'Solo quiero que me devuelvan a mis niños'

'Solo quiero que me devuelvan a mis niños'

Chandler Burr dice que, por ser gay, el ICBF le quitó los dos niños que adoptó.

02 de diciembre 2011 , 10:10 p.m.

"Los niños fueron abandonados al nacer, estaban muriéndose de hambre y llenos de parásitos. Nunca habían ido al colegio", le dijo a EL TIEMPO el periodista estadounidense Chandler Burr, quien adoptó a dos hermanos que buscaban un hogar a través del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), pero que los perdió cuando dijo que era homosexual.

Esta historia, que fue publicada ayer por la W Radio, se remonta al 2009. Entonces, Burr recibió a los dos niños, hoy de 10 y 13 años, a través de un programa del ICBF.

Los pequeños compartieron cinco semanas con Burr, sus amigos y su familia, en el verano, y fue entonces cuando él inició los trámites para adoptarlos.

Rodrigo Uprimny, abogado que maneja el caso, comenta que Burr fue evaluado y declarado idóneo por las autoridades colombianas y de Estados Unidos para ser adoptante. Además, añade el jurista, entre los niños y el padre se crearon grandes lazos de afecto.

El pasado 24 de marzo, Burr recibió la sentencia de adopción del ICBF, lo que lo convirtió, de inmediato, en el padre legal de los dos niños. A los pocos días, el hombre viajó a Colombia y estuvo con ellos en Santander y Santa Marta.

"En el momento en el que iba a salir del país con los niños, Burr puso en conocimiento del ICBF su orientación sexual; la entidad, que no conocía esa información, tomó una medida de protección y mantuvo a los niños", dijo Diego Molano Aponte, director del ICBF.

Al respecto, Burr afirma que una funcionaria de la entidad interrogó a los dos niños, por separado y sin el consentimiento de su abogado. "El mayor recuerda que le dijeron: '¿tú sabes que tu padre es gay?' y él le contestó 'sí, yo lo sé y no me importa'. Ahora lo único que quiero es que me devuelvan a mis niños".

Según el Director del ICBF, la decisión fue tomada con el fin de proteger los derechos de los menores, pues cuando se inició el trámite de adopción se desconocía la orientación sexual del adoptante, situación que, según él, tiene unas condiciones distintas para la crianza. Los niños ahora permanecen en un hogar sustituto del ICBF.

La defensa de Burr interpuso una acción de tutela que fue fallada a favor del ICBF en primera y segunda instancias. La acción de tutela es ahora evaluada por la Corte Constitucional.

"Hay que preguntarles a los niños; que se cumpla la ley pero que ellos tengan voz y digan lo que quieren", dijo Molano Aponte al admitir que la decisión, que se anunciará en las próximas semanas, está en manos de una defensora de familia asignada.
Vacío jurídico

Molano Aponte admitió que hay un vacío jurídico en los lineamientos de adopción, pues si bien es cierto que en Colombia las parejas homosexuales no pueden adoptar niños, los ciudadanos, como padres solteros, sí pueden hacerlo. Además, en ninguna parte la Ley de Infancia prohíbe que una persona homosexual adopte.

Y aunque Molano admite que en este proceso no es requisito preguntar por la identidad sexual de los adoptantes, sí es conveniente que ellos lo expresen.

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.