Cuba, la etapa difícil de la gira latina de Benedicto XVI

Cuba, la etapa difícil de la gira latina de Benedicto XVI

Católicos, ateos, revolucionarios y disidentes están atentos a la visita del Sumo Pontífice.

notitle
25 de marzo 2012 , 10:57 p.m.

Hoy comienza la etapa más difícil del segundo viaje de Benedicto XVI a América Latina. Tras darse, durante tres días en México, un baño de multitudes similar a los que recibía en el país azteca su antecesor, Juan Pablo II, el Papa aterriza hoy en Cuba, adonde llega como peregrino con motivo del 400 aniversario de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de la isla. (Vea la galería de fotos de la llegada).

En tierras caribeñas, el Pontífice presidirá dos misas a las que se espera la asistencia de cientos de miles de personas. La primera tiene lugar hoy en Santiago de Cuba. Dos días después, el Papa llenará a buen seguro la Plaza de la Revolución José Martí, de La Habana.

Durante los tres días que permanecerá en tierras cubanas, el obispo de Roma tiene previsto reunirse con el presidente, Raúl Castro. Aunque no está en la agenda, y el Vaticano no quiere confirmarlo, se da casi por seguro que también se verá con Fidel Castro.

En las últimas horas ha aparecido otro mandatario latinoamericano en la isla que también quiere que Benedicto XVI lo reciba en audiencia. Es el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien voló el sábado a Cuba para ser tratado, nuevamente, por el cáncer que padece. Al parecer, Chávez habría pedido al Vaticano que lo reciba el Papa, aunque el portavoz de la Santa Sede, el jesuita Federico Lombardi, dijo que la solicitud no se ha producido.

Además de tratar de impulsar la apertura en Cuba, como hizo Juan Pablo II hace catorce años, el Papa también espera que la visita contribuya a evangelizar el país. Tras 53 años de régimen comunista, solo un 60 por ciento de los cubanos se considera católico.

El ateísmo radical que el régimen mostró durante décadas, sin embargo, no ha acabado con la devoción por la Virgen de la Caridad del Cobre, cuyo santuario en Santiago de Cuba será visitado mañana por el Pontífice.

'Iremos a misa aunque nos encarcelen'

La esperanza de los opositores del régimen cubano es que el Papa pida de forma clara a Raúl Castro que respete la libertad y los derechos humanos, pero el gobierno no tiene la mejor disposición para escuchar estas posibles demandas.

En las últimas semanas se han producido detenciones de disidentes, a los que además se intenta hacer que no acudan a las eucaristías que el Papa presidirá. "Está por ver si finalmente nos dejarán ir a las misas. Llevamos 15 días amenazadas por agentes del gobierno para que no vayamos. Lo vamos a intentar aunque nos cueste ir al calabozo, como ocurrió hace dos semanas", cuenta a EL TIEMPO Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, las esposas de presos políticos que desde el 2003 se reúnen para ir a misa los sábados antes de marchar pacíficamente por La Habana pidiendo un cambio al régimen.

Su gran pena es que no está previsto que el Sumo Pontífice las reciba. "Se lo pedimos al Vaticano y al Arzobispado de La Habana y nos dijeron que Benedicto XVI tenía una agenda demasiado apretada. Solo pedimos un minuto con el Papa. Somos mujeres creyentes que queremos libertad. Si, como dicen, va a entrevistarse con Fidel, ¿por qué no lo hace también con nosotras?", lamenta esta militante.

León (México).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.