Editorial: Línea quebrada

Editorial: Línea quebrada

22 de noviembre 2011 , 08:37 p. m.

El cierre del paso de vehículos en el alto de La Línea a causa de un derrumbe se ha convertido en el símbolo del impacto de la segunda ola invernal en las vías del país. El grave daño en el conocido sitio se suma a una decena de bloqueos totales y parciales de importantes corredores.

Por su estratégica ubicación en la carretera que conecta el centro del país con el suroccidente, el colapso en La Línea está generando no solo las protestas de los usuarios, sino las quejas de los transportadores.

De acuerdo con este gremio, las pérdidas diarias de los camioneros superarían los 10.000 millones de pesos, mientras que los costos de los fletes y los pasajes se disparan, con el consecuente perjuicio ciudadano.

La segunda temporada invernal empieza así a afectar notoriamente el frágil sistema de carreteras nacionales. Si bien los balances de los estragos del actual período de lluvias están todavía lejanos de las estadísticas registradas en el 2010, no son despreciables. Desde septiembre pasado se reportan 101 víctimas mortales y más de 350 municipios y 328.000 personas afectados.

La crisis sanitaria y la tragedia del barrio Cervantes en Manizales, así como las inundaciones en Cartagena y en Cali, constituyen duros coletazos de una temporada de pluviosidad intensa, que no terminará pronto. Al mismo tiempo, ayer fue declarada la alerta roja en las riberas del río Bogotá y en varios municipios cundinamarqueses por peligrosos desbordamientos.

En resumidas cuentas, el regreso de las precipitaciones ya está causando impactos a lo largo y ancho de la geografía nacional, en el transporte de carreteras y como origen de los deslizamientos de barrios en ciudades capitales. Sin la intención de minimizar los cientos de miles de dramas humanos y económicos de los damnificados y las familias de los muertos, es justo reconocer que los estragos en estos tres meses no son comparables a los sufridos en la primera emergencia invernal.

El Gobierno enfrenta así un particular dilema: le queda imposible impedir tragedias por las lluvias, pero le es difícil establecer con exactitud los destrozos evitados y las vidas salvadas por las obras realizadas en el transcurso del 2011. El desafío de la Casa de Nariño y el aparato ejecutivo radica en demostrarles a los colombianos las enseñanzas dejadas por la histórica situación de crisis de finales del 2010.

Por otra parte, el infarto vial representado en las filas de tractomulas bloqueadas en La Línea ha reactivado un debate que se ha convertido en recurrente: el rezago que el país padece en materia de infraestructura. Que un derrumbe, así sea producido por intensos aguaceros, colapse el tránsito de mercancías desde y hacia el principal puerto de exportación refleja un estado vial atrasado y vulnerable.

La discusión sobre la construcción de infraestructura -cuyo gremio se reunió en Cartagena la semana pasada- "desborda" el invierno para incluir complejos temas de estructuración de contratos, músculo financiero, montos de los anticipos, entrada de firmas extranjeras y hasta incentivos perversos de la corrupción y los sobrecostos.

Aunque esos aspectos han sido planteados en recientes editoriales, cabe reiterar que la administración Santos llega con una reforma institucional que dota de instrumentos a la nueva Agencia de Infraestructura, un paquete ambicioso de proyectos por más de 40 billones de pesos para los próximos diez años y un aumento efectivo del presupuesto público.

Sin embargo, en el plazo inmediato, la prueba para el Gobierno está en desplegar el aprendizaje del año pasado y destapar los bloqueos.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.