Crimen de universitarios sería un 'falso positivo' de las bacrim

Crimen de universitarios sería un 'falso positivo' de las bacrim

Investigación dice que jefes les exigen a subalternos entregarles resultados.

18 de abril 2012 , 08:54 p.m.

El asesinato de Silvia Mora Castellanos y Juan Carlos Ariza, dos humildes universitarios de Cereté, Córdoba, ocurrido el 3 de febrero de 2011, sería un 'falso positivo' de integrantes de la banda ilegal Águilas Negras, para mostrar 'resultados' a los cabecillas de esa organización.

Así se desprende de un amplio expediente que la justicia tiene en su poder tras la investigación a las bandas criminales en Córdoba y que ya dejó a 9 personas condenadas por concierto para delinquir y que estarían involucradas en el doble homicidio.

De acuerdo con la investigación, los cabecillas de ese grupo ilegal estarían exigiendo a sus subalternos atacar a integrantes de otras organizaciones y a la población civil para demostrar poderío en la zona, por lo que habrían cometido ese y otros asesinatos que no corresponden a retaliaciones ni venganzas por disputa de territorio.

Los universitarios murieron cuando fueron atacados por dos sicarios en un paraje solitario de la vereda Carolina en zona rural de Cereté.

Las víctimas regresaban de investigar un trabajo académico en una sala de internet del municipio y fueron detenidos por hombres armados que los asesinaron sin mediar palabras.

El doble crimen ocurrió tan solo un mes después de la muerte de Margarita Gómez y Mateo Matamala, en el complejo manglarico de San Bernardo del Viento en Córdoba.

Tras el recrudecimiento de la ola violenta a cargo de las bandas criminales, el Gobierno Nacional lanzó una ofensiva militar bautizada Plan Troya y anunció recompensas por información acerca de los asesinatos de los cuatro universitarios.

En noviembre del año pasado fueron capturados quince presuntos integrantes de las Águilas Negras, acusados de la conformación de esa organización armada.

La Policía dijo en ese entonces que entre los capturados estarían algunos implicados en el caso de Silvia Mora y Juan Carlos Ariza.

Tras un acuerdo con la Fiscalía Tercera Especializada contra Bandas Criminales, para acogerse a sentencia anticipada por la conformación de grupos ilegales, nueve de los quince capturados habrían confesado pertenecer a las Águilas Negras.

En su colaboración con la justicia narraron detalles del crimen, aunque negaron haber participado en los hechos.

El Juzgado Penal del Circuito Especializado Adjunto de Montería con funciones de conocimiento avaló el acuerdo entre los capturados y el ente acusador y profirió sentencia condenatoria en contra de los implicados, cuya pena oscila entre 4 y 5 años.

Los condenados son: Remberto Celestino Coneo, alias 'Rigelio', presunto cabecilla de las Águilas Negras en Cereté; Tránsito Manuel Sánchez Bernal, alias 'Tránsito; Iván Darío Vergara Sáenz, alias 'Chatarrero'; Oscar Petro Almanza, alias 'Mondele'; Jhon Albeiro Corrales Martínez, alias 'Corrales'; Víctor Hugo Hernández, alias 'Boca'; Mauricio Cuello Pantoja, alias 'Mauricio'; Oscar Ríos Rivera, alias 'Oscarito' y Carlos Arturo Navarro, alias 'Arturo'.

Familiares piden justicia

La investigación por el crimen de los estudiantes Silvia Mora y Juan Carlos Ariza, la asumió una fiscalía especializada contra bandas criminales, cuya sede está en Bogotá.

Aunque el proceso investigativo cursa su trámite en las etapas correspondientes, los familiares de las víctimas reclaman celeridad y resultados concretos.

Miguel Mora, padre de la joven asesinada, dijo que en dos ocasiones ha sido citado a lo que él calificó como "falsas audiencias" en un juzgado de Montería, por cuanto el proceso no ha tenido la primera citación formal con las partes involucradas.

 "Es un vacío en este proceso, porque vemos cómo ha quedado estancado este caso, quizá porque los muchachos no tenían apellidos reconocidos como otros casos donde la justicia muestra resultados casi inmediatos", resaltó Ariza.

También criticó la posición de la Defensoría del Pueblo, donde aseguró, no le han asignado un abogado de oficio que lo represente en el proceso. Miguel Mora, dice no tener dinero para pagar los servicios de un profesional particular.

"Soy un campesino que no tiene plata para esos gastos, desde que murieron mi hija y mi sobrino, en la familia hemos perdido las pocas cositas que teníamos", manifestó.

GUDILFREDO AVENDAÑO MÉNDEZ
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
MONTERÍA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.