Amasar pan, resulta ser todo un arte

Amasar pan, resulta ser todo un arte

En una de las esquinas de Chapinero, en Bogotá, está Masa el mundo de los panes.

notitle
24 de noviembre 2011 , 05:25 p. m.

Caliente, recién salido del horno y preparado con masa a base de diferentes cereales (trigo, centeno, cebada, maíz, arroz...), sal y agua, el pan se convirtió en alimento básico dentro de la dieta de los seres humanos desde el año 8.000 antes de Cristo. La levadura se añadiría después, para darle esponjosidad.

Y queriendo rendir un homenaje a ese alimento, llega Masa, una nueva panadería ubicada en una esquina del barrio Chapinero, en Bogotá. "Todo lo que hacemos y ofrecemos parte de una masa, y por eso el nombre del lugar", dice Silvana Villegas, una de las dueñas del sitio.

Una canasta de pan 'de la casa', por 8.500 pesos, que trae cinco tipos de panes diferentes, puede incluir, por ejemplo, baguete, danish de canela (similar al croissant), country sour (de miga húmeda y elástica, con corteza rústica y crocante), lavash (elaborado en forma de galleta crocante y muy delgada) y rolls de aceitunas (con trozos de aceitunas verdes y sal marina).

Y es que el pan, preparado en horno, sartén, a la parrilla o sobre el fuego, sabe bien, ya sea como aperitivo o como acompañante de otros platos, como un desayuno en esta panadería, donde se ofrece, entre una larga lista, un tazón de frutas, por 6.500 pesos, un plato de jamones (jamón de cerdo, prosciutto y jamón serrano por 25.000 pesos) o huevos fritatta (al horno con queso y vegetales), por 7.000 pesos.

A comer pan

El pan -que llegó a Colombia con la nobleza española y que ha sido consumido en ciertas culturas alrededor de un ritual, como en la pascua judía con el matzá (pan ácimo o plano, elaborado con harina y agua) o en la eucaristía cristiana con la hostia- al combinarse con azúcares, frutas o frutos secos, grasas y al darle diferentes formas, da origen, por ejemplo, a los muffins, hojaldres, tartaletas, tortas, cupcakes y galletas.

En Masa se venden muffins de tocineta y espinaca (4.200 pesos), de queso y banano (3.900 pesos) y cupcakes de chocolate y vainilla, de limón con merengue italiano, de arequipe, blanco y negro (torta de vainilla con ganache de chocolate) y negro y blanco (torta de chocolate con ganache de chocolate blanco).

En la opción de tartaletas, hay de pistacho con cerezas, fresa, limón con merengue italiano y almendras con agraz. La porción cuesta 6.000 pesos. "La torta de chocolate es la que más se vende. Es deliciosa" agrega Silvana.

REDACCIÓN CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.