'Hubo laxitud en el pabellón de parapolíticos': Director de la Picota

'Hubo laxitud en el pabellón de parapolíticos': Director de la Picota

El coronel (r.) Álvaro Valencia dijo que se han aplicado medidas que han devuelto la disciplina.

notitle
27 de enero 2012 , 09:20 p.m.

El director de la cárcel La Picota de Bogotá, el coronel en retiro Álvaro Valencia, reconoce que sí hubo incumplimiento de las normas en el pabellón de los parapolíticos, llamado ERE Sur, pero que se corrigió.

Citó por ejemplo, los controles a las visitas, pues antes se extendían por varias horas fuera del horario establecido.

Señaló también que si bien esta cárcel, que alberga 5.420 internos, cuenta con buenos niveles de seguridad, aún hace falta más guardianes y, especialmente, más tecnología.
 
Usted habla de cambios en el Ere Sur para mantener la disciplina. ¿Cuáles son los cambios?

Se tomaron una serie de medidas tendientes a normalizar la seguridad dentro del establecimiento. En algunas ocasiones se presentaron hechos como el del ex congresista (Juan Carlos) Martínez Sinisterra que ocasionaron una serie de comentarios de prensa por unas infracciones que él cometió durante su permanencia en el establecimiento. Entre las medidas estuvieron la observancia del cumplimiento de los horarios, que se han llevado al extremo, y el énfasis en la revisión de las actividades de redención de pena.
 
¿A qué se refiere con el cumplimiento de los horarios?

Se énfasis fue en la observancia de que se cumplieran los horarios como está estipulado en el reglamento, porque sí había cierta laxitud, situación que se corrigió gracias a que todos los internos están ocupados en diferentes actividades. Esa serie de infracciones del antaño se han abolido.
 
¿Esa violación al horario de qué tipo era?

Especialmente los horarios de visitas, las horas de ingreso y de salida. Los horarios de visita son los mismos para los siete establecimientos del complejo La Picota, y ellos se excedían, los prolongaban.
 
El Inpec adelanta una investigación disciplinaria por las trampas en la redención de pena.

¿Cómo se corrigió esto?

Se presentaron una serie de deficiencias de quienes tenían a su cargo el lleno de las planillas y los controles respectivos sobre el tiempo laborado. Hubo situaciones anómalas en donde se beneficiaron algunos, pero esa situación se ha subsanado.
 
Respecto a la nueva cárcel, junto a la antigua Picota, también ha habido actos de indisciplina. Ingreso de licor y otros elementos, hasta una fuga.

¿Hay fallas de seguridad en esa cárcel?

La seguridad del Eron (la nueva Picota) es buena. Lo que pasa es que sí se observa una cantidad de deficiencias de las que ya tiene conocimiento el Ministerio de Justicia y que fueron informadas en su momento. El Ministerio, por conducto de Fonade y con una inversión de 1.600 millones de pesos, tiene en mente desarrollar una serie de tareas para subsanar esta problemática que se ha generado sobre todo con la seguridad electrónica.
 
¿Cuáles deficiencias?

La principal deficiencia es la cubierta superior que no permite acceso directo de los rayos del sol. Sobre ello ha habido algunas quejas que se han tratado y ventilado en reuniones con Procuraduría, Personería y deferentes entidades. Se pretende construir un bloque análogo, adjunto al Eron, con el ánimo de habilitarlo para la hora de sol y para las visitas.
 
¿Y en cuanto a la seguridad, qué le preocupa?

Hay una serie de imperfectos en la seguridad electrónica  y sobre esto el Ministerio también ya tiene conocimiento. Hoy en día todo es digital, entonces no se requiere tanto de la cantidad de miembros o efectivos, sino de la cantidad de tecnología como cámaras de monitoreo, también algunas satelitales que no se tienen porque hay cámaras fijas, rotativas, pero no satelitales.
 
¿En la Picota tienen deficiencia de guardia?

El número ideal de efectivos para el cuerpo de custodia y vigilancia no se tiene y esto imposibilita los controles en relación con el escaso número de guardias para una población de internos intramurales, que oscila entre los 5.420. Es muy complejo mantener una vigilancia estricta y permanente. Por eso se piden más medidas para neutralizar cualquier tipo de acciones que pretendan perturbar el orden.
 
¿Cómo van con la aplicación de los bloqueadores de celular?

Algunos ya se han instalado, se hicieron los estudios, ensayo y demás para ver qué tal funcionaban. Yo aspiro que este primer semestre del año tengamos los bloqueadores de forma definitiva para que funcionen en la antigua y la nueva cárcel.

REDACCIÓN JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.