Narco del Vichada es el nuevo jefe de la banda Erpac

Narco del Vichada es el nuevo jefe de la banda Erpac

Se trata de alias el 'Tigre', que era el segundo de uno de los jefes de la banda que se entregaron.

notitle
27 de enero 2012 , 09:00 p.m.

El que hasta hace menos de dos meses era el segundo de Luis Rincón, alias el 'Pájaro', uno de los cinco jefes de la banda criminal Erpac que en diciembre pasado se sometieron a la justicia, es hoy el heredero de esa organización delictiva.

La Policía y la Fiscalía están hoy tras el rastro de alias el 'Tigre', quien está al mando de por lo menos 100 hombres que desde un principio se apartaron de la idea de entregarse a la Fiscalía, sometimiento que fue liderado por los narcos José Eberto López, 'Caracho', y Germán Ramírez Devia, 'Vaca Fiada'.

Investigadores señalan que la zona fuerte del 'Tigre' es Vichada, donde su gente controla las rutas del tráfico de droga. Desde allí, dicen fuentes consultadas por este diario, se está moviendo para reclutar a los ex-Erpac que siguen en libertad.

De acuerdo con el expediente que tiene la Policía, el 'Tigre' se unió a la banda en el 2006, junto con Martín Farfán Díaz González, alias 'Pijarvey', quien fue el segundo del extinto narco Pedro Guerrero, 'Cuchillo'.

Como pasaba con la mayoría de los 'Erpac', la identidad del 'Tigre' aún no está plenamente establecida. Sin embargo, las autoridades tienen datos certeros sobre su poder y sus zonas de influencia.

La Dijín asegura que ese reducto del Erpac no tiene la capacidad para rearmarse y transformarse en una nueva banda criminal, pero admite que representa un riesgo.

"Los que quedaron están intentando hacer algo, pero de manera individual. No tienen ninguna capacidad", dijo el general Carlos Ramiro Mena, director de la Dijín.

De igual forma, la Policía y las Fuerzas Militares han fortalecido los controles en la región para evitar un rearme.

En la región, organismos de seguridad y de derechos humanos han recibido información de que la banda 'los Urabeños' estaría intentando tomar el control de las rutas de narcotráfico que manejaba el Erpac y que se proyectan hacia Brasil y, sobre todo, hacia Venezuela.

Escondieron armas

Además del riesgo que representa el sector más narco del Erpac, que como lo advirtió EL TIEMPO a finales del año pasado fue el que se negó a entregarse a la justicia, esta semana quedó en evidencia una nueva trampa en esa estrategia.

En diciembre, el Erpac entregó casi tres toneladas de armas y municiones, que supuestamente eran todo el arsenal de los 269 que se sometieron a la Fiscalía.

Pero la Policía, que intensificó las operaciones para capturar a todos los miembros de la banda, acaba de encontrar un gran arsenal que no fue reportado.

En total, los grupos especiales de la Dijín hallaron siete caletas enterradas en zona rural de Mapiripán, que por años fue santuario del extinto Pedro Guerrero, 'Cuchillo'.

En caletas y barriles de plástico enterrados en las veredas Guacamayas y Santa Helena se hallaron 93 fusiles AK-47, cuatro ametralladoras, lanzagranadas, tres morteros, 150 granadas, 85 proveedores y más de 40 mil cartuchos. Además, 97 equipos para acampar.

El Director de la Dijín señaló que los dos herederos de 'Cuchillo' son los dueños de las caletas y sin embargo no las habían reportado. No se descarta que las tuvieran como "comodín" para negociar rebajas de pena y beneficios judiciales con la Fiscalía.
"Los dejamos sin la carta que tenían debajo de la mesa", indicó el general.

Los sometidos están en cuatro cárceles

Para miembros del Erpac

Un pabellón de la cárcel de Acacías (Meta) fue acondicionado por el Inpec para albergar a los miembros del Erpac que se sometieron a la justicia y a los que fueron detenidos luego de que jueces dictaron las órdenes de captura.

Ese fue el penal que recibió a los 19 que quedaron privados de la libertad desde el primer momento del sometimiento. De allí salieron trasladados los máximos jefes de esa banda: 'Caracho' y 'Vaca Fiada', a la cárcel de alta seguridad de Cómbita. Esto, luego de que el Inpec realizó una evaluación del perfil y de la seguridad de cada uno.

También hay miembros del Erpac en las cárceles Granada (Meta) y La Modelo de Bogotá.

4 capos fuera de combate

'Cuchillo'

Luego de la desmovilización del Bloque Centauros de las Auc, Pedro Guerrero, 'Cuchillo', conformó el Erpac. El narco, que tuvo nexos con el 'Loco Barrera', cayó en una operación el 25 de diciembre del 2010.

'Pijarvey'

Martín Farfán Díaz, 'Pijarvey', fue el segundo del Erpac y el hombre de confianza de 'Cuchillo'. Fue capturado en diciembre del 2009 en una finca de la vereda Santa Elena, en Mapiripán (Meta).

'Caracho'

José Eberto López Montero, 'Caracho', se convirtió en el jefe del Erpac luego de la muerte de 'Cuchillo'. Fue quien lideró el proceso de sometimiento de 267 hombres de la banda, en diciembre pasado.

'Vaca Fiada'

Germán Ramírez Devia, alias 'Vaca Fiada', es señalado de ser un veterano narco que terminó en el Erpac para seguir en el negocio del narcotráfico. Se entregó con 'Caracho' el año pasado.

Van 154 capturados de los que llegaron en diciembre

El último balance de la Fiscalía señala que desde el momento en que jueces de Villavicencio dictaron 248 órdenes contra los Erpac, hombres del CTI y de la Policía han hecho efectivas 154.

De este total, de acuerdo con cifras de la Unidad de Bandas Criminales del ente investigador, cinco han quedado en libertad y 134 miembros han aceptado los cargos imputados: concierto para delinquir con fines de narcotráfico, homicidio y porte ilegal de armas.

En las audiencias, la Fiscalía ha dicho que la pena, en algunos casos, podría ser de hasta 40 años de cárcel. De entrada, todos tienen asegurada cárcel de al menos seis años, por integrar esos grupos.

El Gobierno ha reiterado que para los miembros de las bandas no habrá ningún tipo de beneficio político. Por eso, deberán enfrentar las penas que contempla el código penal y, si se someten, podrían aspirar a las rebajas de ley por colaborar con la justicia.

Pese a eso, Sergio Jaramillo, alto Consejero para la Seguridad y la Defensa, ha planteado la necesidad de crear nuevas herramientas legales que faciliten el sometimiento de esos grupos ilegales.

La propuesta más importante tiene que ver con la posibilidad de que miembros de las llamadas bacrim accedan al principio de oportunidad (cesar una investigación penal a cambio de colaboración para desmantelar las organizaciones criminales).
Esto, incluso en casos de delitos de narcotráfico, que expresamente está prohibido por la ley.

Vea aquí cómo fue el proceso de sometimiento del Erpac.

REDACCIÓN JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.