Luis Solano, de sastre de barrio a figura de la moda

Luis Solano, de sastre de barrio a figura de la moda

Empezó en un local del centro y hoy sus vestidos son muy cotizados. Ganó premio en España.

notitle
13 de abril 2012 , 08:06 p.m.

Luis Alberto Solano da tantas pistas sobre su oficio que ya no le caben en su oficina del barrio Alcázares, en el norte de Bogotá.

En una repisa tiene perfectamente alineados 320 dedales que ha recolectado en sus viajes por el mundo. Además, detrás de su escritorio lo escoltan 13 máquinas Singer a escala, de su cuello cuelga un metro y cuando camina deja un aroma a ropa limpia.

Solano es de esos artesanos de la tela en vías de extinción que aprendieron el oficio en las clásicas sastrerías del barrio San Bernardo, en el centro capitalino.

"A los 17 años llegué a trabajar al negocio de don Bernardo. Ahí aprendí la construcción de los vestidos", recuerda.

Solano describe sus primeros años como la mejor escuela para lograr la empresa que hoy tiene y con la cual ganó -en febrero pasado- un premio internacional a la calidad otorgado en Madrid (España) por la editorial española Ofis.

Después de la experiencia en las sastrerías del San Bernardo empezó a forjar su propio negocio. Así, la sastrería Don Luis empezó con el despacho de vestidos de tres botones, el estilo de moda de los 70, y de pantalones bota campana. Solano es uno de los pocos de su gremio en Bogotá especializado en la hechura de trajes en paño inglés tweed.

"Es una de la materias primas más costosas. Con ella y con otros materiales empecé a ser el diseñador favorito de hombres de negocios del norte", dice, para referirse a su mejor clientela: los funcionarios de la embajada de España y los exgobernadores de Cauca Guillermo González y Juan José Chaux.

En esa etapa de crecimiento conoció a Arturo Calle, uno de los industriales más importantes del país. "Yo hacía chaquetas casuales pero no me las compró por el precio", relata. La sastrería de Luis figura como una de las más antiguas y su dueño como el artesano del paño que pasó de vender tres vestidos a la semana a razón de 70 centavos a despachar la envidiable cifra de 2.500 trajes. ¡Pura superación!

FABIÁN FORERO BARÓN
Redactor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.