Desayunar con Andrés / OPINIÓN

Desayunar con Andrés / OPINIÓN

26 de abril 2012 , 07:42 p.m.

Visionario, original, emprendedor y apasionado, Andrés Jaramillo creó, más que un restaurante, una marca: Andrés Carne de Res.

Y, más que una marca, un mito. Claro está, un mito vivo, un mito que puede palparse, que puede disfrutarse, y desde hace algún tiempo por partida doble: en ese enorme local de Chía que se convirtió en templo de la rumba bogotana, y en Andrés D.C., en el centro comercial El Retiro.

Varias veces he disfrutado las carnes, los patacones y las picadas de Andrés; he llevado amigos de otros países, que de allí han salido fascinados y con ganas de volver. Pero no había probado los desayunos de Andrés D.C., y la semana pasada me estrené en esta materia en esa llamativa plazoleta en la que cada puesto ofrece lo suyo: desde amasijos y jugos hasta ceviches y bifes.

Encontré en la carta las tradicionales arepas de choclo y no dudé en pedirlas. Estoy convencido de que se trata de uno de los manjares de la gastronomía americana, bendecida con el maíz, y las de Andrés D.C. están muy bien logradas.

Luego probé, del repertorio de calentados, el que lleva el nombre del dueño, pues imaginé que sería el mejor. Me equivoqué. De este 'calentao andresiano' habría que decir esa frase un poco antipática que utilizan las señoras cuando algo no las convence del todo: "No estaba mal".

Uno por uno, los ingredientes apuntaban a algo mucho mejor, pero le faltaba gracia. El arroz parecía un añadido. Tuve que pedir hogo aparte para darle un poco de vida, pero aún así nunca llegó al nivel esperado. Lo acompañé con un ponche de guanábana y mora que me fascinó. Buena combinación, muy buen punto.

El capítulo de huevos presenta opciones suficientes y tiene el encanto de ofrecer como acompañamiento -o más bien como soporte de los huevos- arepa o patacón. Y los patacones de Andrés tienen buena fama.

Aunque no estaban en la carta de desayunos, pedí un par de empanadas, pues se trata de una tentación en la que me es difícil no caer. La empanada colombiana -que la mesera no me supo describir- estaba bien, pero para llevar ese nombre debería ser más especial. La argentina, en cambio, resultó maravillosa.

Volveré por ella... y por las arepas de choclo, por supuesto.

Andrés D.C. Calle 82 No. 12-21. Centro comercial El Retiro, Bogotá. Teléfono: 863-7880.
elcalderodesancho@yahoo.com.co 

Cultura y entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.