Garrotera extrema

Garrotera extrema

notitle
21 de abril 2012 , 07:42 p.m.

En la política doméstica ha corrido bastante agua bajo los puentes. Es hora, entonces, de intentar predecir tendencias para el periodo. Se recuerda que el periodo  se inaugura con la promesa de Juan Manuel Santos, recién elegido Presidente, de recoger las propuestas promovidas por Gustavo Petro (hoy alcalde de Bogotá) de protección de las víctimas y gobernanza del agua. Por esos días, Petro reaccionó complacido y, sin pedir permiso, se reunió con Santos.

Adicionalmente, sin vacilaciones, Santos inició acciones y gestos que algunos comentaristas y analistas, entre los que me cuento, interpretamos como el principio del desmarque definitivo con el gobierno de Uribe. Restableció las relaciones con el vecindario, recompuso la interlocución con el poder judicial y empezó a tejer un entramado de nuevas alianzas (con cuotas burocráticas incluidas) con varios contradictores del ex presidente Uribe Vélez.

Las reacciones no se hicieron esperar. Desde la izquierda tradicional, sin piedad,  llovió garrote  (liderado por el senador Robledo) acusando a Gustavo Petro de ser el nuevo neoliberal que le hacía "ojitos" y buscaba puestos en el gobierno de Santos. Desde la orilla de la derecha (incluida una porción del denominado uribismo) empezaron la garrotera y acusaciones, privadas y públicas, contra Santos de "traidor". Y, por supuesto, las extremas ilegales armadas de ambas orillas (guerrillas y paramilitares mutados en Bacrim) arreciaron en la dinámica de terror que les ha caracterizado. Siguió el asesinato de líderes de las víctimas reclamantes de reparación y la demencial dinámica de las minas y los carros bomba.

Así pues, el cuatrienio del gobierno Santos se inauguró con "nuevos mejores amigos" (domésticos y externos), varios de ellos contradictores del régimen uribista y con renovada agenda pública. Se produce la recomposición del bloque de fuerzas en el Congreso, bajo la propuesta de "unidad nacional"; aprueban la ley de víctimas, se acoge la súplica de que el fuero militar se expulsara de la reforma de la justicia y se echa mano a una dinámica modernizante de integración y negocios internacionales.

En el ámbito local, Petro conquista la Alcaldía de Bogotá (enfrentado al 'carrusel' de la contratación y a la coalición verde-uribista) y porfía en la atención a las víctimas, aferrado a la  'bio-política' (ordenamiento del territorio en la gobernanza del agua y el cambio climático)  y  la defensa de lo público, pilares de la convocatoria al 'Acuerdo en lo fundamental'.

El gobierno del presidente Santos y el del alcalde Petro (recién pasados sus primeros 100 días) soportan la garrotera extrema de las extremas. El garrote contra Santos, en esencia, proviene de los mismos que golpean a Petro en lo distrital. Se han alineado, de un lado, en la inocultable inconformidad con la agenda que avanza en la devolución de las tierras a los despojados, que insiste en un fuero militar que evite la impunidad y que mantiene en la mano la llave de la puerta de una solución dialogada del conflicto armado (sin repetir errores pretéritos)  y, en lo local, no admiten ni aceptan la puesta en marcha de un modelo urbano de Estado local progresista y humano, liderado por un exguerrillero del M-19. Les produce bronca.

Entonces, explicar los enfrentamientos recientes de Santos con sus examigos y de Petro con sus excamaradas (y las de ambos con las extremas) en las malquerencias personales es un desatino. La explicación del calentamiento de los ánimos, sin dudar, está en el inevitable choque entre quienes promueven un 'Estado progresista', con inocultables coincidencias sustanciales con el  'Estado de prosperidad', y aquellos que porfían aferrarse a los harapos de un 'Estado fallido', estructurado con el despojo territorial, agenciado por armados ilegales de las mafias del narcotráfico y la corrupción. El pasado.

 Héctor Pineda S. Constituyente de 1991

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.