Estudio revela que los hábitos y no la genética permiten vivir más

Estudio revela que los hábitos y no la genética permiten vivir más

Así lo dejar ver una investigación con datos recogidos durante 80 años en EE. UU.

notitle
10 de marzo 2012 , 03:29 p.m.

Las nuevas investigaciones de Leslie R. Martin, profesora y jefa del Departamento de Psicología de la Universidad La Sierra, en Riverside (California), dieron forma a The Longevity Project (El proyecto longevidad), libro publicado el año pasado -del cual es coautora- que se basó en un seguimiento de más de 80 años, en el que se observaron patrones de comportamiento y liderazgo de 1.500 niños de San Francisco.

Leslie R. Martin y Howard Friedman analizaron certificados de defunción de los participantes, sus causas de muerte y entrevistas que les hicieron sobre hábitos y relaciones familiares para descubrir parámetros de longevidad. Lo más trascendente que descubrieron fue que los genes constituyen un tercio de los factores que conducen a tener una larga vida. "Los otros dos tercios tienen que ver con estilos de vida y azar", comenta Martin.

Descifraron inusuales claves para vivir más. Primero, ser conscientes de la propia vida. "Así nos cuidamos más y tomamos menos riesgos". Segundo, encontrar felicidad en el matrimonio: la gente en pareja vive más. Tercero, ojalá tener padres que asuman juntos la paternidad. Cuarto, controlar la alegría. ¿Cómo? ¿No se supone que andar contentos asegura longevidad?

Sí y no. "Hay que ser optimistas frente a situaciones límite, como mejorarse de una cirugía. Pero serlo demasiado nos arrastra a pensar que 'nunca nos pasará nada malo', lo que puede derivar en fumar más, tomar más alcohol del necesario o practicar deportes extremos sin precauciones".

En quinto lugar, hay que seguir trabajando pese a la jubilación. Sentirse útil es clave.

¿Cuánto viviré?

Cuando se habla de envejecimiento hay que diferenciar los conceptos de longevidad y expectativa de vida. El primero se relaciona con el lapso máximo que puede vivir una especie, y suele ser constante. El segundo hace referencia a un cálculo estadístico del tiempo que puede vivir una persona en un entorno social dado.

Así lo explica el doctor Daniel Bunout, jefe del Laboratorio de Envejecimiento del Inta (Chile), quien, para demostrar por qué hay factores que hacen que unas personas lleguen de mejor forma a edades avanzadas, utiliza dos diapositivas: en una aparece la imagen de un primate con bolsas en los ojos, con pelaje canoso, ralo, opaco y casi inexistente en los muslos y trasero; a su lado se aprecia otro de mirada vívida, pelo sano, brillante, color caramelo y abundante. "Los dos -dice- tienen 27,6 años, pero el saludable fue sometido a restricción calórica".

Investigaciones

El francés Hugo Aguilaniu, de la Escuela Normal Superior de Lyon, cuenta que en su país la longevidad aumenta tres meses por año. "La ciencia avanza rápido, todos los meses salen estudios nuevos", asegura. Dice que se logró multiplicar por 15 la esperanza de vida del gusano nematode y que se descubrió la molécula radiodurans, que resiste a las radiaciones y resucita cada vez que la destruyen.

Estos avances son buenos y auspiciosos, pero pueden producir un desbalance demográfico global importante. "Hay que tener cuidado porque al dominio de la longevidad y el envejecimiento está demasiado vinculada la idea de la 'juventud eterna' y la inmortalidad. Lo que somos capaces de hacer es modificar la mortalidad y el envejecimiento en los organismos, y eso ya es bastante", afirma Aguilaniu.

El dilema hoy es que estamos viviendo más años, pero si persisten los malos hábitos de sedentarismo, altos índices de obesidad y de consumo de tabaco, la longevidad "puede disminuir", dice Bunout.

En nuestros países apenas se empiezan a realizar estudios relacionados con las causas asociadas a la longevidad y los parámetros de envejecimiento. Todo está por hacerse.

0 años
Gestación

0 a 12 años
Niñez

Entre los 5 y los 9 meses, el bebé empieza a ejercitar sus órganos sensoriales; de los 2 a los 4 años entra en la fase simbólica; de los 4 a los 7, a su periodo de pensamiento intuitivo. Ingresa a la escuela, donde empieza a socializar. Imita y es capaz de ver la realidad en su dimensión.

12 a 21 años
Pubertad

Es la difícil etapa de tránsito hacia la vida adulta: el cambio corporal, el inicio de la actividad hormonal, el despertar sexual, la rebeldía contra la autoridad familiar, la ensoñación y el primer enamoramiento. Se asume como un ser social y como parte de un grupo. Descubre las identidades sexuales de los individuos.

21 a 65 años
Adultez

Hombres y mujeres alcanzan la plenitud de su desarrollo biológico y psíquico. Su personalidad y carácter muestran mayor firmeza, determinación y seguridad en todos los aspectos de la vida, social, laboral y emocional. Es el momento de pensarse como un ser solitario o como un constructor de un hogar.

