La Fiscalía, la Procuraduría e Iván Moreno

La Fiscalía, la Procuraduría e Iván Moreno

notitle
24 de enero 2012 , 05:39 p.m.

    Los medios de comunicación nos han informado que el Procurador General de la Nación destituyó e inhabilitó a Iván Moreno por un término de veinte años para ocupar cargos públicos por pedir sobornos a los Nule. Las razones por las cuales fue destituido se derivan de la pruebas que obraron en el proceso disciplinario en el cual quedó demostrado que el investigado solicitó de manera indebida áreas de uso exclusivo de la concesión Bogotá-Girardot para construir estaciones de gasolina, negocio al que se dedicaba su esposa, e hizo exigencias a los señores Nule de una comisión del seis por ciento de los contratos de obra que les fueron adjudicados en la ciudad de Bogotá.

    Esta conducta se encuentra tipificada en el código penal vigente, de tal manera que el señor Procurador encontró responsable a Iván Moreno del delito de concusión.

    La pregunta que surge es cómo puede el procurador Ordóñez sancionar disciplinariamente a un funcionario público por una conducta que se encuentra tipificada en el Código Penal cuando aún la Fiscalía ni siquiera ha acusado del mismo delito a Iván Moreno?

    Considero que a la opinión pública le debe quedar claro que el doctor Ordóñez obró con plena competencia para emitir el fallo, por cuanto así está estructurado el código único disciplinario, como a continuación paso a exponer:

    Señala el numeral 1º del artículo 48 de la Ley 634 de 2002 que se considera falta gravísima el realizar objetivamente una descripción típica consagrada en la ley como delito sancionable a título de dolo, cuando se cometa en razón, con ocasión o como consecuencia de la función o cargo, o abusando de este.

    En este caso el delito que logró ser probado por el Ministerio Público fue el delito de concusión, que se encuentra tipificado en el artículo 140 del Código Penal y que establece que todo servidor público que abusando de su cargo o de sus funciones constriña o induzca a alguien a dar o prometer al mismo servidor o a un tercero, dinero o cualquier otra utilidad indebida, o los solicite, incurrirá en prisión de cuatro (4) a ocho (8) años, multa de cincuenta (50) a cien (100) salarios mínimos legales mensuales vigentes, e interdicción de derechos y funciones públicas por el mismo término de la pena principal.

    Como vemos, las pruebas recaudadas por la Procuraduría dan fe de que no se requiere que se demuestre la existencia de una utilidad por la gestión indebida del servidor público, pues se consuma el delito con la simple solicitud que efectúa quien se encuentra vinculado con el Estado para constreñir a inducir a alguien a dar o prometer a este servidor público o a un tercero cualquier utilidad indebida.
 
    En este caso lo probado es la solicitud de una comisión del seis por ciento de la contratación que tenía el grupo Nule con la ciudad de Bogotá y un beneficio que se le concedió a un tercero, la esposa de Iván Moreno, para explotar zonas de la Concesión Bogotá - Girardot para instalar bombas de gasolina, cuyo contrato también se encontraba en manos del mencionado grupo empresarial Nule.

    Tal como está redactada la norma disciplinaria y de acuerdo con la doctrina que viene aplicando la Procuraduría General, no se requiere que haya sentencia penal para declarar la existencia de la falta disciplinaria, pues ya la Corte Constitucional ha reiterado en distintas sentencias de su despacho sobre la independencia de las jurisdicciones, tanto la disciplinaria como la penal o la fiscal.
 
    Lo que aspiramos los bogotanos es a que las pruebas recaudadas por el Ministerio Público sean trasladadas al proceso penal, y que con la misma lucidez procesada por el doctor Ordóñez sean tomadas por la Fiscalía, en cabeza de la doctora Viviane Morales, y se haga justicia con una condena  por el mismo delito de concusión. El fallo de la Procuraduría confirma lo que a voces se escuchaba, y era que nadie podía contratar con el Distrito sin el visto bueno de Iván Moreno, así que las investigaciones no pueden quedar aquí, es necesario profundizar más en el desastre que le pasó a Bogotá los últimos cuatro años. Como dijo el actual Alcalde en entrevista para el periódico EL TIEMPO, encontró la situación del Distrito peor de lo que pensaba.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.