Margalida Castro interpreta a Gertrudis, la luz de 'El secretario'

Margalida Castro interpreta a Gertrudis, la luz de 'El secretario'

Con este rol, Margalida Castro ganó el India Catalina a Mejor actriz de reparto.

02 de marzo 2012 , 07:48 p.m.

Le pasó hace tres semanas mientras almorzaba en un centro comercial del norte de Bogotá. Una niña llegó hasta donde estaba Margalida Castro y le dijo: "Dudisita, ¿me permite darle un mordisquito?, yo le hago pasito".

Dudisita (diminutivo de Gertrudis) es el personaje que Margalida Castro interpreta en la telenovela El secretario, de Caracol, y que la hizo merecedora del premio India Catalina de Televisión en el apartado de Mejor actriz de reparto.

Ella se alzó la manga de la chaqueta y dejó que la niña la mordiera. "Luego se fue, corriendo, feliz", dice y agrega que, por el corto tiempo que dan en Cartagena -donde se entrega el premio- para las palabras de los ganadores, no pudo agradecerles a los niños el cariño que le dan por su personaje.

Y es que Dudisita es parte fundamental de El secretario: la mejor amiga de Emilio, el protagonista: "Soy como su hada madrina, su muppet", dice Castro.

La actriz está en la televisión desde 1967. Entre sus personajes más recordados están Sussy Borda de Lavalle, la mamá de la 'Mencha' (Margarita de Francisco) en Gallito Ramírez, que también le deparó el India Catalina.

Además, el de Élida Pérez en Música maestro, en la que pudo mostrar su gran pasión: tocar flauta, instrumento que aprendió a interpretar en el Conservatorio de la Universidad Nacional, donde también estudiaba arquitectura.

Las dos carreras las dejó para dedicarse a la actuación "y sin pensarlo: mis maestros me recomendaron para tocar la flauta en Dulcita y el burrito, montaje en el que estaban Consuelo Luzardo, Carlos Muñoz, Pepe Sánchez y Álvaro Ruiz, los actores que yo veía en Yo y tu y que me encantaban. El director era Carlos Perozzo (que falleció hace algunos meses) y entre él y yo hubo flechazo. Lo dejé todo", cuenta, y no cambia por nada el giro que dio su vida.

Y es porque ha sido feliz en su oficio y haciendo felices a los demás. "Con las telenovelas entramos a cárceles, hospitales, ancianatos... A sitios donde hay dolor, y hacemos olvidar la tristeza por un rato".

Así como obtuvo uno de los galardones más prestigiosos de la TV, dice que ya tiene el India Catalina emocional: "Hace un tiempo, en Chile, entré a un almacén y una vendedora me dijo que por mi personaje de la tía Chavela en Paquita Gallego, que pasaron en ese país, pudo sobreponerse al fallecimiento de su bebé, por muerte súbita".

La mujer le dijo: "No me suicidé por la fuerza de su personaje. Chavela se murió, pero se quedó con Paquita. Igual mi hijo, se quedó conmigo".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.