Secciones
Síguenos en:
¿Cómo funciona la mente de un asesino?

¿Cómo funciona la mente de un asesino?

Son personas manipuladoras, con pasados tormentosos, faltas de afecto e inestables emocionalmente.

notitle

Al entrar a la casa, el olor putrefacto 'pateó' a Manuel. Los cuerpos sin vida de un hombre y una mujer  yacían en la sala. La escena era similar a la de una película de terror al hallar en otra habitación los cuerpos de tres menores, entre ellos, un bebé de cinco meses. Todos fueron degollados.

La masacre de esta familia, ocurrida hace 12 años en el municipio de San Francisco (Cundinamarca), es un caso, entre muchos otros, que impactó al investigador del CTI Manuel Antonio Rocha y que lo motivó a hacer un libro en el que plasma el perfil genético del asesino.

Son 18 años en los que 'Manolo', como le dicen sus compañeros de trabajo, ha estado trajinando para dar con el paradero de peligrosos criminales, violadores, sicópatas y malandrines de poca y alta estirpe.

La experiencia en este campo no deja de asombrarlo y sus casos van desde el simple ladronzuelo hasta el más astuto, educado, frío, calculador, carismático y culto de los delincuentes.

"El asesino nace y la sociedad se encarga de perfeccionarlo", dice Rocha, tras argumentar que "los genes cargan el peso de lo que cada persona es y cómo se comporta".

En otro de los casos a su cargo, el investigador recuerda el de un campesino que abusaba de sus cinco hijas, relaciones incestuosas que arrojaron frutos y que el abusador veía como algo normal.

"Son personas manipuladoras, con pasados tormentosos, faltas de afecto e inestables emocionalmente", afirma Rocha. Y es que el comportamiento humano es tan indescifrable "que uno mismo no termina por conocerse", dice.

Sus teorías también las basa en el entorno social, la falta de oportunidades, clase social, cultural y hasta religiosa. "No siempre el más feo es el asesino y tampoco el más pobre es el que roba", acota el investigador de 46 años.

Para él no existe un crimen perfecto y resulta curioso que  el delincuente siempre deja y se lleva algo del sitio de los acontecimientos.

"Muchos no son tan malos como parecen pero hay circunstancias que los cambian y resultan de la noche a la mañana convertidos en tiernos angelitos después de haber sido el matón más matón", explica.

Para Rocha existe el criminal neurótico, que deriva su comportamiento violento del rechazo social y de la poca afinidad con el mundo que lo rodea.

Igual, existe el criminal normal que se forma por ejemplos dados por sus amistades y el que adquiere este tipo de conductas por problemas patológicos.

Otro ejemplo expuesto por el investigador es el de un joven al que encontraron en el interior de su vivienda arrodillado, llorando y pidiéndole perdón al cadáver de su esposa a la que mató por celos.

Egos, falta de carácter, débiles de pensamiento, sensibles, malhumorados e intolerantes son características que enmarcan la personalidad de estos seres, que Manuel Rocha quiso retratar y plasmar en la tesis de su libro: 'Teoría del delincuente nato o genético'.

"El delincuente no se hace sino nace y la ciencia trabaja para su cura", concluye el investigador.

CARLOS 'CABETO' GONZÁLEZ
DIARIO MÍO
CARGON@DIARIOMIO.COM.CO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.