El comando uribista debe desmovilizarse

El comando uribista debe desmovilizarse

El uribismo necesita con urgencia desmovilizar a sus propios dirigentes.

18 de febrero 2012 , 08:19 p.m.

Desde cuando el cura guerrillero Camilo Torres emitía inflamadas invitaciones a levantarse en armas contra el sistema no se palpaba un aroma revolucionario tan penetrante como el del mensaje que envió el martes el excomisionado de paz Luis Carlos Restrepo. Como los de Camilo, procedía de la ilegalidad y la clandestinidad. Como los del sacerdote rebelde, proponía la toma del poder. Como las proclamas guerrilleras, lanzaba algo parecido a un plan de gobierno y planteaba la urgencia de convocar una Asamblea Constituyente para refundar el país. Y, lo mismo que Camilo, estaba totalmente equivocado en el modo de reivindicación escogido.

Las diferencias radican en que Torres exponía la vida en la manigua mientras que Restrepo pasea por Miami o Panamá, amén de que el religioso proponía avanzar hacia un futuro incierto y el siquiatra añora un pasado temible; aquel empuñaba las armas de fuego y este las del verbo fogoso; el cura pedía el poder para el pueblo y Restrepo para un grupo político y económico; es decir, una oligarquía.

El uribismo, que -justo es reconocerlo- ayudó a desmovilizar a numerosos paramilitares y guerrilleros, necesita con urgencia desmovilizar a sus propios dirigentes. A fuerza de retórica, trinos irreflexivos, esguinces a las autoridades y actos de desacato, su cúpula se ha vuelto un grupo rebelde y va camino de degenerar en bacrim, con una parte de sus integrantes en la cárcel, otra parte encausada y varios jefes en búsqueda y captura internacional. Habría que ver si sus más altas cabezas, al apoyar la fuga de sus colegas e invitar a desconocer leyes y sentencias, no incurren en una apología del delito.

Aparte de la proclama con que Restrepo busca disfrazarse de líder político perseguido, también exhala un tufillo antiguo José Obdulio Gaviria, quien, según su confesión, se comunica telepáticamente (?!) con Restrepo. Dice Gaviria que Luis Carlos está "en la trinchera de combate" y enfrentará a sus opositores con invencible dialéctica, pues es víctima de "una orden de captura ilegítima de sus enemigos políticos". "Más pronto que tarde -anuncia o amenaza- retornará al poder con Álvaro Uribe". ¡Y critican a 'Timochenko'! Está claro que José Obdulio, que alguna vez militó en fuerzas de izquierda, conserva la carreta trasnochada del mamerto, pero sustituyó sus ideas por las contrarias.

En cuanto a las acusaciones de la Fiscalía contra Restrepo por la falsa desmovilización de una guerrilla de oropel -cargos que son sin duda graves y parecen incluso excesivos o exagerados- ignoro si responden o no a la realidad, pues no conozco el expediente. Lo que sé es que los dirigentes políticos que lo apoyan se equivocan en sus planteamientos y en sus métodos.

Uribe subió a la presidencia por reacción general contra los crímenes de las Farc y fue reelegido merced al éxito inicial de su programa de seguridad. Pero de allí en adelante lo elevaron al altar del mesías y se creyó que todo era válido para perpetuarlo en la Casa de Nariño. Epílogo: los procesos a sus áulicos por atropellar la ley.

Ahora sus subcomandantes anuncian que volverán al poder y, además, que promoverán una reforma para que su líder suba por ocho años, pese a que la Constitución prohíbe del todo su regreso. También descalifican a Santos, exigen reformar la justicia y demandan la liberación de sus presos. Ah; y un tribunal ad hoc para Restrepo, a quien comparan con Jesucristo.

Esto no es un programa: esto es una amnistía. Pero, para que la haya, primero deben desmovilizarse.

ESQUIRLAS. 1) De gran importancia social es el derecho efectivo al agua que puso en marcha el alcalde Gustavo Petro en las zonas más pobres de Bogotá. 2) Algunos nombres más para la lista de la Generación Asombrosa, 1920-1930: Belisario Betancur (1923); los poetas J. Gaitán Durán (1924-1962) y E. Cote Lamus (1928-1964); el filósofo Danilo Cruz Vélez (1920-2008); los escritores Otto Morales (1920) y Jaime Sanín Echeverri (1922-2008); el director teatral Jaime Botero (1930-1994).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.