Secciones
Síguenos en:
Un huracán llamado Juanita Acosta

Un huracán llamado Juanita Acosta

Hace dos años y medio elenco estuvo con ella en su casa de Madrid.

notitle

La fotografiamos con Angie Cepeda para una bella portada. Tras la publicación, como si se tratara de un buen presagio, las contrataron a las dos para la película 'Con amor y sin amor', que estos días vemos en cartelera y donde interpretan a un par de hermanas. Juanita vuelve a ser portada, más bella e igual de carismática nos reveló su secreto para triunfar en la TV y el cine españoles (vea las fotos de Juanita Acosta posando para elenco).

Esto puede sonar extraño, pero la fuerza de Juanita
-porque le seguiremos diciendo Juanita, así en España la llamen Juana-, está en su pelo. El poder de esta mujer, de verdad, está concentrado en esa melena dorada que maneja con una absurda precisión y que enloquece a todos los que se le acercan. Eso pudimos comprobarlo en esta sesión de fotos para elenco, pues cada vez que sacudía su cabeza hacía que todas las distracciones posibles quedaran anuladas. Juanita, la rubia de piernas esculturales, sabe cómo hacer que los ojos se concentren en ella. Quizá por eso es que tiene al público español rendido ante su gracia, que es una mezcla extraña de dulzura, belleza, agresividad y, por supuesto, pasión por el oficio que escogió para toda su vida.
 Sobre las mujeres caleñas pesan varios mitos. Y viendo a Juanita coquetear para la cámara resulta inevitable pensar en ellos, pues es como si los encarnara todos, sobre todo uno que ella misma ratifica con orgullo: caleña que se respete baila como profesional.

Por la cabeza de esta mujer retumban los sonidos que escuchó durante 17 años en una ciudad que respiraba salsa. Por supuesto, fue ahí donde aprendió a bailar y a imprimirle a su cuerpo movimientos acelerados, a transmitir con sus propios gestos las letras de las canciones, y aunque Juanita ya no está en Cali, esa pasión no ha muerto: "Tengo guardado el recuerdo de ese viento delicioso que baja de Los Farallones, y el sabor del manguito biche. A veces me entra nostalgia de Cali y lo que hago es llamar a mi abuela por teléfono y me quedo ahí un rato largo con ella, o me preparo unos pataconcitos con hogao para calmarme. Pero eso sí, no es sino que me pongan salsa y ya me muevo sola".

Y para eso, para moverse sola, sí que tiene talento. Comenzó a moverse sola cuando decidió que si quería ser una estrella de verdad debía dejar su Cali del alma para buscar las oportunidades con las que soñaba. Por eso terminó en España, en donde, a diferencia de los comentarios generalizados, Juanita no tuvo que aprender a impostar su acento y mucho menos a lidiar con comentarios hostiles: "Nunca he sentido rechazo por ser latina. Solo tengo cosas bonitas para decir de los españoles. Gran parte de mi carrera la he hecho allá, por eso en mi casa no fue difícil romper ningún estigma porque no ha existido. Siempre han sido respetuosos conmigo, me han cuidado, me han ofrecido papeles muy interesantes".

En su récord hay más de ocho trabajos en cine y la misma cantidad de apariciones en TV, contando la famosa serie Hospital Central e Hispania, la leyenda, una serie ambientada en la península ibérica del Siglo II a. C., que ya va por su tercera temporada. ¡Ah!, y como si fuera poco, en enero inicia el rodaje de una nueva película en Francia.

En Madrid conoció al amor de su vida, con quien decidió casarse. Se trata del actor Ernesto Alterio, hijo del también actor Héctor Alterio, con quien, a diferencia de muchas celebridades, mantiene una relación alejada de la prensa: "Lo hacemos porque siempre hemos separado nuestra vida personal y nuestra vida laboral. Incluso hemos intentado no aprovechar la condición del otro para sacar provecho; cada uno ha hecho su propia carrera, con sus propios tiempos. Posamos juntos cuando hay un estreno, sin problema, porque somos pareja y todo el mundo lo sabe, pero no nos interesa ser la pareja de moda".

De alguna manera, ambos coincidieron en no permitir que la fama y el reconocimiento guiaran sus vidas y mucho menos que determinaran el tipo de trabajos que iban a escoger: "Ernesto es un actor comprometido, amo su entrega y su manera de investigar para crear personajes. Entre los dos nos retroalimentamos y también entendemos el viaje del otro. Esta es una profesión que requiere un tiempo muy complicado, horarios difíciles, y cada trabajo implica meterse en un viaje profundo que si tu pareja no lo entiende, es muy complicado". Un pacto similar tiene que ver con su hija, Lola (5 años), a la que mantienen alejada de la prensa.

Juanita es una mujer de acuerdos, porque, sin proponérselo, también consiguió que Angie Cepeda, otra estrella colombiana a la que muchos veían como la gran competencia de la caleña en España, se convirtiera en su amiga, en su mejor aliada: "Es verdad que cuando Angie vino a España alguna persona por ahí me dijo 'pero usted por qué insiste tanto en que se venga Angie para España si es de su edad, linda, actriz", y yo dije 'porque hay trabajo para todo el mundo'. Creo que hay tantos personajes como seres humanos y en la vida el que da recibe. Somos amigas. Y una de las cosas más lindas que tenemos es que no competimos, al contrario, nos ayudamos, incluso hemos tenido que hacer casting para el mismo personaje y cuando una gana la otra se alegra y si no queda ninguna, pues nos lamentamos juntas".

Sin duda, Juanita no es la misma jovencita que el país recuerda en novelas como Mascarada o La dama del pantano. Han pasado años pero no ese aire de mujer fatal que a muchos encanta: "En este país a todas las mujeres bonitas (porque somos un país de mujeres bellísimas) les ponen esa etiqueta de símbolo sexual". Sin embargo, mantener ese rótulo es ahora lo que menos le importa: "Cuando me fui de Colombia lo hice para estudiar y disfrutar más de mi oficio. La belleza siempre abrirá puertas, pero si no trabajas por mantenerlas abiertas ni te tomas el asunto con respeto y seriedad, no pasa nada". 

Sus palabras son las de una mujer madura. Por ahora Juanita regresará a Madrid, a su casa, pero seguramente volveremos a tener noticias de ella cuando El cartel de los sapos, la película, llegue a las salas, pues ahí interpretará a la esposa del protagonista. A Juanita aún le queda mucho camino, pues como ella misma asegura: "Actuar no es un trabajo de un mes. Entré con 18, ahora tengo 34, y doy las gracias por poder vivir de lo que hago: Actuar".

RONALD MAYORGA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.