Editorial: No solo imprudencia

Editorial: No solo imprudencia

14 de noviembre 2011 , 07:32 p. m.

Entre el 2009 y el 2010, en Bogotá se presentaron cada día 20 víctimas de accidentes en los cuales estuvieron involucrados peatones. De acuerdo con datos de la Policía Metropolitana de Tránsito, tales incidentes viales se dispararon un 90 por ciento: de 3.908 transeúntes heridos en el 2009 a 7.441 reportados el año pasado.

Dichos guarismos ratifican que la seguridad vial es una problemática urbana a la que hay que prestarle mayor atención. Las preocupantes cifras de la accidentalidad con peatones constituyen una combinación especial entre movilidad, salud pública y cultura ciudadana. Un número creciente de heridos y muertos en las calles responde a falencias en estos tres sectores.

Para la Secretaría de Movilidad del Distrito, la principal causa de la situación es la imprudencia, tanto de peatones como de conductores. Al cruzar las avenidas sin cuidado o evitar los puentes peatonales por pereza, las personas elevan los riesgos de ser víctimas de un accidente.

Del otro lado del volante, el respeto de los conductores a los transeúntes, más vulnerables y frágiles que los autos y las motos, es indispensable para reducir estas estadísticas. La seguridad vial es otra víctima de la pérdida de prioridad de las campañas de convivencia y cultura ciudadana en la agenda capitalina. Asimismo, de la falta de efectividad y desgaste de los esfuerzos promocionales hoy vigentes.

Sin embargo, las quejas de los capitalinos por la falta de infraestructura tienen sustento. El rezago en semaforización, mantenimiento de cebras, señalización y puentes peatonales contribuye sin duda a que aumenten las probabilidades de incidentes trágicos. Endilgarles el ciento por ciento de la responsabilidad a los usuarios de la movilidad, transeúntes y conductores lleva a ignorar las obligaciones del Distrito en materia de planeación urbana e infraestructura de protección.

La inseguridad vial no es un problema exclusivo de Bogotá o de Colombia. Los informes del Observatorio de Movilidad Urbana de la CAF reflejan unas estadísticas igualmente preocupantes en ciudades como Guadalajara, São Paulo, Río de Janeiro, Lima y Ciudad de México. Si bien a los peatones y automóviles les compete un accionar más respetuoso, las autoridades distritales necesitan más obras físicas y campañas efectivas.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.