasado. Ricardo Arias Mora, su presidente, asegura en esta entrevista que la entidad ha desembolsado en los últimos 20 meses 1.5 billones de pesos para la compra de vivienda.

La meta es entregar 2.8 billones este año. De esta forma, se espera contribuir con el objetivo del Gobierno de adjudicar un millón de viviendas en este cuatrienio.

¿Cómo está la ejecución del Fondo Nacional del Ahorro este año? Hoy, el Fondo Nacional del Ahorro cumple un papel importante en la llamada locomotora que entregará un millón de viviendas. El Fondo participa activamente de esa política pública.

¿De ese millón de viviendas que se ha propuesto el Gobierno nacional, cuántas aportará el Fondo Nacional del Ahorro?

Nosotros contribuimos con un cuarto, es decir, 250 mil viviendas. Un 25 por ciento de esa meta va por cuenta del ahorro de los trabajadores del país.

¿Qué pasa con la nueva política de vivienda que anunció el Gobierno de entregarles 100 mil viviendas a los más pobres de los pobres? ¿Eso afecta el modelo del Fondo Nacional del Ahorro?

El Gobierno ha sido cuidadoso en señalar que esa vivienda está dirigida a unos sectores de la sociedad totalmente identificados, como los que hacen parte de los procesos de reinserción o las víctimas del desplazamiento o los damnificados por el invierno.

Son tres sectores de sociedad sobre los cuales el Gobierno ha comprometido esas 100 mil viviendas, incluso, esos ciudadanos ya están identificados, ya están definidos y pertenecen a la Red Unidos del Departamento de la Prosperidad Social de Colombia.

¿El hecho de que se haya lanzado esta política de vivienda quiere decir que el modelo de vivienda de interés prioritario fracasó?

Yo no creo. La vivienda en un país tiene que ser la sumatoria de sus libretos. Hay un libreto en la vivienda gratuita, para unos sectores muy deprimidos; hay un libreto que se ejerce sobre el crédito generando vivienda, y ahora hay otro libreto que esta entidad viene promoviendo y es el ahorro construyendo sociedad en Colombia y promoviendo la vivienda masiva en nuestro país.

¿Qué ha pasado con la tendencia que tenía el Fondo Nacional del Ahorro de aprobar muchos créditos pero entregar muy pocos desembolsos?

No, eso se ha corregido sustancialmente. Hoy, de 100 créditos que se aprueban, 54,3 se están desembolsando. Hoy tenemos un régimen de desembolso muy superior, inclusive la cifra concreta es que en el Gobierno del presidente Santos, es decir en 20 meses, hemos desembolsado 1.5 billones de pesos, entregados a los ahorradores colombianos para poder adquirir vivienda.

¿Desembolsos de 1.5 billones? ¿Y qué pasa con el tema de la cartera morosa, un tema bastante sensible en el sector vivienda?

Para tener un buen cuidado, una cartera sana, esa entidad ha dispuesto casi que una atención personalizada, un seguimiento individual al tema de cartera y, hoy por hoy, es muy grato contarles a los colombianos que en estos 19 meses de gestión el índice de cartera ha estado siempre por debajo del promedio nacional. Índices de cartera que han sido vigilados por la Superintendencia Financiera de Colombia y que, por supuesto, nos tiene muy agradados con base en esa cultura de pago que hemos vuelto a recuperar en Colombia.

¿El proyecto del Gobierno de congelar un 50 por ciento de las cesantías para crear un seguro de desempleo afecta el modelo de negocio del Fondo Nacional del Ahorro?

Al Fondo Nacional del Ahorro no lo perjudica. El proyecto normaliza mucho la actividad de la cesantía en Colombia.

La Cesantía, como su nombre lo indica, es aquel recurso que se garantiza para cuando una persona quede cesante en su labor pueda seguir teniendo decoro en su vida y cuando un Gobierno propone a través de la ley que durante 6 meses se va a tener un cuidado en extremo de esas cesantías me parece que se salvaguarda mucho más al ciudadano y al trabajador colombiano. Por lo tanto, apoyamos esta propuesta que el Gobierno nacional va a presentar en el Congreso de Colombia.

¿Y este proyecto no va a frenar la construcción de la vivienda en Colombia?

No señor. A nosotros no nos va a afectar de ninguna manera, dado que esa misma cesantía va a seguir siendo el soporte en el acompañamiento financiero de la entidad.

¿Cuál es el secreto para que el Fondo Nacional del Ahorro se haya convertido en el número uno en la captación de cesantías en el país?

Yo creo que interpretar los tiempos de Colombia. Si hay unos tiempos de la prosperidad que están dictados por el Presidente de Colombia, si hay unas políticas públicas desde el despacho del Ministerio de Vivienda, todas ellas orientadas a la prosperidad, me parece que el Fondo Nacional del Ahorro apunta bien y que en esa correcta lectura de los tiempos nuestros se ha situado en un punto tal que los colombianos la ven como una opción real, visible y evidente de esa prosperidad.

¿Hay alguna amenaza para el Fondo Nacional?

Yo diría que no. Solamente la amenaza propia cuando se vive en una sociedad de consumo, como la nuestra, y que en algún momento disminuyamos el volumen de convocatoria para el modelo del ahorro. En este momento, los indicativos de la entidad son supremamente halagadores y todos ellos están haciendo sobre la figura del ahorro personal.

¿Sus críticos lo acusan de hacer una cuantiosa inversión, de 79 mil millones de pesos, en la compra de un nuevo edificio?

Más que un gasto, hicimos una inversión. Era un viejo reclamo de la sociedad colombiana, de los ahorradores nuestros: un millón 600 mil, de los cuales en Bogotá tenemos más del 60 por ciento. Debíamos tener mejores posibilidades de servicios, mejores posibilidades de atención a los ciudadanos.

A mí me duele mucho ver esas filas extensas que se están presentando todos los días sobre la carrera séptima y una entidad como la nuestra no podía quedarse callada, sino hacer las inversiones que fueran necesarias para prestar un mejor y correcto servicio.

Además, hay un fallo del Tribunal Administrativo de Bogotá, en segunda instancia, en el que nos ordenan el desalojo, y un fallo de la administración de riesgos Positiva en el que nos dicen que no cumplimos con las condiciones para poder ser un edificio público en condiciones de seguridad para nuestros afiliados.

Y hay un llamado de atención de la Superfinanciera en el que nos apremian a tomar decisiones sobre el marco físico de nuestra administración. Con estos tres requerimientos esta administración no solo los ha acatado sino que ha invertido en procura de tener unas mejores posibilidades para los ahorradores del país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.