Caso Colmenares enfrenta a 2 de los abogados más importantes del país

Caso Colmenares enfrenta a 2 de los abogados más importantes del país

Jaime Lombana y Jaime Granados, en pugna por probar si esta muerte fue un asesinato o no.

notitle
04 de febrero 2012 , 10:36 p.m.

A dos semanas de que se formalice el escrito de acusación contra Laura Moreno y Jessy Quintero, señaladas por la fiscalía de encubrir la muerte del estudiante de la Universidad de Los Andes Luis Andrés Colmenares (descubierta el 31 de octubre del 2010 en el parque El Virrey, de Bogotá), los poderosos abogados Jaime Granados y Jaime Lombana preparan al milímetro cada una de las pruebas que sustentarán sus tesis, diametralmente opuestas.

Normalmente desde la misma orilla, Granados y Lombana representan al expresidente Uribe, pero también se han enfrentado en el caso del oficial Arango Bacci, y Lombana desistió de acompañar a su colega en la demanda contra Gustavo Petro por pánico económico. Esta vez, Granados busca demostrar que Laura Moreno no es responsable de la muerte del universitario -la defensa de Quintero tiene la misma teoría- y que la tragedia obedeció a un accidente.

Por el contrario, Jaime Lombana se empeña en decir que Colmenares fue asesinado y que las universitarias están encubriendo la verdad.

EL TIEMPO habló con los dos abogados en el marco de la extraña muerte del muchacho que conmocionó al país y que aún está llena de dudas: ¿Luis Andrés resbaló al caño tras salir de una fiesta de Halloween? ¿Fue asesinado en otro lugar y luego arrojado al canal? ¿Hay intereses poderosos de desviar la investigación? ¿Por qué hay dictámenes forenses totalmente opuestos?

El juicio podría extenderse hasta mediados de año. Solo hasta entonces se sabrá quién dijo la verdad y quién defendió una mentira.

'A Luis A. le inyectaron licor'

Jaime Lombana intentará demostrar que existió un homicidio.

¿Qué le hace pensar que fue un homicidio?

Tengo la absoluta certeza de que fue un homicidio y que hubo un gran montaje para encubrir y hacer creer que fue un suicidio, que fue la tesis con la que arrancaron en la contraparte. Las lesiones que presentaba Luis Andrés Colmenares en el cráneo tienen ángulos distintos que desvirtúan la posibilidad de algo diferente a un homicidio.

Las fracturas ovaladas se hicieron con objetos contundentes. Cada lesión en el pómulo izquierdo se hizo con el fondo de una botella y, si fuera una caída o un suicidio, como ellos lo creen (defensa de Jessy Quintero y de Laura Moreno), es imposible que alguien se fracturara de esa forma y de los dos lados de la cara. Laura Moreno trató de engañar a la justicia en el sentido de que lo vio (a Luis Andrés Colmenares) lanzándose al caño. Trataron de inducir a la administración de justicia. El caño del parque El Virrey es de muy poca profundidad y cualquier persona que caiga allí no va a sufrir unas fracturas como las que sufrió Luis Andrés Colmenares.

De otro lado, la comandante de bomberos que atendió el caso declaró que el cuerpo no se encontraba cuando se hizo la primera inspección y eso que se utilizaron linternas de gran poder. Ellos concluyeron que no había nadie. Por lo tanto, el cadáver fue puesto después. Laura y Jessy Quintero están encubriendo a alguien. La labor de la justicia también se centrará en buscar a los responsables para que paguen penalmente.

¿Cuáles son las principales inconsistencias en las tesis de su contra parte?

Por ejemplo, Luis Andrés presentaba una fractura en el paladar y las pruebas técnicas demuestran que le inyectaron alcohol. No digo que él no se hubiera tomado unos tragos, pero no estaba borracho como dicen Laura y Jessy. De lo contrario no hubiera podido salir corriendo. La rigidez cadavérica demostró que Luis Andrés estuvo boca arriba y el cuerpo lo encontraron boca abajo en el caño. A Luis Andrés no lo mataron en el parque El Virrey.

