No cesa el drama entre vecinos afectados por atentado a exministro

No cesa el drama entre vecinos afectados por atentado a exministro

Residentes del edificio más afectado por explosión piden ayuda para retirar sangre y restos humanos.

notitle
20 de mayo 2012 , 11:23 p.m.

Todavía hay moscos, pedazos de vidrios y, lo peor, restos humanos en el edificio San Felipe, el más afectado por la explosión en contra del exministro Fernando Londoño el pasado martes 15 mayo en la avenida Caracas con calle 74, a las 11 de la mañana. (Siga este enlace para leer: Un celular, pista clave sobre atentado contra Fernando Londoño).

Armando Castellanos, contratista de vidrios, ha hecho toda esta semana labores de sepulturero y, con una frialdad descabellada, dice que ha puesto todos los restos humanos que ha encontrado en el lugar en una matera.

Este hombre menciona sin inmutarse el tipo de hallazgos que ha hecho desde el martes pasado. "Es que a mi hermano le hicieron la autopsia en la casa. Por eso, no me da miedo. Aquí ya hay moscos de cementerio".

Pero esa sangre fría no la tienen los residentes del edificio San Felipe. Ellos se resisten a creer que tienen que seguir retirando de sus casas los restos de sangre que tapizaron sus techos y sus muebles de terrorismo. (Siga este enlace para leer: Los héroes que dieron su vida por el exministro Londoño).

Los días miércoles, jueves y viernes de la trágica semana no fue prácticamente nadie a auxiliarlos.

Beatriz Silva, una de las afectadas, perdió el control cuando un funcionario de Ciudad Limpia le respondió a su solicitud de rociar algo de agua sobre la sangre con un despectivo "de la reja hacia dentro no es problema de nosotros".

La falta de aseo profundo en la zona atrajo una proliferación de moscos que, de no ser por los vidrios que repuso la aseguradora, tendrían aún más invadido el edificio.

Los olores y la mala energía se sienten en el ambiente sin hacer mucho esfuerzo.

Y es que el desfile de funcionarios del Distrito ha sido hasta cómico, según los residentes. Unos, eso sí, con mejor actitud que otros.

Según los afectados, la Defensa Civil llegó con 34 metros de plástico y un rollo de cinta para que los residentes de los inmensos siete apartamentos los instalaran. "Eso nos volvimos un ocho y al final no colocamos nada. Igual, se sentía el mismo frío", dijo otro de los residentes.

Tener que quitar los restos humanos de su recinto sagrado fue lo que rebosó la copa de los habitantes del lugar. "Llamamos al CTI, a la Secretaría de Salud, al hospital de Chapinero a decirles que nosotros necesitábamos ayuda, y nadie respondió. Paradójicamente, me llamó un cotero que se gana la vida cargando bultos, y que me conoce cuando voy a hacer mercado, a decirme qué necesitaba. Me hizo llorar", contó Beatriz, chef.

Más chistoso, dicen, fue cuando otro funcionario de Ciudad Limpia les entregó un kit de aseo. "Era un balde, un trapero, creolina y cloro para que limpiáramos. No lo podíamos creer. Estamos ante un riesgo biológico", dijo otro de los residentes.

Un funcionario del CTI que paulatinamente cambió de actitud tuvo el descaro de decirles: "¿Qué es lo que les huele a feo? Si no les gusta, ¿por qué no limpian?".

Mientras los residentes siguen evitando a toda costa la llegada de moscas y ratones, ellos solo le piden al Distrito que responda con altura "a las consecuencias de un acto terrorista que no iba en nuestra contra y que, sin embargo, arruinó nuestra tranquilidad", dijo Carlos Torres, un residente que no halla el momento de pintar de blanco sus paredes.

Lo que no logró un prostíbulo que por más de seis años le quitó la tranquilidad a este edificio lo hizo un 'bombazo' que los volvió a hacer pensar en la idea de vender su edificio de apartamentos grandes, de una vez por todas.

Los comerciantes del sector también han visto disminuidas sus ventas. "Después de algo así la gente que viene solo quiere mirar las afectaciones y luego se van. Nosotros esperamos que lo negativo de esta tragedia pase rápido", dijo un comerciante del sector que prefirió no revelar su identidad ni la de su negocio.

Pese a todo esto, hay cosas que agradecer: el vecino que se salvó de morir, mi mamá que se fue de viaje, el cilindro que no estalló, la demora de la cajera en el supermercado. Decenas de detalles del destino que salvaron vidas. (Lea también: El chofer de bus al que todos dieron por muerto en atentado a Londoño).

Pólizas contra el terrorismo

Colombia, pese a afrontar actos de terrorismo como el del pasado martes en el norte de Bogotá, aún no cuenta con un seguro exclusivo que cubra los daños causados por un acto terrorista.

Según Pablo Cuevas, subgerente nacional de Property de DeLima Marsh, la mayoría de aseguradoras en el país ofrecen amparos contra el terrorismo como un plus de sus otras pólizas, sin costo adicional o con un valor marginal al del seguro que se adquiere.

La falta de paquetes exclusivos que cubran a los ciudadanos en caso de bomba responde, según analistas consultados por este diario, al buen ambiente de seguridad que venía reinando en el país en los últimos años. Esto causó que las compañías optaran por ofrecer las coberturas de sabotaje y terrorismo incluidas en seguros para carros, viviendas y fábricas, pues el riesgo de un siniestro de esta naturaleza se redujo de forma ostensible e hizo que el costo de los pocos hechos aislados ocurridos fuera asumido por las aseguradoras.

Expertos recomiendan informarse bien sobre los alcances y coberturas de las pólizas que se adquieren. Muchas veces, ese desconocimiento lleva a los afiliados a incurrir en gastos que bien pudieron ser cubiertos por las mismas aseguradoras.

CAROL MALAVER
Redactora de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.