La nueva oposición

La nueva oposición

27 de abril 2012 , 08:57 p.m.

Tanto va al cántaro el agua hasta que al fin se rompe. Tras varios meses de cuestionamientos permanentes y cientos de twitters del presidente Uribe contra el gobierno Santos, parece ser que se agotó la paciencia del jefe de Estado y con la corta y contundente frase, según la cual, "Uribe es parte del pasado", protocolizó el rompimiento político que de hecho se había dado hace más de un año, cuando, a propósito de los debates finales de la Ley de víctimas y restitución de tierras, el expresidente se convirtió en el más firme y destacado opositor de la política más importante del actual gobierno.

Para nadie es un secreto que el candidato preferido de Uribe a su sucesión, tras la caída de la reelección presidencial, en la Corte Constitucional, era Andrés Felipe Arias, no Juan Manuel Santos. Uribe sabía que Santos sabía que este no era su primera opción. Ante la derrota de Uribito a manos de Noemí Sanín en la consulta conservadora, al expresidente no le quedó alternativa distinta que apoyar a su exministro de Defensa, a pesar de ser consciente de sus diferencias, no solo desde el punto de vista ideológico sino de estilo. Los demás candidatos que competían con Santos ni siquiera se podían contemplar por parte del uribismo. Pardo y Vargas, porque se consideraban traidores; Petro, por su feroz oposición a Uribe en el sensible tema del paramilitarismo; Mockus, por sus radicales diferencias éticas; y la propia Noemí, por las distancias que tomó con el exmandatario. Entonces, Santos término convertido en el candidato de Uribe por descarte.

Por eso, desde el comienzo del gobierno las relaciones fueron difíciles y tensas, enrarecidas además por la constante inquina alimentada por algunos de los más cercanos alfiles uribistas, como José Obdulio Gaviria y Luis Carlos Restrepo. Se pretendía que el presidente Santos consultara nombramientos y políticas con su antecesor, sin tener en cuenta que había un nuevo gobierno. En pocas palabras, para el expresidente Uribe y sus áulicos, el gobierno que se inició el 7 de agosto del 2010 debía ser el tercero de él y no el primero de Santos. Desconocían así la personalidad propia de Santos, su trayectoria política, sus ideas y su capacidad para liderar el país de manera autónoma e independiente.

Las primeras decisiones de Santos al nombrar sus colaboradores, el cambio de terna para la Fiscalía General de la Nación, el restablecimiento de las relaciones con Chávez y Correa, y la convicción con la que el nuevo mandatario asumió el impulso de la ley de víctimas, que causa animadversión en su antecesor, fueron las razones principales para que desde muy temprano quedara claramente marcado el campo de juego político: Santos sería un presidente amigo y respetuoso de Uribe, pero jamás su títere. Y Uribe nunca quiso aceptar la nueva realidad. Hasta hoy, algunas de sus actitudes demuestran que no ha entendido que tras sus ocho años de mandato, Colombia tiene un nuevo presidente y no es él. Se acostumbró en exceso al poder.

Ahora, tras estos meses de diferencias, agresiones de sus asesores e intentos de dividir el apoyo del partido de 'la U' al gobierno, Santos no pudo contener más su silencio y se formaliza la ruptura, que llevó además en días pasados a Uribe a pedir a sus amigos en la Comisión Primera de Senado que votaran en contra de la posición del Gobierno con respecto a la reforma del fuero penal militar. La capacidad del Presidente de generar consensos en el centro y tomar distancia de los extremos ideológicos se demostró la semana pasada. Los principales críticos de la exitosa Cumbre de las Américas fueron Álvaro Uribe y la línea radical del Polo Democrático Alternativo. Al igual que sucede con la implementación del proceso de restitución de tierras. Se consolidan ambas fuerzas como la nueva oposición en Colombia. Por algo dicen que en política los extremos se juntan.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.