Lo mataron en otra parte y luego llevaron el cuerpo. Hay siete fracturas en el cráneo y hubo actos evidentes de violencia. La tesis de ellos riñe con la verdad y es absurda y encubridora; es la verdad que se aleja de la administración de justicia.

Lamento que abogados prestantes se presten a encubrir la muerte de un muchacho que tenía unos papás que lo amaban profundamente, que iba a tener dos carreras profesionales y al que todo el mundo admiraba por su manera de ser. Laura y Jessy deben decir la verdad y llenarse de piedad cristiana. Repito, Luis Andrés Colmenares fue asesinado y ellas saben qué fue lo que pasó y eso se reconoce en unas grabaciones con las que cuenta la Fiscalía.

¿Cuáles son los testigos claves en este proceso?

Paradójicamente, los testigos son todos los que eran amigos de Luis Andrés Colmenares. Me parece sensato cuando el papá del muchacho (Luis Alonso Colmenares) dice que es doloroso que los propios amigos se hayan prestado para ocultar su crimen y que Luis Andrés sí era un amigo para ellos, pero ellos no lo eran para Luis Andrés. Detrás de esto puede haber capacidad económica y poder y eso nos llena de susto. No hay derecho a que a una persona, independientemente de su condición, le hagan un montaje para ocultar su muerte. Las causas del homicidio se tratarán de encontrar en el proceso.

¿Siente que se ha presentado una manipulación del caso?

Totalmente. La primera necropsia de Medicina Legal fue manipulada pero no sé quién la ordenó. La necropsia ha debido tener un dictamen de homicidio y no concluir que se trató de un suicidio o de otra cosa.

También hubo manipulación cuando se borraron unas grabaciones de unas cámaras de video del sector, que probablemente hubieran podido arrojar luces de lo que sucedió esa noche (31 de octubre del 2010). Otro hecho raro es que hayan tratado de quitarle el caso al fiscal 11 Antonio Luis González, porque saben que él es un hombre honesto y que desde el principio se ha empeñado en descubrir la única verdad: que Luis Andrés fue asesinado.

¿Dónde está la clave para ponerle fin a este misterioso caso?

La Fiscalía ha hecho notables avances y sigo invitando a las niñas Laura y Jessy a que digan la verdad. Yo no digo que ellas hayan sido las responsables directas del asesinato, pero tuvieron el rol de garantes y esa omisión conlleva una responsabilidad penal. Las grabaciones que tiene la Fiscalía indican que ellas saben algo.

¿Qué piensa de la apertura formal de investigación contra Carlos Cárdenas? (nombrado en las investigaciones)

Me parece acertada y que es idónea. Primero, el señor Carlos Cárdenas dijo que no había estado en la fiesta y luego dijo que sí. Ha tenido muchas contradicciones. Si él estuvo comprometido en el homicidio de Luis Andrés Colmenares, eso lo veremos más adelante.

¿Cómo evalúa el papel de la Fiscalía en este caso?

Antonio Luis González es un gran investigador, un hombre honesto y valiente. Pretendiendo audiencia, el doctor Jaime Granados (abogado de Laura) está tratando de decir que la tesis del fiscal es equivocada.

¿Por qué un abogado de su talla decidió asumir este caso?

Porque todas las familias colombianas tenemos un hijo y no nos gustaría que lo asesinaran de una manera tan cruel y cobarde.

¿Cómo se siente enfrentando al abogado Jaime Granados?

Es un abogado muy respetable, pero pienso que no debería prestarse para encubrir un hecho en el que las pruebas indican que se trató de un homicidio.

¿Por qué asumió el caso?

Acepté la defensa porque todas las familias colombianas tenemos un hijo y no nos gustaría que lo asesinaran de una manera tan cruel y cobarde. (...). Lamento que abogados prestantes se presten a encubrir la muerte de un muchacho que tenía unos papás que lo amaban profundamente, que iba a tener dos carreras profesionales y al que todo el mundo admiraba por su manera de ser.

'Técnica forense dirá la verdad'

Jaime Granados, abogado de Laura Milena Moreno.

