Secciones
Síguenos en:
Sobrevivientes de Bojayá recuerdan con horror la tragedia

Sobrevivientes de Bojayá recuerdan con horror la tragedia

A diez años de la muerte de 119 personas, en manos de las Farc, sobrevivientes se sienten olvidados.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de abril 2012 , 08:47 p. m.

Decenas de cuerpos arrastró el río Atrato antes de ver las lágrimas del pueblo de Bojayá. En sus caudalosas aguas está escrita la historia sangrienta de las comunidades afrodescendientes e indígenas, que el 2 de mayo vivieron la peor masacre de la historia de Colombia: 119 personas destrozadas por una pipeta de gas lanzada por las Farc, en medio de un combate con los paramilitares. (Vea acá: Audiogalería sobre la masacre de Bojayá)

Eran las 10:43 de esa mañana cuando el estruendo retumbó en el templo San Pablo Apóstol del caserío Bellavista, cabecera municipal de Bojayá (Chocó). "Fueron diez segundos de una eterna sordera. Quedamos envueltos en una nube de polvo que luego se mezcló con sangre y con desgarradores gritos. Estábamos inmersos en una catástrofe de muerte...". Graciano, uno de los sobrevivientes, reaccionó con el peso de la viga que le cayó encima, su cabeza sangraba y sus ojos no daban crédito a lo que veía: decenas de cuerpos mutilados, pequeñas extremidades de niños literalmente estampadas en lo que quedó de las paredes, mujeres embarazadas muertas, muchas lesiones y fracturas, todos perdidos en medio de los escombros... Dolorosas heridas abiertas, sobre todo en el alma, y que diez años después no han sanado.

Empieza el terror

El preludio de la masacre empezó la tarde del 21 de abril, doce días antes, cuando 230 hombres del bloque Élmer Cárdenas de las autodefensas de Freddy Rendón, 'el Alemán', surcaron en sus lanchas las aguas del Atrato y, caserío por caserío, desde Riosucio, fueron asesinando a los que consideraban informantes de las Farc. (Siga este enlace para leer: 'Grupos ilegales se concentran en Chocó': gobernador Luis. G. Murillo)

Siete días después, sobre las bocas del río San Miguel, guerrilleros de los frentes 34 y 57 los interceptaron. Ese fue su primer enfrentamiento antes de llegar a Bellavista.

Para el primero de mayo los paramilitares ya habían llegado a Vigía del Fuerte, pero la guerrilla logró emboscarlos y se desplazaron al caserío siguiente, la cabecera de Bojayá.

"Esa noche del primero nosotros ya estábamos concentrados en la iglesia porque era la única estructura en cemento que nos podía proteger de las balas. El pueblo estaba completamente inundado y era el único lugar seco. Ahí íbamos a esperar a que pasara el combate... Éramos como quinientas almas", agrega Graciano.

Toda la noche se escucharon las ráfagas de lado y lado del río, y como a las 7 de la mañana del 2 de mayo hubo un angustioso momento de silencio, que fue la antesala de la barbarie.

Los guerrilleros, que habían ganado la posición en el pueblo, instalaron una rampa para lanzar cilindros en el patio de una de las casas. En la iglesia, la casa cural y la casa de las Misioneras Agustinas, que hoy son las únicas habitantes allí, los pobladores escucharon uno tras otro los tres cilindros que los guerrilleros activaron, antes de que el cuarto cayera en el atrio de la iglesia y Graciano quedara fundido en la eterna sordera de diez segundos.

Pero a los paramilitares y guerrilleros no les bastó con eso. Mientras los sobrevivientes salían en estampida, con sus muertos y heridos en los brazos para intentar alcanzar alguna canoa en el río, ellos abrieron fuego indiscriminadamente.

En la iglesia quedaron 119 muertos, 93 heridos y un cristo mutilado: testigo inerte para la historia de la infamia del conflicto.

"Ni en sueños quiero volver a vivir eso. Aquí solo nos ha quedado que uno impulse al otro para seguir adelante, porque mantenemos el pánico. Diez años después ni los unos ni los otros se han ido", asegura el hombre.

A los sobrevivientes no les gusta hablar de lo que pasó; ellos quieren que se trabajé en lo que no se ha hecho. "Triste que para el 24 de abril del 2002 ya existía una alerta temprana de la Defensoría del Pueblo y nadie hizo nada por nosotros. El 12 de octubre del 2007 el presidente Uribe nos prometió una cancha para que los niños jugaran fútbol y no ha pasado nada", agrega una de las líderes comunales.

El olvido se pasea

El único Estado que conocen es el grupo del Ejército y la Armada que trata de ganarse su confianza y de cumplir con las responsabilidades que les corresponde a otras instituciones. El hospital tiene solo el nombre porque los partos se hacen con luz de velas; el profesor de educación física los aleja de los grupos armados y las drogas en un potrero donde juegan a ser estrellas del balón pie todas las tardes; y la corrupción parece rondar en las obras públicas del municipio. Lea acá: Santos anunció baja de 'Mapanao', responsable de la masacre de Bojayá

Lo peor de todo, según el diagnóstico de la médica, a la que hace tres meses Caprecom no le paga el sueldo, es que Bojayá es un pueblo sumido en un grave estado de estrés postraumático. "Puedo decir que todos sufren de insomnio", señala. Diez años después las pesadillas tampoco se van, como las de la joven Noelia:

"A veces me sueño que estoy mirando el río y me parece ver a mi abuela y a mi hermanita venir en la panga. Me estiran los brazos y yo también las quiero abrazar, pero cuando ya están frente a mí, los hombres armados que les están apuntando les disparan y las botan al río... Luego, el agua se vuelve toda roja. Ahí me despierto y me doy cuenta de que no era una pesadilla, es verdad".

Las condenas a los responsables de la masacre

En 2007 el Nuevo Bellavista fue reubicado a dos kilómetros del sitio donde ocurrió el ataque.

La primera condena emitida por la justicia colombiana, por la masacre de Bojayá, fue de 36 años y seis meses de prisión para Héctor Orlando Martínez Quinto, alias 'Panapanguero', guerrillero de las Farc. Este hombre fue capturado en Costa Rica y extraditado en diciembre de 2006 a Colombia.

Igualmente, el Tribunal Superior de Quibdó confirmó la condena de 36 años y seis meses de prisión para el guerrillero José Antonio Rodríguez Torres, alias 'Pájaro', del frente 57 de la Farc, por los delitos de homicidio en persona protegida, lesiones personales en persona protegida, actos de terrorismo, rebelión y destrucción de bienes culturales y lugares de culto. Su captura se produjo en Cartago (Valle). (Siga este enlace para ver la galería de fotos: Bojayá, 10 años después de la tragedia)

También están condenados otros 19 guerrilleros, entre los que se encuentra el venezolano Ultimio Ramón Perea Montoya, alias 'Barbacha', y tiene resolución de acusación Juvenal Ovidio Ricardo Palmera Pineda, alias 'Simón Trinidad', extraditado a EE.UU.

La nación también fue condenada, en mayo de 2008, "por no haber protegido a los habitantes de Bojayá", ya que para el 24 de abril del 2002 existía una alerta temprana sobre el avance de Farc y 'paras'. El Ministerio de Defensa pagó más de 1.552 millones de pesos a los familiares de las víctimas.

JINETH BEDOYA LIMA
Enviada Especial de EL TIEMPO
Bojayá.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.