Editorial: España: huelga y recortes

Editorial: España: huelga y recortes

España acaba de vivir una de las semanas más difíciles de su historia reciente.

01 de abril 2012 , 07:44 p.m.

El jueves pasado afrontó una huelga general contra la flamante reforma laboral que paralizó a medias al país y tuvo fuerte efecto en la construcción y la industria. No habían pasado 24 horas cuando el Gobierno presentó al Congreso la más severa ley de presupuestos oficiales de los últimos tiempos.

La intención del presidente Mariano Rajoy y el Partido Popular es reducir el déficit público del 8,51 por ciento al 5,3 por ciento del Producto Interno Bruto. Esta es la cifra que exige la Unión Europea a España, y el país necesita recuperar su credibilidad económica para que no lo aceche un futuro tan calamitoso como el de Grecia.

La buena noticia, en lo que concierne a la huelga, es que podría haber sido mucho peor. El comercio y la Administración siguieron solo en parte mínima la convocatoria de las centrales obreras, y la jornada resultó relativamente tranquila. En Madrid desfilaron 170.000 personas y en Barcelona, 275.000. Si bien en esta ciudad se registraron choques entre policías y manifestantes, como va siendo costumbre allí, no puede hablarse de una jornada vandálica, según sucedió en otras ocasiones. De todos modos, y sin mayores desórdenes, los trabajadores pudieron expresar su rechazo a la reforma que abarata el despido y reduce los derechos de los empleados.

En cuanto a la ley de presupuestos, no solo habría podido ser peor sino que seguramente resultará insuficiente para alcanzar la meta de reducción del déficit y obligará a nuevos impuestos más adelante. Amén de un alza tributaria para empresas, la ley contempla un recorte de 27.000 millones de euros (cerca de 65 billones de pesos), que afectará, sobre todo, los planes de vivienda, las autopistas y el ministerio de Relaciones Exteriores. Las partidas de ayuda internacional se reducirán a su mínima expresión. Capítulo muy polémico de la ley es una amnistía fiscal de dineros ocultos, que solo pagarán un 10 por ciento por legalizarse. Hace unos años, cuando se rumoró que el gobierno socialista iba a proponer una amnistía parecida, Rajoy se opuso. "España -dijo- no necesita una amnistía fiscal sino confianza en la política económica del país y el Gobierno". A juzgar por la incongruencia, hoy precisa de ambas.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.