La Irán religiosa fue a las urnas

La Irán religiosa fue a las urnas

Desde las controvertidas elecciones del 2009, los iraníes no ejercían su derecho al voto.

notitle
01 de marzo 2012 , 06:02 p.m.

En aquel momento, la reelección del presidente Mahmoud Ahmadineyad fue puesta en duda por los líderes reformistas y un inmenso grupo de la sociedad que inició un movimiento de protestas sin precedentes desde la creación de la Revolución Islámica.

Desde entonces, el Régimen comenzó una violenta represión contra esa parte de la sociedad insatisfecha que terminó con miles de personas en prisión -incluidos los ex candidatos Mir Hussein Musavi y Mehdi karrubi que están bajo arresto domiciliario- un centenar asesinadas y miles más presionadas por el régimen para que se conviertan en sus informantes a cambio de su libertad.

El dramático desenlace de aquellas elecciones ha traído como consecuencia que la pelea por el dominio político del país haya cambiado de escenario en los últimos años.

La mayoría de reformistas, que por años fueron los opositores de los conservadores, decidieron no participar. "Estas son unas elecciones en una sola dirección", asegura el analista político Hermidas Baband, que explica que irónicamente la disputa política se llevará a cabo entre el Presidente Mahmoud Ahmadineyad y muchos de los políticos conservadores que lo defendieron en su momento y que se han alineado del lado de los clérigos y del Líder Supremo, Ali Jamenei.

Ambos sectores han terminados enfrentados en el último año después de que el Presidente Ahmadineyad y su círculo cercano fueran acusados de desafiar la autoridad del Líder Jamenei. Los acusan, entre otras cosas, de querer poner a un lado a los grupos religiosos e ir en contra de los valores del Islam a través de la recuperación de algunas tradiciones persas pre islámicas.

Como consecuencia de esta división dentro del sistema, la gran masa de personalidades conservadoras, o también conocidas como principalistas, han convertido el apoyo al Líder supremo en uno de los principales temas de campaña de estas elecciones que llegan en  un momento en que Irán se encuentra bajo la amenaza de un ataque.

El régimen, que necesita de una participación masiva de la población para buscar recuperar una legitimidad que se puso en duda a partir de 2009, ha adelantado una campaña que relaciona el voto con el rechazo a los enemigos.

Lo que han difundido es que hay que votar para mandarle un mensaje a quienes se oponen a la República Islámica. "¿Para qué votar si ellos se encargarán de demostrar que mucha gente lo hizo?", aseguró Mehdi, un empresario iraní que se denomina así mismo adicto a la política y que vive a medio camino entre Vancouver y Teherán.

Desde hace semanas han vuelto a reaparecer viejos rumores de que Israel estaría pensado atacar las instalaciones nucleares persas si este país no detiene su programa de enriquecimiento de uranio -paso necesario para tener una arma nuclear- y decide ser absolutamente claro sobre su programa atómico.

Países como Estados Unidos e Israel tienen la sospecha que la República Islámica busca fabricar armas nucleares. Por su parte el Líder Jamenei, que tiene la última palabra en cuestión de seguridad nacional, siempre ha negado estas acusaciones bajo el argumento de que el Islam prohíbe este tipo de armas.

"Este programa nuclear es un proyecto nacional y gane quien gane estas elecciones nunca lo pondrá en cuestión", aseguró Mehdi, que pidió que no se publicara su apellido.

"Está claro que Ahmadineyad y su grupo se están organizando para trabajar dentro del sistema", explicó Baband, que asegura que su estrategia ha sido trabajar en las áreas rurales y poblaciones pequeñas a donde han llegado dando dinero.

Muchos de esos candidatos se han presentado a estas elecciones como independientes, sin hacer ninguna relación con el Presidente. Por esa razón, coinciden muchos analistas en Teherán, el apoyo real de Ahmadienyad en el nuevo Parlamento sólo se conocerá una vez terminadas las elecciones.

"Estamos en el mismo bando que el presidente Ahmadineyad. Nuestra crítica está relacionada con la manera como ve y expresa los problemas. Es sólo una cuestión de gustos", explicó Laleh Eftekhari, una de las ocho mujeres que hacen parte del Parlamento actual y que se presentó a elecciones en la lista del Frente Principalista conformado por políticos cercanos al Líder y críticos con algunas políticas de Presidente.

El resultado de las elecciones se conocerá dentro de dos o tres días.

Catalina Gómez Ángel
Para EL TIEMPO
Teherán

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.