Secciones
Síguenos en:
Editorial: México en el corazón

Editorial: México en el corazón

Terrible dolor para un pueblo con el que los países de América Latina hemos crecido de la mano.

    Tras casi cinco años de guerra contra el narcotráfico y 40.000 muertos, la violencia de los carteles de la droga en México marcó el jueves un antes y un después, cuando un grupo de pistoleros -según la prensa miembros del cartel de los Zetas- incendió a plena luz del día un casino de Monterrey, la tercera ciudad del país que hasta hace poco tenía el nivel de vida más alto.

    Más de cincuenta muertos, en su mayoría calcinados o intoxicados por inhalación de gases tóxicos, y diez heridos fue el saldo de una acción que, en la brutal lógica del crimen organizado, se explica por la negativa del centro de diversión a pagar extorsión a las mafias, una de las principales formas de financiación de estos grupos ilegales.

    En el que es considerado el peor ataque contra civiles inocentes en los casi cinco años en el poder del presidente Felipe Calderón, se declararon por primera vez tres días de luto nacional, se ofreció una recompensa de 2,4 millones de dólares y se habló de los narcos como 'terroristas'. Este es un calificativo que le da al combate contra los carteles que emprendió el mandatario una dimensión global, que no puede dejar indiferente a ningún país, no solo a los que sufrieron -como Colombia- años oscuros y desestabilizadores, sino a aquellos que determinan el éxito del negocio por su apetito por los alucinógenos, como dijo en la capital el inquilino de Los Pinos.

    De ahí el clamoroso llamado de Calderón al gobierno y al Congreso de Estados Unidos para que impongan medidas efectivas tendientes al control de la venta de estupefacientes y para frenar el comercio de poderosas armas que muy a menudo terminan en las manos de los gatilleros de los carteles. "Les pido que reflexionen acerca de la tragedia que estamos viviendo México y muchos países latinoamericanos, a consecuencia, en gran parte, del consumo insaciable de drogas, en el que participan millones y millones de norteamericanos", afirmó.

    Las diez mil tiendas de venta de rifles y pistolas a lo largo de la extensa frontera compartida justifican el duro reclamo de ayer al presidente Barack Obama, que expresó su repudio a la masacre y reiteró la disposición de su país a cooperar como socio firme en esa lucha.

    En el estado de Nuevo León, cuya capital es Monterrey, y el resto del noreste mexicano, los carteles del Golfo y de los Zetas, que antes eran amigos, se disputan a tiros en las calles el predominio del negocio.

    Debido a ello, cada nueva masacre parece superar en barbarie a la anterior. Si el mundo se impresionó por los disparos en las cercanías de escuelas y jardines infantiles en varias ciudades del territorio; se horrorizó con la decapitación sistemática como arma de intimidación fruto de los enfrentamientos entre los grupos de sicarios; se inquietó con la desaparición y asesinato de más de mil mujeres en Ciudad Juárez, y se preocupó por las balaceras en los alrededores de los estadios de fútbol -como la sucedida el fin de semana en Coahuila-, la tragedia del jueves en el casino regiomontano marca un dramático punto de inflexión, que relanza la polémica sobre el paradigma de la lucha contra el negocio de las drogas, el dilema de si debe ser asumido como un problema de salud pública o de seguridad nacional.

    También está el debate interno que soporta el presidente Calderón en la medida en que, para amplios sectores de la sociedad mexicana, entre ellos el liderado por el poeta Javier Sicilia, el esquema de militarización de la guerra contra el narcotráfico (50.000 soldados en las calles) traerá más tragedias.

    Terrible dolor para un pueblo con el que los países de América Latina hemos crecido de la mano.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.