Caballos de la Policía están siendo agredidos con armas blancas

Caballos de la Policía están siendo agredidos con armas blancas

Por esto las autoridades han decidido blindarlos con armaduras que cubren cara y lomo.

notitle
24 de abril 2012 , 09:34 p.m.

'Cristalina', una yegua que hace parte del equipo de carabineros de la Policía de Bogotá, es la más reciente víctima de los ataques a los que son sometidos estos animales cuando acompañan a los agentes que prestan guardia en la ciudad. (Galería del maltrato que sufren los caballos).

Fue agredida con un objeto contundente, que lanzó un asistente del partido de fútbol entre Equidad y Santa Fe, el pasado 14 de abril. Tras el golpe, el animal sufrió un esguince de ligamento. Su recuperación durará un mes.

La situación de maltrato contra los caballos policiales es tan grave que las autoridades han optado por blindarlos con armaduras especiales que les cubran la cara y el lomo.

Días antes durante el concierto de Manu Chau, realizado en la plaza de Bolívar el 3 de abril, 'Tequendama', otro de los ejemplares equinos, también fue victima de agresiones con una botella que lanzaron asistentes del espectáculo. El objeto le cayó en su posterior derecho y le causó heridas y tensiones musculares.

"Las lesiones pueden ir desde una contracción muscular -explicó Íngrid Gómez, veterinaria del Fondo de Vigilancia y Seguridad- hasta cortadas hechas con cuchillos o botellas en varias partes de su cuerpo y fracturas generadas por golpes".

En el Museo de la Policía hay un monumento en honor a 'Comején', un caballo que perteneció al escuadrón de la Policía Metropolitana de Bogotá y que murió victima de ataques vandálicos protagonizados por manifestantes el 16 de febrero de 1971 frente a la Universidad Nacional. Varias puñaladas en el abdomen y lesiones que causaron múltiples fracturas en los miembros posteriores fueron las heridas que no le permitieron continuar su camino. 'Comején' logró sacar al carabinero de la multitud furiosa, pero no pudo sobrevivir. A pocos metros del incidente cayó postrado y tuvo que ser sacrificado por el teniente Martínez, quien en un acto humanitario decidió acabar con el sufrimiento del valiente ejemplar.
 
Pero 'Comején' no es el único caso de un caballo muerto a causa de estas agresiones. El 7 de octubre de 1999, luego de un partido de fútbol, a la salida del estadio El Campín tres caballos fueron atropellados: el conductor de un bus se asustó y acelero en medio de la tensión porque los manifestantes empezaron a lanzarle piedras y ladrillos. Dos de los caballos quedaron debajo del vehículo y  murieron inmediatamente, el otro tuvo que ser sacrificado días después por una fractura de pierna que no tenía posibilidad de recuperación.

La Policía no entiende por qué los caballos son blanco de ataques, si su labor es proteger a la comunidad. "Los equinos son entrenados, desde muy pequeños, para prestar el servicio de vigilancia y no para reaccionar violentamente ante las agresiones de las personas ni ante la cercanía con las multitudes y los posibles ruidos que pueda haber en los eventos", afirmó el intendente John Aguirre de la Policía de Carabineros

El grupo de Carabineros de la Policía Nacional cuenta con 155 caballos, de los cuales 39 ya no tienen la misma disposición para el servicio, debido a las heridas que han recibido o por haber cumplido 14 años que es la edad máxima de prestación de servicio de vigilancia.

Los 39 pasaron a formar parte de los programas creados por la Policía, como el que consiste en usar los ejemplares para acompañar el proceso de recuperación de niños en condición de discapacidad. Otros equinos ayudan como mentores en el proceso de crianza y sirven de guía dentro de la institución.

"La falta de cultura, respeto y  conciencia por parte de las personas  que agraden a los caballos toca límites impensables; atacar a un animal que no está causando ningún daño ni agresión, lanzar canicas en el suelo para que el animal caiga, apuñalarlo en varias zonas del cuerpo, pegarle con palos y lanzarle botellas a la cara o a otra parte del cuerpo  para que se lastimen son algunas de las atrocidades con las que los vándalos cumplen su función delincuencial", concluye Íngrid Gómez.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.