Secciones
Síguenos en:
Senador Juan Carlos Vélez defiende la iniciativa del fuero militar

Senador Juan Carlos Vélez defiende la iniciativa del fuero militar

Dijo que "para un fiscal no es fácil entender" responsabilidades en un combate.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de marzo 2012 , 09:10 p. m.

¿Es cierto que usted es el último senador uribista 'purasangre' que queda en el Congreso, porque los demás salieron en desbandada?

(Risas). No, yo creo que muchos se están dando cuenta de que se habían ido por el camino equivocado, y se están devolviendo a defender las posiciones del presidente Uribe.

Por lo tanto, es significativo que sea usted uno de los principales abanderados de la reforma del fuero penal militar. ¿Por qué la terquedad de seguir tramitándolo junto con la reforma de la justicia, en contra de la opinión del Gobierno?

En este momento se está presentando una situación en la cual la justicia ordinaria está conociendo en todos los casos las conductas de los militares, así ocurran en combates o en operaciones militares. Eso es lo que se pretende remediar.

¿Y esa es la razón por la cual los militares y policías sienten que no tienen seguridad jurídica?

Por supuesto. Porque cuando se presentan combates y se ocasionan, por ejemplo, bajas entre civiles, el hecho de que la justicia ordinaria sea la que ejerza la acción penal hace que todos esos casos vayan a la Fiscalía.

¿Hasta el punto de suponer que los miembros de la Fuerza Pública se están sintiendo desmoralizados por eso?

No hablaría de desmoralizados ni desmotivados, sino de confundidos. Están confundidos, porque consideran que es la justicia penal militar la que debe conocer esos hechos y no la justicia ordinaria.

Siempre y cuando los actos sean cometidos en ejercicio del servicio. El asunto es que no hay reglas claras para distinguir cuáles lo son y cuáles no...

Exactamente. Hasta cuando hay operaciones militares en las que media una orden de operaciones y se realizan ciertas conductas propias del servicio, la justicia ordinaria y no la militar es la que los está procesando. Y eso ellos no lo pueden entender. Y eso les impide tener la confianza hoy en día para poder actuar libre y profesionalmente en el combate contra los grupos ilegales.

La crítica es que el proyecto invierte la presunción y parte de la base de que todos los actos se reputarán como del servicio y, por lo tanto, automáticamente conocerá de ellos la justicia militar...

Hoy hay un acuerdo firmado entre el Ministerio de Defensa y la Fiscalía, mediante el cual todos los hechos que se presentan en esas operaciones militares serán de conocimiento de la justicia ordinaria. En el proyecto de acto legislativo que está incluido en la reforma de la justicia, la propuesta es que en todos los casos sea la justicia penal militar la que conozca en primera instancia ese tipo de hechos, siempre y cuando medie una orden de operaciones o sea producto de operativos militares o de situaciones propias del servicio.

La condición de que exista una 'orden de operaciones' me parece insuficiente. En los casos de los 'falsos positivos' existía esa orden superior... Y a pesar de eso, son el típico caso que debe conocer la justicia ordinaria.

Es cierto que en muchos de esos casos mediaba orden de operaciones. Pero la idea es que en adelante, cuando se presente una situación como esa, sea la justicia penal militar la que la conozca y ella tenga la capacidad de darle traslado a la justicia ordinaria, cuando se detecte que se violó el derecho internacional humanitario o se cometió un delito común, como unos homicidios en el caso de los 'falsos positivos'.

¿Qué garantías hay de que la justicia penal militar no será cómplice de sus pares?

Habría que pensar en una ley estatutaria que establezca la posibilidad de que la justicia penal militar tenga una estructura independiente, para evitar, como algunos temen, que pueda resultar siendo encubridora de hechos.

Detecto tres necesidades alrededor de la reforma del fuero penal militar. La primera, que la Constitución enumere cuáles son exactamente las conductas que no protege dicho fuero y que debe conocer automáticamente la justicia ordinaria, como tortura, genocidio, desaparición forzada y crímenes de lesa humanidad.