¿Cuál es su base para pensar que se trató de un accidente?

En primer lugar debe quedar claro que la carga de la prueba la tiene la Fiscalía. La defensa no tiene ninguna carga probatoria. La que tiene que probar su teoría del caso es la Fiscalía y, ¿cuál es esa teoría? Que Luis Andrés Colmenares fue asesinado, que hubo un homicidio; hubo una muerte violenta en la que hubo unas golpizas con un arma contundente, que le ocasionó esas fracturas y que luego se simuló que había caído en un caño. Luego se imputó y ahora se presentó escrito de acusación en contra de mi cliente, Laura Moreno, alegando que ella es coautora impropia de ese delito.

La posición de la defensa es que la versión que ha dado Laura, porque ella no guardó que tenía por derecho constitucional sino decidió dar su versión desde el comienzo, es que él cayó en virtud de un accidente, que estaba en un estado de ebriedad importante, como aparece certificado por Medicina Legal, y que murió como consecuencia de la caída a un caño.

Esa es la tesis que nosotros, a pesar de no tener la obligación de probarla, porque la que tiene que probar es la Fiscalía, vamos a establecer en el juicio cuando haya la oportunidad  adecuada de una manera pública, transparente y delante de toda la comunidad. Allí se mostrarán las pruebas.

Al día de hoy no existe una sola prueba para nadie, porque en el Sistema Penal Acusatorio solo es prueba lo que se presenta en una audiencia mediante un juicio oral. Todo lo que tiene la Fiscalía, que no lo ha entregado, y todo lo que tiene la defensa, que tampoco se ha entregado, no es prueba. Solo hay elementos materiales de prueba, evidencias o informaciones.

Por eso es equivocado cuando algunas personas señalan que en poder de la Fiscalía existen pruebas contundentes. Nosotros tenemos elementos importantes que se presentarán en su momento. No puedo mencionar cuántas pruebas ni cuántos testimonios tenemos.

 Hasta ahora estamos dando inicio. Primero hay que esperar la audiencia en la que se formalice el escrito de acusación en una audiencia ante un juez de Conocimiento que determine el sistema judicial colombiano y la audiencia preparatoria. En ese lapso la Fiscalía debe enumerar sus pruebas y la defensa, los elementos que tiene en su poder. Después se define la fecha para la celebración del juicio oral.

¿Cuándo se va a definir la suerte de ese caso?

Entre la primera audiencia de escrito de acusación (se calcula que se hará en unos 15 días) y la de juicio hay un plazo de 90 días hábiles. En ese juicio oral es la que realmente se va a presentar la prueba y ahí se hace pública. Los intervinientes -Fiscalía y Defensa-, tienen la posibilidad de interrogar y contrainterrogar a los testigos y peritos y ahí es donde se va a saber toda la verdad. Después vienen los alegatos finales el juez tendrá que tomar una decisión sobre la inocencia o culpabilidad. Entonces, esto apenas está empezando.

¿Qué inconsistencias han encontrado en la contraparte?

El fiscal cree que hay un homicidio donde yo creo que no hay un homicidio. La Fiscalía tiene una hipótesis que, por supuesto, creo que está equivocada. Sé que el fiscal del caso es un hombre correcto, lo conozco hace muchos años, sé de sus credenciales y eso da garantías y cada uno está en sus roles. La Fiscalía tiene una hipótesis, la defensa, que no debería tenerla, la tiene y es que fue un accidente y en derecho penal el accidente no se sanciona. La defensa también va a querer probar su hipótesis y eso lo veremos en juicio. Lo que pasa aquí en este caso, por la publicidad que ha tenido y por el interés que han tenido los medios de comunicación, cosa que está bien y que no reclamo, es que de pronto se están tratando de sacar conclusiones definitivas anticipadas contra mi cliente y todavía no ha desfilado una sola prueba.

Sin embargo, la Fiscalía cuenta con un dictamen elaborado por uno de los más respetados forenses del país como lo es Máximo Duque y, según el cual, la muerte de Luis Andrés Colmenares fue un homicidio.

