Los tecnócratas sustituyen a los políticos

Los tecnócratas sustituyen a los políticos

En Italia, el primer ministro traspasó el poder a un tecnócrata; algo similar ocurrió en Grecia.

notitle
18 de noviembre 2011 , 08:36 p. m.

Las fuerzas del mercado lograron en Italia lo que los italianos no había podido hacer: tumbar a Berlusconi. Ni la corrupción, ni los escándalos sexuales, fueron suficientes para que Berlusconi perdiera el respaldo político y popular.

En cambio, cuando cayó la cotización en el mercado de los bonos de Italia y se elevó el costo de la deuda por la pérdida de confianza de los inversionistas en la economía italiana, el Primer Ministro no tuvo más remedio que traspasar el poder a un tecnócrata. A un economista de reputación internacional, bien conocido en la sede de la Unión Europea en Bruselas y a quien se juzga capaz de implantar las reformas que tanto los gobiernos europeos como la comunidad internacional exigen a Italia para evitar un colapso económico.

Algo similar ocurrió en Grecia. Después de la incapacidad de obtener un consenso para la aplicación de las reformas y de los pasos de para adelante y de para atrás del primer ministro Papandréu, el sistema político cedió el poder a otro tecnócrata, para que organice un gobierno y enfrente la crisis.

Los dos nuevos primeros ministros no fueron elegidos por el voto popular, sino por los respectivos parlamentos; su designación correspondería a una elección indirecta. Entregarles el poder implica una ruptura con el sistema democrático vigente. Se ha hecho un sacrificio de tipo político para buscar un beneficio de tipo económico. La tensión entre la racionalidad económica y los intereses políticos se resolvió, al menos por ahora, a favor de la primera.

Es el costo de mantener la Unión Europea y al euro como moneda común. Para llevar a cabo los ajustes necesarios, los parlamentos de Italia y Grecia tratan de recuperar la autonomía política frente a las demandas de sus sociedades. Y, como dice un politólogo amigo, la amenaza de perder el euro es suficiente excusa para romper el vínculo directo entre los gobernantes y las exigencias de los electores. Lo que no quiere decir que los tecnócratas no tengan un mandato. Lo tienen por el repudio popular a la clase política, así no sea democrático. Es la condición impuesta por Alemania y Francia para evitar la desintegración de la zona euro.

Imagino que este trascendental desarrollo europeo será objeto de análisis por largo rato en los medios y en las universidades.
Muestra, por ejemplo, que en los sistemas políticos parlamentarios, con el poder descentralizado y la posibilidad de llamar elecciones en cualquier momento, es más difícil manejar situaciones de crisis profunda, como las que afectan a los países de la periferia europea. La elección de mañana en España abre el interrogante, por ejemplo, de si la mayoría triunfadora será tan amplia como para lograr la gobernabilidad que se requiere para enfrentar la crisis. El punto es que es más sencillo administrar estas situaciones en regímenes presidencialistas con períodos fijos, en los que lograr consensos políticos puede ser difícil, pero las dificultades temporales no se traducen necesariamente en cambios inesperados de gobierno, sino en caídas de popularidad del mandatario de turno.

* * * *

Cuando se reflexiona sobre hechos como los de Italia y Grecia se entiende la importancia, no solamente de que la economía colombiana cuente con un banco central independiente sino con una regla fiscal y con tratados internacionales -los TLC con distintos países y regiones- que garantizan una mayor seguridad jurídica en el país.

En Colombia, la tecnocracia colombiana ha jugado un papel clave y es respetada por los políticos. Esa tecnocracia es un contrapeso de la clase política. Su existencia podría explicar por qué aquí las crisis económicas se han podido sortear con relativo éxito.

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.