El abogado de las tutelas en pro de los homosexuales

El abogado de las tutelas en pro de los homosexuales

Germán Humberto Rincón Perfetti ha interpuesto más de 1.600 tutelas en contra de la discriminación.

notitle
02 de septiembre 2011 , 09:15 p.m.

Esa tarde hubo celebración en la oficina de Germán Humberto Rincón Perfetti. Todo su equipo -su secretaria, su mensajero, su abogada asistente y él- abrazaba a un cliente. Habían ganado su caso. El fallo de la justicia determinó que este hombre, ya mayor, homosexual, y cuya pareja había muerto hacía poco, no tenía que entregar su casa a la familia de su ex cónyuge. Esa tarde llovía en Bogotá. Después de los abrazos, el hombre dijo:

-No me importa mojarme. Me voy a pie a mi casa.

Días después, esa frase y ese mi tan marcado hacían todavía mojar los ojos de Rincón Perfetti. De sus 50 años, este abogado lleva 20 -los mismos que está cumpliendo la nueva Constitución Política- atendiendo casos en defensa de este y otros derechos humanos.

En su despacho, lleno de libros y papeles, ha sacado adelante unas 1.600 tutelas. Aún recuerda la primera, interpuesta para que un colegio devolviera los cupos a los hijos de una mujer. De entonces a hoy ha pasado mucho por su escritorio. Ahora está pendiente de una tutela que, de prosperar, marcaría historia en el país: una pareja lesbiana de Antioquia que pide que una de ellas tenga derecho a adoptar a la hija biológica de su compañera.
"Cuando me llamaron para que las representara, les dije que teníamos toda la posibilidad de perder", cuenta Rincón. No importa, le respondieron. Siguieron adelante y ya han ganado en primera y segunda instancias.

Rincón Perfetti se ha convertido durante estas dos décadas en algo más que testigo de la lucha por los derechos de la comunidad LGBT. Lo ha hecho por convicción, y por su propia historia.
"Recuerdo que mi papá me dijo que prefería un hijo ladrón que uno homosexual. Yo era niño, y quizás él creía que con esa frase me iba a cambiar". Esas fueron, sin embargo, las únicas palabras duras que recibió de su familia por su orientación sexual. En adelante, apoyo.

¿Qué cambios ha vivido el país en 20 años en este campo?

La vida social y jurídica de Colombia se dividió en antes y después de la Constitución del 1991, una carta laica que respeta todas las religiones y obliga a la neutralidad a los funcionarios públicos. Y más importantes han sido las interpretaciones que ha hecho la Corte Constitucional. Los casos de la Corte son tomados como estudio en muchas facultades de Derecho del mundo.

En ese sentido, ¿cómo recibió la reciente decisión sobre matrimonio homosexual?

Pienso que hubiera podido aprobarlo desde ahora. De hecho, la Corte de México, cuando decidió que el matrimonio de parejas homosexuales es constitucional, se basó en sentencias de la Corte colombiana. Así que mal podría este organismo decir que no es válido. Pero al final optó por dejarlo en manos del Congreso.
Y dice esto con cierta decepción: su experiencia con proyectos pasados lo hace dudar del futuro que tengan en el Congreso. "La democracia existe en la medida en que se reconozcan y se amparen a las minorías -dice-. Y, al contrario, en el Congreso he oído cosas del talante de 'Dios los creó Adán y Eva y no Adán e Iván, así que mi voto es en contra'. No saben el principio de neutralidad que debe reinar en un Estado laico".

Pero ha habido avances...

"Antes vivíamos una primera fase en la que el homosexual podía ser, pero no ejercer. Hoy se puede decir que en varios temas existe igualdad, pero gracias a la Corte, que ha tenido que aplicar lo que el Congreso no ha podido".

Rincón tiene clara su explicación: en Colombia hay problemas de contaminación religiosa. "Para muchos funcionarios, el único modelo legítimo de familia es el formado por José, María y un niño. Pero resulta que hoy hay madres cabeza de familia, padres y madres solteros, adopción de personas solteras -dice-. Es evidente que están empujando para atrás en los derechos".

¿Quién?

El Procurador, por sus creencias religiosas, por su interpretación de la Biblia. Cuando yo era católico entendí que el mandamiento más valioso es el amor. ¿Actuar así es un acto de amor?

***

Rincón Perfetti se declara "ex católico" desde un viaje que hizo a la India, en una Semana Santa, y vio cómo allá las procesiones católicas eran "minorías de andén". Se preguntó cuál religión es la verdad, si todas fueron creadas por humanos. Y concluyó que podía vivir sin religión, comprometido con una ética civil.
Hijo de un funcionario de la Fuerza Aérea, estudiante de Derecho de la Universidad Militar, Rincón esperó hasta ser independiente para expresar su orientación sexual. "Tardé en salir del clóset. Mi generación aún lo hacía. Hoy los jóvenes ni piensan en eso".

¿Vio necesario, para su trabajo, 'salir del clóset'?

Sí, para empezar a hacerse visible y cambiar los imaginarios. Ningún movimiento social ha logrado tanto en tan poco tiempo, y con menos número de víctimas en relación con otras minorías, como los indígenas. Sacamos el discurso de la cama y lo pusimos en otros escenarios, en la Corte, el Congreso, los medios...

¿Han cambiado los imaginarios?

"Sobre todo en las nuevas generaciones. En mi oficina he recibido altos jerarcas católicos que vienen a asesorarse sobre qué hacer con los bienes de su pareja. Pero todavía hay notarías que no legalizan uniones maritales de hecho, pese a que tienen las herramientas para hacerlo, no sé si por homofobia o por miedo.
Aún hay mucho por hacer".

Considera, no obstante, que leyes que penalizan la discriminación como la aprobadada esta semana son pasos adelante. "Es un avance que construye una herramienta -opina-. Aunque lo fundamental son los cambios de actitud".

Este abogado bogotano, que lucha por el matrimonio igualitario, no es amigo, en lo personal, de ese estado. Hace cinco años tiene una relación con un artista radicado en Toronto y dice que siguen juntos porque viven separados. "Para mí, el matrimonio está estadísticamente fracasado. Pero entre tener el derecho y no tenerlo hay una injusticia ".

Su oficina está congestionada de casos de discriminación de toda índole. Pero allí, concluye, se piensa y se actúa diferente: trabajan una secretaria contratada a los 45 años, un mensajero que estuvo preso 20 años, una abogada madre soltera y un abogado gay.

MARÍA PAULINA ORTIZ
REDACCIÓN EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.