Secciones
Síguenos en:
Los nombres de las cosas

Los nombres de las cosas

El famoso puente de Pumarejo se llama puente Laureano Gómez. Qué vaina. Por decreto lo bautizaron en el 74 y así se quedó, aunque nadie sepa que se llama de esa manera tan absurda.

Lo digo porque Laureano Gómez no tuvo nada que ver con el puente, menos que ver con Barranquilla y poco que ver con el Caribe. Su breve reinado fue un desastre como pocos en esta patria. Polarizó al país: propició e instigó la violencia partidista con sus discursos incendiarios, hasta que fue derrocado por militares en el 53.

En cambio, Alberto Pumarejo dedicó su vida política a Barranquilla: impulsó la terminación de Bocas de Ceniza; fue el principal promotor del puente que cuya ausencia aislaba a Santa Marta, Valledupar y Riohacha de la capital del Caribe; tuvo que ver con la ampliación del centro de Barranquilla y con la construcción de la Zona Franca; cofundador de El Heraldo, la noble institución del periodismo costeño; en fin, como ministro, como alcalde, como gobernador, como primer designado a la Presidencia y como ciudadano impulsó el desarrollo de Barranquilla.

Nada más opuesto que Laureano Gómez y Alberto Pumarejo. Por consiguiente, no hay nada más absurdo que ese bautizo a pupitrazo (creo que fue un pastranazo, un misaelazo).

Esta costumbre nacional de escribir una historia oficial en contravía de la historia real, la que se mueve por las calles en el día a día, es un atributo nefasto de esta patria. Un atributo que causa esta esquizofrenia permanente. Borrar la historia con decretos, hacer olvidar los nombres, bautizar cínicamente los lugares, tumbar los íconos para obligar al olvido, es propio de dictaduras que se avergüenzan del pasado o que pretenden crear postales impolutas, llenas de gente sonriente y feliz. Ahí está el nuevo Palacio de Justicia, erigido en ese mismo y triste lugar. Por el bien de la historia y para recordarla siempre con un minuto de silencio, pudieron dejar el tanquetazo en la fachada con una bandera negra en señal de luto; ahí está el Parque Tercer Milenio, en donde quedó el Cartucho, esa fábrica de abandonos que se reproduce en otras partes; y no dejaron rastro de aquella historia para mirarnos en ese espejo indolente. Pudieron bautizarlo como parque del Cartucho, en bien de la memoria.

El puente Pumarejo merece llamarse oficialmente puente Pumarejo y no Laureano Gómez. Yo jamás he cruzado el puente Laureano Gómez. He cruzado con felicidad el Pumarejo. Y no hay un solo costeño que haya pisado el Laureano. El alcalde Char, el que modernizó a Barranquilla y le devolvió la sonrisa, ha reconocido la importancia de Alberto Pumarejo, le ha rendido homenajes y ha bautizado calles con su nombre. Pero falta ese pequeño detalle de 1.500 metros, tan visible. Que se llame como se nombra popularmente es lo mínimo que quisiéramos. Ya existe un proyecto de ley en ese sentido que ojalá se apruebe con prontitud. O que el nuevo puente proyectado, que tendrá más altura para facilitar la navegación, lleve el nombre de Alberto Pumarejo.

Algo parecido pasará con el nuevo aeropuerto Eldorado de Bogotá, si la iniciativa de cambiarle el nombre se aprueba, en contravía del sentir popular (nada podremos hacer porque somos simples ciudadanos). Está bien que se quiera honrar la memoria de Luis Carlos Galán, claro que está bien; pero ojalá busquen otro lugar, un parque, construyan una avenida nueva, en vez de imponer la muerte de Eldorado por decreto. Porque pienso, sin ser publicista, que podría causar el efecto contrario: que cuando se diga Luis Carlos Galán se piense en Eldorado y no en el mártir.

Por el bien de la salud mental del país, es tiempo de empezar a unificar las versiones de la historia. Que la oficial se parezca a la que sentimos a diario los ciudadanos.

cristianovalencia@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.