Barack Obama será puesto a prueba en la Cumbre de las Américas

Barack Obama será puesto a prueba en la Cumbre de las Américas

Temas espinosos y una región con una creciente voz propia, son algunos de los desafíos que manejará.

notitle
07 de abril 2012 , 08:48 p. m.

La de Cartagena no será una cumbre fácil para el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por más reverencias que genere el líder de la principal potencia global.

De entrada, en la agenda de temas se han colado varios asuntos muy incómodos para la Casa Blanca. A los que se suman otros dos factores: una América Latina que, a pesar de sus divisiones políticas, llega con una voz propia reforzada, tanto en lo político como en lo económico, y el hecho incontestable de que Obama desembarca en La Heroica -pisando suelo colombiano por primera vez- con un fuerte saldo en rojo en lo que a relaciones con la región se refiere. (Lea también: América Latina buscará un diálogo renovado con EE. UU.)                                  

La idea de que esta debe ser la última cumbre sin Cuba y la de que ha llegado la hora de discutir una revisión de la guerra contra las drogas, legalización incluida, son fuertes en la región, pero se trata de dos temas demasiado espinosos para un presidente que este año aspira a ser reelegido por cuatro años más. Y como si eso no fuera poco, el tema de las Malvinas, en el que Estados Unidos siempre ha apoyado al Reino Unido, también saldrá al ruedo. (Siga este enlace para leer: Cuba: la vieja piedra en el zapato)                                              

Más de fondo aún, América Latina ha venido fortaleciendo su propia voz. La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unasur son dos 'declaratorias de independencia' muy claras de escenarios tutelados por Estados Unidos como la OEA. Y para nadie es un secreto que ambas iniciativas de integración latinoamericana han sido empujadas por Brasil, sexta economía global, y un país con una agenda cada vez más ambiciosa en la política internacional y, especialmente, en la geopolítica regional. (Lea aquí: Las drogas: un debate antes impensable está ahora sobre la mesa)

Luego está el tema económico. Según datos de la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) citados por la agencia Efe, la participación de Estados Unidos en el comercio latinoamericano cayó del 59,7 por ciento en el 2000, al 40,1 por ciento en el 2010, mientras que la presencia de China es creciente.

"Lo que se ve es que, cada vez más, América Latina y Estados Unidos bifurcan sus caminos e intereses", concluye un informe previo a la cita que elaboró Diálogo Interamericano, uno de los principales centros de estudios para la región en Washington, y que esta semana recogió el diario La Nación, de Buenos Aires. (Lea aquí: Encuentro de 'multilatinas', las grandes compañías en América Latina)

En este contexto, el discurso 'antiimperialista' de los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (Alba) es, a todas luces, el menor de los desafíos. (Lea también: María Margarita Salas, la mujer que puso a marchar a Cartagena)         

Ahora, tampoco hay que 'pasarse películas'. Como muy elocuentemente explicó hace poco en el diario El País, de Madrid, el analista y excanciller mexicano Jorge Castañeda: "Ninguno de los supuestos aliados de La Habana en América Latina -Brasil o Argentina, por ejemplo- se sumaron al boicot que pretendió la Alba, ni le hicieron saber al presidente Santos que preferían que fuera Raúl, en lugar de Barack (...) Cuando algún país de A. Latina tiene que escoger entre los Castro y Washington, siempre gana Washington". Y la reflexión bien aplica para los otros temas calientes de la agenda. (Lea aquí: 'En la Cumbre se romperá una contradicción de 40 años': Moisés Naím)          

No obstante, la desilusión con Obama y su escasa atención a América Latina, salvo en el caso de ciertos países estratégicos (Colombia entre ellos) es muy significativa. La Casa Blanca promete que pondrá el acento en expandir su relación comercial con la región, cosa que a todos interesa, pero de no haber señales contundentes podría seguir creciendo esa bifurcación de la que habla Diálogo Interamericano. (Siga este enlace para leer: La Heroica volvió a ser una fortaleza en seguridad)

En buena medida, la pelota está en el campo de Washington, que finalmente fue la que se inventó estas cumbres. De su capacidad de escucha y buen manejo dependerá que este encuentro no termine en otra bonita pero decepcionante declaración que en una semana nadie recordará. (Lea también: 'La de Cartagena será una cumbre con resultados': María Ángela Holguín)

Víctor Manuel Vargas
Editor Domingo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.