La cama y el sexo tienen sus horas / Sexo con Esther

La cama y el sexo tienen sus horas / Sexo con Esther

notitle
14 de abril 2012 , 04:50 p.m.

El aquello es menos popular los domingos que los viernes. Para ser más exactos: la diversión bajo las sábanas es 18 por ciento más frecuente los viernes y los sábados por la noche que el día de guardar. Aunque el dato es algo menos que trivial, es otra estadística inocua dada por estudiosos del sexo.

Si de saber que las personas son 17 veces más propensas al polvo a la medianoche que a las 10 de la mañana y que en la tarde se derivara una teoría interesante, créanme que este dato, también producto de un "estudio", dejaría de ser una simple curiosidad o, mejor, una obviedad derivada simplemente de que la encamada en horas laborales es menos probable.

La verdad es que, con razón o sin ella, hoy se contabiliza todo. Tal vez a los fabricantes de preservativos les resulte útil, para no desabastecer los estantes, tener en cuenta que la semana anterior a la Navidad se venden el doble de condones que la semana siguiente a esta festividad.

Bueno, a lo mejor si hubiera mayor provisión de estos adminículos los embarazos no serían un 9 por ciento más frecuentes en diciembre que en el resto del año, como dice otra "estadística vital".

¿Será que al mundo le importa que los hombres que tienen sexo con hombres prefieren los domingos que los martes para esta práctica? Por lo que a mí respecta, que lo hagan cuando les plazca, pero a algunos sabios les dio por fijarse en eso.

Como también por conocer que el 11 por ciento de las mujeres y el 55 por ciento de los hombres anhelan las vacaciones con actividad sobre el catre, que los polvos gringos se aumentan con la lluvia y que muchas mujeres se niegan al aquello cuando la temperatura es muy alta.

Ahora, no todo es malo en eso de saber los horarios para ir a la cama. Por ejemplo, que los adolescentes lo hagan entre las 3 y las 6 de la tarde puede ser una buena guía para educar, prevenir embarazos y para tener idea de dónde están los hijos a esas horas.

En fin, el sexo da para todo. Lo inquietante es que a pesar de toda esa información sesuda, la mojigatería campea, los tabúes son infinitos y la represión contra la actividad más divertida y natural del mundo es tema que casi no se estudia.

A lo mejor por eso es que la gente se hace cruces cuando se entera de que la probabilidad de una encamada en una cita casual es 56 veces mayor el viernes que el lunes. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.