Indudablemente el doctor Máximo Duque es bastante reconocido en su campo, pero no es el único. La Fiscalía puede hacerlo y es legítimo. No tengo objeción y es perfectamente razonable, pero otra cosa es que no estemos de acuerdo con sus conclusiones.

¿Va a presentar una poligrafía en sus pruebas?

En primer lugar, la poligrafía es usada comúnmente en los servicios de Inteligencia de Colombia en el marco de algo que llaman pruebas de confianza. Por supuesto es que si estamos utilizando estas pruebas es para corroborar la versión de mi cliente. Obviamente ya veremos si presentamos o no una nueva prueba de poligrafía.

¿Hay alguna prueba técnica?

Tenemos un equipo con el que hemos estado reunidos, entre médicos, investigadores de toda clase y peritos. Este es un trabajo técnico y sofisticado, como lo está haciendo también la Fiscalía. Y tomará su tiempo. Esto hasta ahora empieza y no existe una sola prueba ni de allá ni de acá. Este es un caso que no se va a resolver a punta de versiones o rumores. La técnica forense determinará la verdad y afortunadamente en Colombia ha avanzado mucho la técnica forense.

¿Qué opinión le merece que se involucren a personas como Carlos Cárdenas (ex novio de Laura), la mamá y la abogada en este caso, cuando formalmente no hacen parte de la investigación principal?

Hay razones que tuvo la Fiscalía y que yo no voy a controvertir. Es cierto que el fiscal decretó la ruptura de la unidad procesal con el escrito de acusación y determinó que se mantuviera la indagación para saber quiénes pudieron haber participado en el homicidio, dentro de la hipótesis que él tiene. Y señaló en el escrito de acusación que hay una persona indiciada que se llama Carlos Cárdenas. Indiciado significa en términos coloquiales que es una persona sobre la cual hay una sospecha, que no significa una imputación, ni una acusación ni un juicio ni una condena.

En criterio del fiscal él es sospechoso de haber participado dentro de lo que él cree que fue un homicidio. El problema en Colombia es que no basta con ser sospechoso, tiene que seguir avanzando y por algo no lo ha imputado. Ese no es nuestro asunto.

¿Cuáles son los testigos claves en este caso?

No conocemos los testigos claves de la Fiscalía. Es prematuro hablar de eso.

¿Qué piensa del papel del fiscal del caso?

En general respeto mucho a los fiscales. Estamos en orillas diferentes y roles distintos y en particular al doctor Antonio Luis González le tengo un respeto y aprecio. Sé de sus calidades intelectuales y morales y sé que es una persona íntegra y esforzada académicamente. En este caso está dando lo mejor que él puede. Hay temas en donde no estamos de acuerdo y hemos tenido en audiencia enfrentamientos conceptuales, pero nunca personales. Creo que hay que respetar el estilo de cada persona pero, reitero, creo que está profundamente equivocado, pero mi opinión no vale nada al lado de lo que se determine en el juicio

¿Por qué decidió asumir este caso?

Es un reto profesional. En este caso quien lleva la representación de Laura Moreno como defensor principal es el doctor Pedro Aguilar. Un viejo amigo y pupilo mío e, incluso, fue socio y me pidió ayuda. Yo le dije que sí, pero que primero me gustaría tener el beneficio de una poligrafía para corroborar la versión de ella (Laura Moreno). Él se encargó de contratar una poligrafía con unos resultados que me parecieron satisfactorios y los hice públicos en su momento. Entonces le creí a la versión dada por ella y si lo está diciendo mi amigo, que es un abogado bastante respetable, vale la pena.

Ahora, al entrar a la intimidad del caso indudablemente viene una atracción desde el punto de vista profesional. Este es el clásico caso en donde se fijan dos posiciones completamente enfrentadas: Fiscalía y defensa, sobre un tema que es absolutamente técnico y que involucra una tragedia humana, porque he visto la tragedia de la familia de Laura Moreno. Ese es mi rol como defensor y esa es la oportunidad de hacer lo que uno ha preparado que es buscar que se haga justicia. De ahí saldrá la verdad y será un juez el que decida con base en unas pruebas que se harán públicas.

