Editorial / Con la comida no se juega

Editorial / Con la comida no se juega

notitle
18 de abril 2012 , 06:18 p.m.

Prácticamente no hay mesa colombiana en la que no se siente un problema de nutrición. En el país, el 51 por ciento de los adultos están sobrepesados u obesos, lo mismo que uno de cada seis niños y adolescentes.

En los últimos cinco años, estos problemas registraron un crecimiento del 25,9 por ciento, según la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia 2010 (Ensin). Y aunque en general la desnutrición se ha reducido, aún la padecen el 3,4 por ciento de los menores de cinco años. Así que cualquier estrategia que hagamos para desterrar a estos intrusos de nuestras mesas es muy bienvenida.

Experiencias como las que han adoptado algunos colegios o familias de llevar a los niños al mundo de la cocina tienen efectos positivos en sus hábitos de alimentación. Estudios nacionales e internacionales han comprobado que estas prácticas aumentan el consumo de verduras y harinas integrales, y hacen que los pequeños se inclinen más por alimentos sanos que aquellos que no pisan nunca este territorio.

En esta edición les presentamos casos exitosos con logros que van más allá de los alimentos. Son niños a quienes su paso por el mundo de la gastronomía les ha servido incluso para "encontrar, a través de la comida, respeto, tolerancia y compañerismo". Vale la pena intentarlo.

Al otro extremo, y también como parte de esta edición dedicada a los niños en su mes, el universo de dos hermanos anoréxicos que en viva voz nos relatan su dura experiencia y su lucha como un ejemplo de valentía en medio de un mundo que admira erradamente la delgadez.

Un estudio publicado en la revista British Journal of Developmental Psychology encontró que el 71,5 por ciento de las niñas dice desear una figura más delgada y el 45,7 por ciento utilizaría una dieta restrictiva si llegara a aumentar de peso.

Con la comida no se juega. No deben admitirse ni los excesos ni las carencias. Es importante tener desde pequeños claridad sobre lo que consumimos y lo que nos aporta cada alimento. No se trata de volverse obsesivos con el control de las calorías, sino de ser responsables con nosotros mismos y saber qué y por qué llega a nuestra boca. ¡Bienvenidos los niños a la cocina!

Adriana Garzón

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.