'La Cumbre Social rompió barreras de comunicación' / Análisis

'La Cumbre Social rompió barreras de comunicación' / Análisis

La participación de los cancilleres fue masiva y además asistieron los presidentes Santos y Morales.

14 de abril 2012 , 11:19 p.m.

La Cumbre Social, que se cerró el 13 de abril, será un hito no solo para el futuro de las cumbres de las Américas, sino para la relación de los gobernantes con sus sociedades. Por primera vez, el Gobierno anfitrión acogió en inmejorables condiciones a muy distintos actores sociales de la región, quienes fueron escuchados por cancilleres y algunos presidentes.

A la Heroica llegaron 1.150 voceros de movimientos indígenas, afrodescendientes, juveniles, sindicales y de la sociedad civil. Contando los eventos preparatorios del Camino a Cartagena, organizados por los jóvenes, por la OEA y por Colombia, se realizaron 50 foros, en los que participaron 10.000 personas de 20 países. (Lea también: La niña que hizo llorar a Santos)

Algunos voceros sociales presentaron visiones y planes precisos, pero no faltaron las intervenciones difusas y discursivas. En los gobiernos predominó la defensa de su gestión y el discurso taquillero. Pero al menos se rompió el muro de la incomunicación.

En las cumbres anteriores solo funcionarios de menor rango del país anfitrión llegaban a la clausura, y el acto era irrelevante. En esta oportunidad, la participación de los cancilleres fue masiva y se contó con la presencia e intervención de los presidentes Santos y Morales. (Siga este enlace para leer: Más integración y cero proteccionismo)

Ambas partes demostraron madurez y respeto mutuo. Las intervenciones presidenciales fueron sobrias y las demandas de los voceros sociales se presentaron de manera respetuosa. No hubo rechiflas. Por el contrario, se aplaudió a Evo Morales, a Hillary Clinton y a Juan Manuel Santos. Todos los participantes celebraron el pluralismo de los foros, el trato digno del que fueron objeto y la buena preparación y organización de la Cumbre.

No faltó algún vocero social que cuestionara a gobiernos de izquierda por querer controlar a sus sociedades. Hubo expresiones colectivas de apoyo a la defensa del sistema interamericano de derechos humanos, la paz en Colombia, el ingreso de Cuba a las cumbres, el reclamo argentino de las Malvinas, la descriminalización de la hoja de coca, la salida al mar para Bolivia y el rechazo a un crecimiento extractivista que perjudica a los pueblos y al ambiente. (Lea también: El escándalo de los agentes de EE. UU. en Cartagena)

Independientemente de lo que ocurra en la cumbre presidencial, los foros sociales llegaron para quedarse. Ya no podrá haber solo gritos de un lado y autismo del otro. Cayó el muro de la incomunicación.

SOCORRO RAMÍREZ
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.