Textiles y confecciones colombianas tienen mejor panorama en TLC

Textiles y confecciones colombianas tienen mejor panorama en TLC

Los precios del algodón y el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos ahora juegan a favor.

notitle
15 de noviembre 2011 , 11:13 p. m.

La debacle que parecía venirse contra los textileros y confeccionistas colombianos como consecuencia del encarecimiento de la principal materia prima, el algodón, se convirtió en una oportunidad para mejorar la competividad en este reñido mercado.

A ello se suma la expectativa favorable de negocios generada por el avance del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

El mejor ejemplo de los beneficios del alza en la fibra de algodón se registra con los productores nacionales de hilo, que a pesar de las altas cotizaciones de las materias primas se vieron favorecidos en el primer trimestre del año, cuando India, el segundo productor mundial de hilaza y algodón, decidió restringir las exportaciones al mundo.

Esta decisión llevó a que los hilanderos colombianos pudieran suplir buena parte de la demanda que no fue atendida por India, lo que les ayudó a minimizar el impacto de los altos precios de las materias primas. Sin embargo, la dicha no fue completa. En mayo pasado India levantó la restricción y los hilanderos colombianos se quedaron con inventarios producidos a precios altos.

ESPERANZAS EN EL TLC

Aún sin haber entrado en vigencia, el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos ha comenzado a generarles beneficios a los textileros y confeccionistas colombianos.

Según el presidente de Inexmoda, Carlos Eduardo Botero, los empresarios están recibiendo llamadas de muchos inversionistas extranjeros que buscan aprovechar las ventajas de Colombia.

"Hoy los empresarios nacionales están mejor preparados que hace cinco años. Por la revaluación y la eliminación de aranceles, los empresarios debieron ajustar sus estructuras internas, sus portafolios y sus servicios", señala Botero.

Los productores nacionales confían en el TLC con Estados Unidos, pues el acuerdo establece que la ropa que se venda en ese país tiene que incorporar por lo menos un porcentaje de materias primas colombianas.

Justo en este contexto es que Inexmoda prepara la versión número 24 de Colombiatex, que se realizará en enero y en la que participarán 416 expositores, de los cuales el 60 por ciento serán colombianos y el 40 por ciento extranjeros. Se tienen expectativas de negocios del orden de los 119 millones de dólares.

PRECIOS A LA BAJA

Si bien el año pasado los precios del algodón se duplicaron, al llegar a 1,72 dólares por libra, este año subieron más, pero volvieron a bajar. Según explicó la presidenta de Conalgodón, Luz Amparo Fonseca, en marzo llegaron a 2,15 dólares por libra, "pero en el segundo semestre volvieron a caer vertiginosamente, llegando a un dólar la libra", explicó Fonseca. Este año, el precio promedio ha sido de 1,70 dólares, y se prevé que para lo que resta del 2011 el precio se mantendrá alrededor de un dólar.

La producción nacional de algodón provee el 40 por ciento de las necesidades del sector textilero doméstico. El 60 por ciento restante lo tiene que buscar en el mercado externo.

PRENDAS DE VESTIR NO SUBEN

Hace un año las apuestas de analistas, textileros y fabricantes de ropa apuntaban a que los consumidores colombianos de prendas de vestir iban a tener que asumir buena parte de los aumentos en las cotizaciones del algodón, que en ese momento se habían encarecido 59 por ciento.

Hoy la realidad es otra. Según el Dane, este grupo ha aumentado, entre enero y octubre, apenas 0,98 por ciento y al examinar mes a mes, incluso en febrero hubo una caída de 0,07 por ciento.

"La razón fundamental de este fenómeno fue el aumento de la competencia, sobre todo por los productos que vienen de Asia", explica el presidente de Raddar, Camilo Herrera.

El presidente de Inexmoda, Carlos Eduardo Botero, explicó que desde 1998 los precios de la ropa han aumentado sólo 13 por ciento.

Según la directora de la Cámara Textil de la Andi, María del Mar Palau, si bien se preveían alzas para este año en la ropa, al mismo tiempo se dio la reforma arancelaria, que se sumó a la revaluación de la moneda, situaciones que incentivaron las importaciones de este tipo de productos.

"Nuestros empresarios no se iban a arriesgar a perder mercado con toda la competencia que está llegando, por eso prefirieron no subir los precios", explicó Palau.

Ivonne Venegas M. - Economía y Negocios

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.