70 en adelante
Ancianidad

Se inicia, más o menos, a los 60 años. Se caracteriza por una disminución cada día más acentuada de la fuerza física, lo que, a su vez, ocasiona en la mayoría una sensible y progresiva baja de las cualidades de su actividad mental. Los rasgos de la personalidad y de carácter se van modificando.

La rapamicina es la esperanza

Uno de los grandes hallazgos sobre el envejecimiento celular se dio en la Isla de Pascua, en Chile. Se llama rapamicina. La bautizaron así porque proviene de un hongo que se cultiva en Rapa Nui (descubierto en 1975). En el 2009, un estudio publicado en la revista Nature mostró que esta sustancia era capaz de prolongar en un 38 por ciento la vida de ratones. El doctor James Kirkland, director del centro de envejecimiento Kogov de la Clínica Mayo, dice: "Las drogas que se están investigando, como la rapamicina, aumentaron la esperanza de vida y retrasaron desórdenes relacionados con la edad cuando fueron administradas en ratones".

Por ahora, continúa el especialista, están en etapa de investigación porque "tienen efectos colaterales serios, pero representan un paso adelante en el desarrollo de tratamientos para retrasar la progresión de disfunciones relacionadas con la edad y, tal vez, enfermedades de la vejez".

Políticas públicas débiles

Mientras en Francia las políticas públicas abordan a los adultos mayores como prioridad, en la mayoría de nuestros países hay pocos especialistas. "Nos arriesgamos a tener a muchos con enfermedades propias del envejecimiento. No se trata de alargar la vida, sino de mejorar el bienestar de los viejos", dice el investigador francés Hugo Aguilaniu.

En Okinawa están los más viejos

Los habitantes de la isla de Okinawa, en Japón, son la población más longeva y saludable del planeta. Con una esperanza de vida promedio de 81,2 años -86 para las mujeres, 78 para los hombres-, el secreto de sus lugareños es alimentarse sanamente y mantenerse activos. Por eso, una postal habitual del lugar tiene imágenes de personas centenarias jardineando en los campos y patios o practicando karate al aire libre. "Ellos, además, tienen muchos vínculos con sus familiares y parientes. Saben conservar redes sociales e invierten tiempo en su comunidad. Tener muchas redes sociales es también clave para vivir más", dice Leslie Martin, coautora del libro The Longevity Project.

Ayudar invita a vivir más

Lo que más llamó la atención de Leslie Martin con respecto a los resultados de The Longevity Project fue constatar lo sencillo que puede ser cambiar pequeños hábitos para prolongar la vida. Por ejemplo, una de las cosas que encontró es que quienes están activamente comprometidos con otras personas son más propensos a vivir más tiempo en relación con aquellos que permanecen aislados: "El significado es muy poderoso. Cuando reúnes esta evidencia junto con otros hallazgos, te das cuenta de cuán importante es tener un trabajo por el que sientas pasión y comprometerte con tu comunidad. Puedes hacer voluntariado o cosas que beneficien a otros o al medio ambiente", comenta la autora.

Colombianos, envejeciendo

De acuerdo con el Censo del 2005 -último realizado en el país-, cerca de 3,8 millones de personas en Colombia son mayores de 60 años. Sin embargo, las proyecciones estadísticas indican que la pirámide poblacional se está invirtiendo.

Según el Dane, por cada cinco menores de 15 años hay un adulto mayor de 60; para el 2025 esta relación será de un mayor de 60 años por cada dos menores. Para el 2050, los ciudadanos de la tercera edad superarán al total de niños en Colombia. La expectativa de vida proyectada es de 75,22 años para el periodo 2010-2015 (72,07 años para los hombres y 78,54 para las mujeres). Según la ENDS 2010, por cada 100 mujeres mayores de 60 años en el país hay 81 hombres.

Carlos Cano, médico geriatra y director del Instituto de Envejecimiento de la Universidad Javeriana, asegura que este rápido envejecimiento de la población "encuentra a un país sin preparación para enfrentarlo desde el punto de vista asistencial y de políticas públicas".

Un reciente análisis de la carga de la enfermedad, hecho por la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, demuestra que los colombianos están llegando enfermos a viejos. La mayoría están afectados por males crónicos, algunos prevenibles. Los más comunes son los cardiovasculares, seguidos por la diabetes.

Luego están las alteraciones musculoesqueléticas y los problemas de salud mental.

El otro lado de las calorías

El Departamento de Biología Molecular y Celular de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia, acaba de publicar una investigación en la que intenta dilucidar por qué permitiría vivir más la restricción calórica, es decir, la reducción del consumo de calorías entre el 50 y 75 por ciento de lo que requerimos, manteniendo el aporte de los otros nutrientes. Uno de sus autores, Mikael Molin, explica que el principal resultado fue constatar que la restricción previene que la Prx1 -enzima antioxidante que evita la formación de tumores y enfermedades como Alzheimer y Parkinson- sea desactivada cuando envejecemos. "Es importante destacar que todavía no se ha realizado ningún estudio que investigue de frente cuál es su efecto en las personas (solo en animales). Sin embargo, se puede inferir que sus beneficios podrían ser extensivos a humanos".

NATALIA NÚÑEZ
El Mercurio (Chile)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.