El debate cambiario

El debate cambiario

18 de abril 2012 , 07:55 p.m.

Qué bueno que el ministro de Hacienda, y además miembro de junta del Banco de la República, abra el debate acerca de la revaluación del peso. El ministro plantea la disyuntiva entre control de la inflación y revaluación del peso. Lo cierto es que la inflación está controlada y el peso está muy revaluado. El ministro ve en el largo plazo un problema estructural con la revaluación del peso, y es cierto. Podemos estar ad portas de la enfermedad holandesa, que afecta la producción y el empleo. También da a entender que las medidas económicas encaminadas a contener una valorización perniciosa del peso no han funcionado, a menos que decidamos comprar muchos dólares emitiendo pesos, y esto trae mayor inflación.

La verdad es que con comprar dólares poco o nada podemos hacer, ya que para contrarrestar el efecto subimos las tasas de interés, con lo que se vuelve muy atractivo traer dólares para invertirlos en Colombia, y quedamos atrapados en un círculo vicioso haciendo de idiotas útiles a los capitales golondrinas.

La batalla de controlar la revaluación con la medida de comprar dólares está perdida, sencillamente porque Estados Unidos emite dólares. Ya lo hizo en casi dos trillones para salvar su sistema financiero, y esta expansión monetaria es la causante del deterioro del dólar y del mayor valor de la monedas en economías estables como la nuestra. Ante el anterior escenario la fórmula de comprar veinte millones de dólares diarios como lo hace el Banco de la República es una soberana tontería. No perdamos más el tiempo con este embeleco.

Así ministro que en mi opinión los grandes problemas económicos no se resuelven con economía. Se resuelven con filosofía. La gran pregunta es ¿qué queremos como sociedad? ¿En dónde está nuestra prioridad? Según parece: disminuir la pobreza, que es una de las más grandes. Los expertos hablan del 45 por ciento. Y en generar crecimiento con empleo ya que hemos generado crecimiento, pero no con el empleo suficiente. El empleo, señor ministro, es la mejor forma de distribución de la riqueza, y por el índice de Gini, que nos indica qué tan bien estamos en distribución de la riqueza, parece que perdemos la materia. Tenemos uno de los peores índices mundiales, el índice de distribución. El índice de Gini para Colombia se ubica en 0,58, parecido al de Haití y Angola. Así que crecimiento y confianza inversionista, sin generar empleo, no sirve.

La pregunta es entonces, ¿qué sirve mejor al propósito de disminuir la pobreza y generar empleo? ¿Una inflación controlada o una tasa de cambio estable? Parece que gana una inflación controlada. Pero entonces debemos renunciar a un dólar estable a costa de un futuro mediano? No creo. Llegó la hora de la inversión pública: podemos endeudarnos en dólares y gastar los que están ingresando, y de paso lograr un dólar estable no monetizándolos para pagar el componente importado de metros, ferrocarriles, puertos y maquinaria industrial: No le tenga miedo, señor ministro, al endeudamiento, y menos a recibir muchos dólares. Afortunadamente la tecnología y los bienes de capital se pagan en dólares.

Nadie le pide que haga lo de Grecia o España, pero usted sabe que nuestra deuda externa es irrisoria comparada con las de países que han decidido financiar su crecimiento con deuda, y menos como porcentaje de nuestro PIB. No olvide la sabia fórmula DDO: Dinero de otros, y de paso tendrá un dólar estable.
Cordial saludo
 
emorales@praxisempresarialsa.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.