Editorial: Más preguntas que respuestas

Editorial: Más preguntas que respuestas

09 de abril 2012 , 08:48 p.m.

Hoy se cumple el plazo fijado por el plan de paz de Kofi Annan, el enviado especial de la ONU a Siria. Al mismo tiempo, 260 personas, los caídos de los últimos tres días, serán sepultadas.
Así, entre bombardeos, muertos, desconfianza y escepticismo, se espera que el régimen de Bashar al Asad se atenga a su promesa de retirarse de las ciudades rebeldes para lograr en las 48 horas siguientes un alto el fuego, conforme a lo acordado.

El acuerdo, conseguido por el diplomático -que también representa a la Liga Árabe-, busca darle un respiro a la población desde hace días sitiada por las balas. La meta es encaminar un cese de las hostilidades y emprender urgentes acciones humanitarias.

Todo está por verse. Las arremetidas del régimen, con su impresionante cifra de muertos y las nuevas exigencias a los rebeldes, en el sentido de que Al Asad quiere garantías escritas de que la oposición respetará el acuerdo, solo siembran dudas sobre el cumplimiento del plazo. Más cuando Damasco ha mentido a menudo y les ha dado la espalda a promesas anteriores.

Es claro que para el presidente sirio las horas cuentan. Embarcado en la tarea de aplastar cualquier brote de rebeldía, aprovecha el tiempo que las negociaciones le han dado para recuperar territorios perdidos. Si, como parece, no lo logra en el plazo establecido, buscará renegociar una nueva fecha o culpar a los opositores del incumplimiento. Lo grave y cruel es que un día más representa la muerte de decenas de personas.

Sin embargo, esta vez el presidente sirio juega con candela. El pacto con la ONU cuenta con el acompañamiento de Rusia y China, que han sido sus principales defensores cuando el Consejo de Seguridad ha buscado sanciones ejemplares. Y, como si algo faltara, ayer fuerzas del régimen dispararon contra unos refugiados que se protegían en suelo turco, mataron a dos y dejaron a varios heridos. Ankara expresó su rechazo e hizo saber que tomará las "medidas adecuadas si el asunto se repite". Una advertencia a Damasco por si no respeta la condición de miles de sirios, ahora asentados en el otro lado de la frontera.

Es claro, entonces, que una nueva incursión militar podría poner en el ajedrez de esta crisis a un nuevo jugador, que está perdiendo la paciencia con su vecino. El delicado equilibrio que hay en la región podría romperse, máxime cuando el peor de los escenarios es que las hostilidades terminen rebasando las fronteras e inmiscuyan a países tan frágiles como Líbano, que vive en constante tensión desde que en marzo del 2011 estalló la primavera árabe en el complejo país.

El polvorín está en peligro de que salte una chispa, y las posibilidades de maniobra de la comunidad internacional son escasas. Mientras dure la oposición de Rusia y China a cualquier intervención directa, acogiendo intereses nacionales y estratégicos particulares, es poco lo que se podrá avanzar. Apenas se le dio luz verde a la gestión de Annan, pero no se ha tocado el tema de la eventual caída de Al Asad, o de las reformas, ni mucho menos de la transición democrática en un país que ajusta 40 años de dictadura, 29 años con Hafez, un oscuro miembro de la fuerza aérea, y después con su hijo, el oftalmólogo Bashar, que ya cumplió 11. Se da como un hecho la caída de la 'dinastía'. Pero, ¿cuándo?

Ese es el albur. Mientras tanto, las cifras de la tragedia crecen. En los casi 13 meses del conflicto han muerto unas 9.000 personas, aparte del éxodo desesperado de miles. Un difícil escenario de sangre para una comunidad internacional que se debate entre la impotencia y la resignación. Esta es la triste realidad siria, que clama soluciones.

editorial@eltiempo.com

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.