Me parece que eso no es necesario. La Corte Constitucional en varias oportunidades se ha pronunciado al respecto, basada en lo que hoy dice la Constitución. Pero, además, ese tipo de conductas pueden ser muy bien definidas en un código de justicia penal militar. Hoy, en su artículo 3, ya se establece con precisión cuáles son las conductas que no conocerá la jurisdicción militar.

La segunda: la fuente de inseguridad de los miembros de nuestra Fuerza Pública se basa en que el marco jurídico para juzgarlos es absolutamente impreciso. ¿De lo que se trata es de aclarar las reglas del juego?

No. En este momento hay absoluta claridad. El problema se deriva del acuerdo firmado entre el Ministerio de Defensa y la Fiscalía, que determina que las conductas cuyo juzgamiento le correspondería a la justicia penal militar llegan automáticamente a la ordinaria. Los militares consideran que esta no tiene la capacidad de entender los motivos por los cuales, en un combate, se generan bajas, se producen muertos, y eso les está causando muchos problemas. Por eso, yo creo que lo que necesitamos es resolver primero el tema de quién debe ejercer la acción penal.

El tercer aspecto es que la Fiscalía tiende a vincular a todos los miembros de un operativo, cuando en él se producen bajas. Los miembros de nuestra Fuerza Pública viven 'empapelados'...

De todas maneras, la responsabilidad es individual. Esa es una equivocación de la Fiscalía, precisamente porque los fiscales no conocen cómo actúan los militares, cuál es el modus operandi del combate. Lo más fácil es vincular a todos los que participaron en ese combate, porque para un fiscal no es fácil entender cuál debe ser la responsabilidad de cada uno. Y no solamente están haciendo eso sino que, como producto de esas investigaciones, a esas personas las trasladan a los batallones y las sacan del área de operaciones mientras se aclara su situación jurídica.

Supongo que eso entorpece enormemente la eficacia de los operativos militares. ¿No será que la legislación colombiana se quedó corta frente a las circunstancias de un país que tiene semejante conflicto interno, de tanto negar que existía?

Mire: tenemos una justicia penal militar que ha venido haciendo las cosas bien. Pero en ciertos momentos se han presentado situaciones por las que le han llovido críticas de que no ha actuado oportunamente, y de ahí la desconfianza. Me parece que contamos con las normas necesarias y con una estructura de la justicia militar conformada por personas conocedoras del derecho, que han venido aplicando debidamente esas normas. El sistema ha venido operando. No necesitamos hacer ajustes estructurales a la justicia penal militar. Todo este problema, repito, de confusión sobre quién debe procesar a la Fuerza Pública es producto del acuerdo con la Fiscalía, y eso es lo que se pretende resolver.

Ahora el Gobierno quiere retirar el tema del fuero militar de la reforma de la justicia y tramitarlo como un proyecto autónomo. ¿Por qué usted, junto con otros congresistas de 'la U' y los conservadores, se opone tan rotundamente a retirarlo, si no para matarlo, para tramitarlo de manera distinta?

Pues nos negamos, porque lo que pretende el artículo que hoy se tramita en la reforma de la justicia es resolver una situación que está causando un gran perjuicio al accionar de la Fuerza Pública, como es devolverle la prelación constitucional a la justicia penal militar sobre la ordinaria, para las actuaciones militares en las que medie una orden de operaciones en actos de combate. Ese es un buen artículo. La propuesta que acaba de radicar el Gobierno de ninguna manera resuelve esa situación. Pregunto: ¿por qué el Gobierno no ha derogado ese acuerdo entre la Fiscalía y el Ministerio de Defensa, que tanto perjuicio le está causando a la Fuerza Pública?

¿Y por qué cree que no?

Es una pregunta que varias veces le he hecho al Ministro de Defensa y que nunca me ha podido responder.

María Isabel Rueda
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.