Un caso de estos que genera una conmoción en el país donde se piensa que 'cómo es posible que amigos de un joven brillante y talentoso como Luis Andrés Colmenares hubiesen participado en su muerte', pues eso le baja el tono moral a la juventud si eso llegara a ser cierto. Yo he sido profesor de Los Andes y sé de las calidades humanas de sus estudiantes y me costaría mucho trabajo pensar que unos alumnos se prestaran para eso. Ellos no se prestarían para eso.

Además, pienso que el derecho penal cumple una función terapéutica y de hecho soy miembro fundador de la Asociación Iberoamericana de Justicia Terapéutica y manejo el capítulo de Colombia con sede en la Universidad Javeriana. Me he dado cuenta que el derecho penal puede ayudar a sanar y mal manejado puede generar más traumas. El descubrimiento de la verdad en este caso puede cumplir una función terapéutica para la familia de la víctima, porque entiendo el dolor, por lo menos desde afuera. Cualquiera que haya sufrido la pérdida de una persona como Luis Andrés Colmenares, al que destacan siempre pos sus calidades, morales e intelectuales, sufre un drama. Pero si el derecho puede establecer la verdad, esa verdad va a generar un grado de sanación.

Yo aspiro a que esa verdad sea en la que creo como defensa y es que fue un accidente. Y eso generaría una reconciliación en el país en el sentido de que nunca hubo unos estudiantes que asesinaron a un joven compañero que estaba indefenso, sino que fue un accidente.

¿Ha sentido inequidad en el caso?

No. Evidentemente no porque lo quieran así los medios. Los medios no quieren las cosas porque sí. Surgen unas dinámicas naturales y yo las tengo que entender y respetar. Pero es un hecho evidente que ha habido cierta macartización del caso tratando de señalar como responsable a mi cliente, Laura Moreno. Laura no es responsable de ningún delito y se presume que es inocente, pero o se le ha tratado como inocente.

La propia Fiscalía comete la imprudencia de señalarla como culpable. Incluso, la Fiscal General hizo un anuncio en los medios indicando que hay suficientes pruebas que establecen la culpabilidad. Con todo respeto debo decir que hasta ahora no hay pruebas y que se presentarán en el juicio. No se puede cuestionar la presunción de inocencia.

¿Por qué mi cliente está en prisión domiciliaria? Por una sola razón: en opinión de un juez de Control de Garantías, cosa que yo respeto, considera que hay peligro de fuga, dada la gravedad del delito. ¿Le han probado que no es inocente? No. Todo se demostrará en juicio y es como si ya se quisiera saber, guardadas las proporciones, quién es el campeón del mundial de fútbol  cuando aún no se han jugado las eliminatorias. El campeón se conocerá el día de la final. Mi cliente se expone a una pena no inferior a 30 años, lo que para una niña de 22 años es acabar su vida. Hay que tomar este juicio sin amarillismo y sin sensacionalismo y todo sujeto a la prueba.

¿Cómo se siente enfrentando a Jaime Lombana?

La mayor parte de la vida profesional hemos estado enfrentados, no del mismo lado. Ha habido defensas en las que hemos estado del mismo lado. Hemos tenido amigos personales como el doctor Luis Camilo Osorio o como el expresidente Álvaro Uribe y como pueden ser otros casos. En esta oportunidad el ejercicio de la profesión nos llevó a estar en orillas diferentes y yo lo único que considero es que todo se hará con el mayor respeto y altura profesionales. Esa es mi forma de actuar y es lo que aspiro que hagan los demás.

 ¿Por qué asumió el caso?

Es un reto profesional. Al entrar a la intimidad del caso, indudablemente viene una atracción desde el punto de vista profesional. Este es el clásico caso en donde se fijan dos posiciones completamente enfrentadas: fiscalía y defensa, sobre un tema que es absolutamente técnico y que involucra una tragedia humana.

Un caso de estos que generan una enorme conmoción en el país.

Carlos Guevara
Redactor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.