En torno de la cumbre presidencial

En torno de la cumbre presidencial

11 de abril 2012 , 08:41 p.m.
Es casi inútil destacar, por lo obvia, la vasta importancia de la reunión de los jefes de gobierno de nuestro hemisferio en la ciudad de Cartagena, con solo dos excepciones: el uno por razones institucionales y el otro por propia voluntad. Las conferencias inter-americanas han revestido, generalmente, singular importancia, bien por las circunstancias del momento, bien por su temario y sus conclusiones.

En una de ellas, la de Montevideo, en 1933, el presidente Franklin D. Roosevelt, por medio de su secretario de Estado, Cordell Hull, puso término a la versión imperialista de la Doctrina Monroe y abrió el surco a la era del Buen Vecino y la solidaridad ante eventuales amenazas a una cualquiera de las naciones del Hemisferio Occidental. Tiempo después estarían influidas por los sangrientos episodios de la fenecida guerra fría. Con destellos constructivos y reformistas, eso sí, como los de la Alianza para el Progreso. Es el pasado.

La actual, a nivel presidencial, tiene aspiraciones y objetivos muy definidos, enmarcados en las preocupaciones de nuestro tiempo y en las perspectivas del futuro. Preservan, sin embargo, fresca vigencia las batallas frustradas contra el hambre, la miseria y el desempleo. El problema, a veces, radica en el riesgo de agravar los males cuando urge salirles al paso.

Así ocurrió con el llamado Consenso de Washington al obligar a nuestras economías a abrirse unilateralmente sin ninguna graduación ni reciprocidad y a desmantelar los mecanismos de fomento o renovación tecnológica de su producción, juntamente con los de promoción de exportaciones, como condición ineludible para el otorgamiento de créditos de los organismos financieros internacionales. Todo ello sin perjuicio de mantener subsidios y estímulos de diverso orden en la poderosa economía estadounidense.

Cierto es que ahora existen los instrumentos de los tratados de libre comercio con compromisos bilaterales. Pero también perduran las enormes diferencias y las apremiantes necesidades de desarrollo de nuestros pueblos, su alto desempleo y su pobreza, sus retrasos en capacitación, educación, salud y modos de vida. Es el caso, aunque con variedad de elementos, de la mayoría de los países de la región sobre los cuales repercuten las devaluaciones competitivas del dólar y del euro.

Por la acrecida demanda de China e India y otras naciones asiáticas de bienes primarios (hidrocarburos, metales y alimentos) estamos viviendo en Colombia un auge minero-energético de riquezas no renovables que no crean suficiente empleo, generan apreciación de la moneda y están condenadas a agotarse.

Necesariamente hemos de procurar la diversificación y difusión social de la prosperidad, su renovación tecnológica y perpetuación. Cualquier programa en favor del desarrollo deberá contemplar las diferencias específicas de los respectivos países.

Punto neurálgico será el de los estupefacientes y, en particular, el del narcotráfico, cuya irrupción en Colombia tantos dramáticos infortunios le ha costado y tantos esfuerzos le ha exigido la tarea de contenerlo y ver de erradicarlo. El ideal habría sido evitar a toda costa su penetración. Una vez adentro, eran sabidas las dificultades para contener su criminal fuerza expansiva. Los sacrificios no han sido en vano. Se le impidió enquistarse en los mecanismos del Estado o de ellos se le arrojó al descubrir su ladina o descarada infiltración. Pero su persistencia global invita a acoger la iniciativa del presidente Santos de estudiar distintos escenarios para establecer el tratamiento más adecuado.

Alumbre a la Cumbre de Cartagena el don del acierto en estos y otros campos y quiera dejar huella perdurable y fecunda de sus deliberaciones y decisiones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.