Escritora 'no-sexo' escandaliza a Francia

Escritora 'no-sexo' escandaliza a Francia

Sophie Fontanel es excepción de lo que más presumen sus compatriotas.

notitle
03 de noviembre 2011 , 10:41 a. m.
Cuando un colega del trabajo descubre encima de mi escritorio 'L'Envie' ('El deseo'), de Sophie Fontanel, exclama: "¡Ah!, esta es la que no 'coge' ". Luego, para disipar el misterio sobre el éxito de esa obra y hacer reír, agrega: "la vi en la calle y es claro por qué".

Dicho de otra manera, si esa autora escogió como tema la abstinencia sexual es porque no le queda otra solución: su aspecto la ha obligado a exilarse del mundo de los que hacen el amor regularmente.

Aquí cabe recordar lo que dice Henrietta, uno de los personajes: "¡Ah!, la presunción de los activos siempre me ha aterrado". Desde la primera frase, Sophie Fontanel evoca ese conflicto soterrado entre los 'activos' y los 'pasivos' del sexo: "Durante un largo período, que en el fondo no tengo ánimo para situar en el tiempo ni para estimarlo en número de años, viví en la que quizá sea la peor insubordinación de nuestra época: la ausencia de vida sexual".

Esta opción, en el ambiente hipererótico actual, es como abrazar la causa de los pobres en medio de la opulencia. Es lo que ha hecho esta escritora francesa a quien entrevistamos en el Café de Flore de París. "Hoy el problema es que nadie detiene esta hipersexualidad, excepto los integristas.

En Francia, la literatura está completamente atrapada en esa negrura sexual. La gente escribe para contarnos que ha traspasado los lílimites, que ha hecho el amor en grupos, que se ha prostituido. Todos quieren convencernos de que tienen una vida sexual extraordinaria. Mi discurso es completamente distinto".

Sophie Fontanel, 49 años, no tiene sin embargo cara de 'indignada', a pesar de su camisa leopardo y la melena que le cubre la mitad del rostro. Se ocupa de su madre de 87 años, de la que me muestra una foto en un iPhone. Sobre esa relación escribió 'Grandir' (Crecer, 2010), uno de los 13 libros que ha publicado.

A pesar de que colabora con la revista Elle, con el seudónimo de 'Fonel', se considera una intelectual que se divierte con el periodismo. De hecho, muchas cosas la divierten. Y uno se divierte con ella. Esta mujer es inteligente, culta, apasionada por la escritura y, sí, también tiene su atractivo físico.

El misterio del 'fenómeno Fontanel' - es decir, una escritora que confiesa que su vida privada se limita a no hacer el amor, y su libro se convierte en uno de los más leídos de Francia- no se explica por su apariencia, sino más bien por la magia de la literatura. "El origen de este libro es una frase de los 'Diarios' de Camus: 'un hombre feliz y todo el mundo lo detesta'.

Camus quería escribir una pieza de teatro a partir de esa frase, que me parece genial. Yo me inventé una mujer feliz a la que todo el mundo golpea". Sobre este último aspecto, hay un episodio elocuente en el libro: la cita con un desconocido organizada por un grupo de amigos que resulta infructuosa ya que ella lo deja partir. La narradora es sometida luego a un rudo y pormenorizado examen sobre su conducta por parte de tres parejas.

"Sí, he padecido esa violencia; la gente se vuelve horrible porque su razón de ser, las concesiones que hacen dentro de su pareja, todas las veces que hicieron el amor sin placer, esos momentos en los que detestan a la persona que duerme a su lado, todo eso lo excusan porque hay una sexualidad detrás. Soy la única que dice: 'Pues yo prefiero nada, a la mierda. Por eso se vengan".

Sophie Fontanel debutó su vida sexual a los 13 con un turista mexicano en un hotel de lujo. Si con el tiempo cayó en el no-sexo fue por azar: le dijo no a una primera relación, luego a otra y más adelante fue muy difícil para ella salir de esa situación. La autora escoge ese ángulo particular, que ella misma no acierta a saber si es 'abstinencia', 'castidad' o 'asexualidad', para lanzar una mirada distinta sobre la época.

"Cuando pienso en George Clooney, me digo: 'quizá ese hombre no sabe qué hacer con todo el deseo que despierta en torno suyo; de pronto se halla en la misma situación que yo". Luego, para reforzar su punto de vista, me cuenta: "soy amiga de Sharon Stone... bueno, hasta donde uno puede ser amiga de Sharon Stone. Cuando visitó París, estuvimos casi todo el tiempo juntas, mañana, tarde y noche, en museos y de compras.

¿Sabe qué escuché decir después? 'Parece que Sharon Stone se acostó con medio París'. Completamente falso. Ella misma me comentaba la dificultad que tiene para sostener una relación amorosa normal, lo difícil que es para un hombre tener una relación con el 'personaje Sharon Stone'. Nuestra sociedad es finalmente muy ingenua sobre el sexo".

POR AZBEL LÓPEZ
PARÍS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.