Los lixiviados afloran en las montañas de Navarro

Los lixiviados afloran en las montañas de Navarro

Preocupación porque urge construir una planta para tratar estos líquidos que amenazan las aguas.

notitle
14 de abril 2012 , 11:06 a.m.

Hace cuatro años se cerró Navarro, pero Cali no podrá librarse, hasta dentro de 28 años, de los lixiviados que afloran todos los días en esas montañas donde durante 40 años se enterraron los desechos de los caleños.

Como las siete lagunas construidas por Emsiva para depositarlos ya están colmatadas, según el Dagma se encuentran al 95 por ciento de su capacidad, ya empezó a construirse una octava laguna. El problema es que solo permitiría almacenar esos líquidos altamente contaminantes durante siete u ocho meses, como máximo.

Se estudia una estrategia técnica que consiste en subir los jarillones, o la altura de las lagunas actuales. La idea es unirlas todas, lo que generaría la posibilidad de un almacenamiento por un año más.

Pero se trata de medidas transitorias, mientras la ciudad cristaliza la construcción de una planta que trate esos lixiviados que no son más que un proceso de degradación de la basura orgánica mezclada con agua lluvia.

Las siete lagunas almacenan 431.527 metros cúbicos.

"Son unos lixiviados que, por su relación de DBO/DQO, parámetros químicos que miden su grado de contaminación, los certifica como unos lixiviados de categoría madura, significa que su grado de complejidad es alto", dijo la directora del Dagma, Beatriz Orozco.

"Requieren entonces de una planta de tratamiento con tecnología avanzada que permita tratarlos y llevarlos a los parámetros que exige la normatividad ambiental para poder que sean un efluente que pueda ir a una fuente hídrica, a un canal o una madre vieja", agregó la funcionaria.

El año pasado se hicieron los análisis en los laboratorios de Emcali, en la muestra tomada en Navarro se detectó mercurio, cromo, plomo y hasta cianuro.

Con la planta de tratamiento lo que se busca es devolverle el tratamiento y el manejo a esos lixiviados que hoy en día son considerados por el Dagma, como el mayor pasivo ambiental que tiene Cali.

Según la Cvc, hasta ahora Emsirva ha atendido sus recomendaciones respecto a la construcción de unas piscinas impermeabilizadas donde hay un sistema de drenaje que permite capturar esos lixiviados en los afloramientos que se producen en todas esas montañas cerradas de basuras que antes estaban a cielo abierto.

El antiguo vertedero de Navarro, con una extensión de 40,12 hectáreas, está rodeado de cauces de agua superficial.

Por eso la preocupación de una posible filtración de estos líquidos contaminantes, mediante corrientes subterráneas, hasta la madrevieja del río Cauca o el canal Cvc Sur, como consecuencia de las deficiencias técnicas del terreno.

El Canal Cvc Sur conduce el 80 por ciento de las aguas servidas de la ciudad y de los ríos Lili, Meléndez y Cañaveralejo hasta el cruce del río Cauca.

La Administración Municipal radicó en el Concejo un proyecto que busca la aprobación de vigencias futuras por 13.800 millones de pesos para construir la planta de lixiviados. Pero los concejales tienen sus dudas.

No se sabe cuánto costará su mantenimiento  y de dónde saldrán los recursos. Según el concejal John Jairo Hoyos, demandaría 2.500 millones de pesos, mientras la concejal Clementina Vélez advierte que no se sabe  quién la operará porque Emsirva  está en liquidación.

REDACCIÓN CALI

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.