'Lo que no hay son asientos', otra forma de cuestionar a TransMilenio

'Lo que no hay son asientos', otra forma de cuestionar a TransMilenio

En medio de las protestas contra este sistema, artistas usan el humor para criticarlo.

12 de marzo 2012 , 06:23 p.m.

"A mí se me vino la idea una tarde en la que estaba sentado en la salita de mi estudio de música. Me dio por mirar por la ventana y entonces vi esos 'tubos coloraos'  repletos de gente. Todos parecían sardinas enlatadas dentro de TransMilenio", dice entre risas Israel Tanembaum. 

Así fue como este hombre puertorriqueño  encontró su inspiración para crear 'Lo que no hay son asientos',  una adaptación satírica de la canción El Pasajero de Peter Velásquez que originalmente fue interpretada por su amigo y mentor Marvin Santiago, con quien tuvo el placer y privilegio de tocar durante varios años y viajar por primera vez a Colombia
. (Vea una infografía con las cifras de los daños ocasionados durante la protesta a TransMilenio)

Ante la aceptación y movimiento que ha tenido la canción en Internet, Israel cuenta que al adaptarla no tuvo otro interés más que abordar un tema popular de forma jocosa para que los ciudadanos se rieran colectivamente del caos que padece Bogotá.

Con su sabor de boricua, Israel buscó a un equipo de duros de la salsa y les propuso contar sus historias en este transporte.

Reunidos en el estudio de K-30, ubicado frente a la Universidad Nacional, Israel Tanembaum se encargó de la composición, el piano y la interpretación.

También buscó para la percusión al maestro Luis Pacheco, uno de los fundadores del grupo Niche, puso en la trompeta a Juan Carlos Montiel y a Rafael Sandoval en el saxofón.

El trombón estuvo a cargo de Edilberto Liévano y para los coros invitaron a Juan Carlos Acosta, Mauricio Daltaire e Igor Moreno. "¡Y ajá!  Así nació este relajo", dice Israel.

"Qué incómodo voy en Transmilenio, qué incómodo voy. Cuidado con las losas rotas, pilas con los huecos", y se formó la rumba.

Contentos con el resultado, subieron su creación a Youtube en noviembre del año pasado con la ilusión de que la gente se sintiera identificada y reconociera en medio del sabor de esta salsa la ironía de la realidad que se vive a diario en TransMilenio.

"El video era anónimo. Nadie sabía que lo habíamos hecho nosotros. Ser reconocidos no nos importaba porque solo queríamos divertirnos", recordó, añadiendo que aún sin un nombre la canción ya rodaba por emisoras y canales locales.

Para la edición del video, Israel sacó su cámara y se fue a las estaciones de este sistema masivo a capturar fragmentos de lo que se vive.

También usó imágenes que diferentes ciudadanos compartieron de manera libre en las redes sociales, en las que se ve cómo las puertas se cierran en la cara de la gente, las mujeres y los niños son golpeados en medio de estampidas de personas que corren buscando un puesto, o cómo las losas de la vía exclusiva de los buses rojos están destrozadas. 


Pero el plan inicial del grupo de amigos cambió desde hace un mes, cuando unos periodistas de la radio reconocieron la voz de Tanembaum.

"Ahí fue cuando me tocó sacar el pecho y decir que esa canción era nuestra", cuenta. Desde entonces el video se ha movido mucho más en las redes sociales, en páginas internacionales y en entrevistas de diferentes medios.
 
Hace tres semanas en una esas entrevistas en vivo le hicieron la pregunta "¿Y cómo se llama el grupo?". Como hasta el momento no tenían nombre, a Tamembaum lo primero que se le ocurrió decir fue: "Pues Israel y la Banda Ñá".

Ante el éxito que ha tenido la canción, Israel, quien nunca había creado este tipo de música, se propuso componer en los próximos meses nuevas canciones para contar los problemas a los que los colombianos se enfrentan a diario.

Por eso, el artista cuenta que con la Banda Ñá irá a donde lo inviten para gozar un buen rato. "Eso sí. No iremos a protestas en las que haya vandalismo", reitera Israel contando que el viernes pasado, cuando se agudizaron las manifestaciones, lo invitaron para que cantara en la carrera 30.

"Me tocó decirles que no. Todos pueden protestar, pero yo no estoy para el desorden y la violencia. Las protestas deberían crear y no destruir", dice.

Por ahora el líder de la Banda Ñá solo espera que la gente se siga riendo. "Mi intención tiene protesta, tiene entretenimiento", dice. Y aunque afirma que la idea del Sistema de Transmilenio como tal le parece excelente, está seguro que lo que lo ha llevado a esta crisis es la falta de mantenimiento, la corrupción, retrasos en las obras y los problemas de gobernabilidad.

"Lo importante es que cada quien mire y escuche el video y lo interprete a su manera. Hay quien podría pensar, qué rica esa salsa... otros dirían 'mire el abuso a las mujeres y discapacitados en el bus, mire la locura de la entrada, miren que el precio del Transmi es el más caro de América Latina, miren a los políticos que se roban la vaina. Yo solo quería que nos riéramos. Porque no hay cosa más seria que el humor". 


Movimiento en las redes

Desde noviembre del año pasado el video ha registrado más de 27 mil visitas. Ante la crisis de Transmilenio, en la última semana ha recibido más de 6 mil vistas.

El video también ha sido subido en Facebook por grupos de denuncia, a páginas internacionales como Voces del Mundo y lo han subtitulado en inglés, español, holandés y Catalán.  


El hombre tras el vacilón

"Yo llegué a Colombia en una gira de dos semana en 1987. Y ya ves, aquí me quedé para siempre", cuenta Israel Tanenbaum.

Desde entonces este puertorriqueño, que se enamoró del país del sagrado corazón, no ha dejado de producir música para "entretener al pueblo". Como productor, pianista y arreglista ha trabajado para Colombia en más de 100 discos.

Entre sus mejores trabajos, Israel menciona el segundo disco de Guayacán, la que para él fue su época de oro, los trabajos que hizo para el 'Checo' Acosta y para el Grupo Niche.

Abandonó el país en 1997 y volvió 10 años después, cuando se cansó de Estados Unidos. "Me hacía falta el folclor al que me acostumbré en esta tierra. Colombia es mi casa. Aquí está mi vida y aún con nuestros problemas, la violencia, la corrupción, no sé vivir lejos de este país", puntualiza. 

MILENA SARRALDE
REDACCIÓN REDES SOCIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.