Vómito

Vómito

Los restos de fruta hacen un dibujo sobre el vidrio; en algún momento.

13 de abril 2012 , 09:23 p.m.
"¿Eso es arte? ¡Es vómito!" Jackson Pollock murió con ese tipo de comentarios alrededor de su obra. Fue el mejor artista de su generación y sus pinturas han superado en subasta la barrera de los 100 millones de dólares; su técnica fue revolucionaria: hacía pinturas con una brocha y un tarro de pintura; en lugar de rayar los lienzos dejaba que la pintura cayera en forma de gotas o chorros.
"Expresionismo abstracto", dijeron los críticos. "Vómito", dijeron sus enemigos. "¿Qué es esto?" En el caso de Liliana Vélez, la respuesta es exacta: vómito. Su exposición en la Galería Valenzuela Klenner no está hecha para estómagos débiles. Toda su obra gira en torno al cuerpo. Y específicamente alrededor del cuerpo -mancillado o manipulado- de la mujer. En una pantalla hay un video que muestra una mamoplastia de reducción de senos. "Me dolía la espalda." Y buscó a un cirujano que le permitiera filmar la carnicería. Porque eso es lo que se ve en la pantalla: sangre, grasa y un aplicado ataque contra su cuerpo.

Porque la obra de Vélez cuestiona los límites a los que se expone una mujer por vanidad. Por salud. O simplemente para complacer a los hombres. En un video se ve a ella misma devorando una pila de cáscaras de huevo que, una sobre otra, toman la forma de un pene. En otro video está trotando sobre un mismo punto hasta desfallecer; en otro aparece tirada en el piso simulando una felación y en uno más -con un perverso sentido del humor- les da la razón a todos los que creen que el arte contemporáneo es vómito puro. La obra se llama Ensalada de frutas. El espectador se enfrenta a un vidrio sobre el que la artista arma un corazón -con la ternura de una quinceañera enamorada- con trozos de toronja y piña. Una vez armado, se los empieza a comer y cuando la obra parece terminar, vomita. La obra puede leerse como un ataque a la bulimia y a la obsesión femenina por los alimentos saludables. Pero va más lejos: Vélez vomita de manera controlada. Los restos de fruta hacen un dibujo sobre el vidrio; en algún momento -incluso- se da el lujo de disparar contra una esquina, como una gota de Pollock.

En la misma exposición, Fernando Grisález Blanco presenta otra obra en video que -lejos de la crudeza de Vélez- explora "la vida" de los objetos. En una pared proyecta una plancha antigua que -lentamente- va quemando una sábana blanca. En otra sala enfrenta dos pantallas en las que una aguja de máquina de coser avanza sobre telas verdes, rojas, azules y negras y forma un paisaje de colores absolutamente poético. "Fui a la finca de Líbano (Tolima) donde me crié hasta los 12 años; lo único que encontré de mi pasado fueron los objetos. Y los filmé." Y los rescató -hay que decirlo- con la sensibilidad de Proust en busca de su tiempo perdido.

FERNANDO GÓMEZ ECHEVERRY

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.