Señores multinacionales

Señores multinacionales

notitle
07 de marzo 2012 , 06:48 p.m.

    Señores, "Extractores de la Naturaleza", reciban esta palabra, una vez más bajo las barbas de los árboles sombríos, ya han pasado numerosas asambleas entre nosotros; ya han sido más de cien las charlas abiertas con ustedes, las nombradas "consultas previas" y, sin embargo, el entendimiento no llega; continúa tío conejo sin atender los consejos del abuelo búho. Seguimos recorriendo los "territorios matrices" cercados... justamente son los territorios que sostienen los latidos de la pureza natural del país. Desde estas matrices les enviamos nuestro puente de voces para acercarnos a otro tipo de entendimiento: el de la sobrevivencia.

    Estamos de regreso del cuerpo dialogante de las Mesas de Concertación Indígenas, de las Consultivas de Alto Nivel Afrodescendiente... y nuevamente las palabras prudentes no encuentran sonoridad en los oídos ejecutivos. Ahora, de regreso a la profundidad de los lares, al conjunto orgánico del territorio, tejemos esta palabra cerca, muy cerca del grito de la sangre, del sonido de la linfa y el roce de los huesos columnares del subsuelo. ¿Los han escuchado alguna vez?

    Sabemos que la espiritualidad, que ustedes llaman romanticismo, es el peor enemigo de los negocios; por ello no esperamos que ustedes nos den la razón, sólo queremos evidenciar la proporción entre su sed de ganancias y el tamaño de sus desastres... y la desproporción final de sus responsabilidades.

    Igualamos el peso de sus nombres lustrosos con los efectos de los predios que desolarán: "Greystar Gold = polvo de piedra de Santurbán; Cerrejón = vapor del río Ranchería; MPX (Brasil) = socavón del verde Perijá (La Guajira);  Anglo Gold Ashanti = laderas estériles de La Colosa (Tolima); Muriel Mining Corporation = aguas envenenadas del Cerro Cara Perro o Ellausakirandarra (Chocó); Grupo Brisa = herida del cerro de Julkuwa de Dibulla; Endesa (Emgesa) = hambre del río Magdalena en El Quimbo (Huila)"... entre otras más.

    La Gran Minería, es la criatura que ustedes han creado para sostener el movimiento del mundo que, debido a su crecimiento sin fin, terminará por devorarse a sí misma y, con ello, generar el colapso del planeta; terrible criatura que enfrentamos y enfrentaremos con las rogativas de la pertenencia y los cantos de la permanencia colectiva de los habitantes rurales... cantos entrelazados desde el hielo de los Inuits del Canadá hasta los glaciales de Perito Moreno en la Tierra del Fuego... a ella le diremos No, le diremos ¡ya basta!... y nuestra sangre derramada, tal vez, sea la última frontera.

    Señores Multinacionales, no insistan en violar nuestras autonomías que compartimos con el águila y la hormiga, no insistan en contaminar nuestra verde matriz madre de niños y lagartos, regresen a los espacios de la prudencia en donde el castor detiene su tala; vuelvan a los terrenos de la serena inteligencia en donde cada elemento encuentra el equilibrio de la utilidad necesaria; desistan del delirio de la acumulación y regresen a los viajes a pie frente a las lentitudes de las puestas del sol; prolonguemos los años en la tierra del tejedordealientos: el ser Humano.

    No insistan en estropear la celebración de lo simple. Aún no es tarde para el Hombre. Los estaremos esperando en el círculo de la palabra templada... allí le ofreceremos las narraciones que nos hablan de aquel amanecer luminoso que se revela en las cercanías del suicidio... en donde el uso de los dones es dosificado y no altera el mecanismo del entorno... en donde el poder del dinero es dominado por el poder genésico del ecosistema. Todo ello todavía es posible, a pesar de los nubarrones en el horizonte.

    En cualquier caso, la Gran Minería no es una opción para nosotros: los hijos de la Gran Madre Fértil... extensa entre serranías, llanuras y selvas.

    (Reflexión originada de las innumerables reuniones fallidas entre las autoridades tradicionales indígenas, afrodescendientes y campesinas de Colombia con los altos ejecutivos de las multinacionales y representantes de los gobiernos nacionales).

MIGUELÁNGEL LÓPEZ-HERNÁNDEZ
amerindia@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.