Jóvenes siguen siendo las víctimas de la guerra en Medellín

Jóvenes siguen siendo las víctimas de la guerra en Medellín

Una investigación revela que los jóvenes son los que más mueren y los que más asesinan.

17 de marzo 2012 , 09:55 a.m.

"Pequeño me decían que no me metiera ni siquiera en bus, porque hubo una época en la que no se podía pasar de Limonar 1 a Limonar 2. Bus que pasaba bajaban la gente, lo quemaban y mataban indiscriminadamente".

Así lo cuenta uno de los entrevistados por la investigación 'Aproximación al Homicidio Juvenil en el municipio de Medellín'.  

El relato refleja la situación que se vive en una ciudad en la que de 1.317 homicidios que se cometieron en Medellín entre enero y septiembre de 2011, 624, es decir el 47 por ciento, fueron de jóvenes que no superaban los 25 años.

De ellos 155 fueron menores de edad. Las cifras, publicadas en un estudio de Pastoral Social y la ONG alemana Misereor, retratan la difícil situación de las personas en esas edades en la ciudad.

En ella se identificaron cuatro factores que hacen muy difícil la vida de los jóvenes en Medellín: educación, economía, familia y convivencia.

La última de estas enfocó casi todo el esfuerzo del estudio, pues finalmente la falta de oportunidades de educación y empleo y una poca cohesión y capacidad formadora de las familias hacen que los muchachos terminen metidos en la guerra.

"Los 'combos' prefieren reclutar niños y jóvenes porque tienen una mente más maleable y además la ley es más suave con ellos así que pueden tomar riesgos que los miembros más antiguos de las bandas no están dispuestos", explica Carlos Timaná, uno de los investigadores principales.

Según las cifras, proporcionadas por Medicina Legal, los meses con más homicidios de jóvenes en el 2011 fueron enero y abril, con 93 y 91 respectivamente. Los motivos registrados más comunes fueron los ajustes de cuentas (26,7 por ciento) y el conflicto entre combos por territorios y plazas de vicio (11 por ciento).

Las comunas más afectadas fueron San Javier, 187 asesinatos en los primeros nueve meses del 2011, La Candelaria con 127 y Villa Hermosa con 107.

"Es importante mejorar en esos barrios la relación entre la Policía y la comunidad, pues unos pocos agentes se vinculan con los ilegales y eso acaba con los referentes de legalidad para muchos jóvenes de esas zonas", explica Timaná.

La investigación también se enfocó en determinar el trabajo que algunos medios de comunicación hacen de la violencia en la ciudad y de una evaluación de las políticas públicas que la ciudad tiene para superar este flagelo.

En este capítulo la investigación recomienda crear más y mejores empleos para los jóvenes de la ciudad como una de las medidas que más peso tienen para superar la situación.

"De una casa de vicio viven muchas personas de un barrio, mientras que un joven que trabaja en construcción por un mínimo pierde peso por el gran esfuerzo y no tiene incentivos para mantener esa vida", explica Timaná.

"Estamos dando la imagen de que delinquir sí paga", concluye.

El proyecto, que terminó arrojando este estudio, empezó con más de 60 jóvenes de la ciudad en el año 2009 y al final tres de ellos, Carlos Timaná, Sergio González Franco y Leidy Catalina Valencia, fueron los que se encargaron de liderar el proceso cuyos resultados se presentaron el pasado 8 de marzo.

Juan Diego Urrea U.
Para EL TIEMPO
Medellín

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.