Secciones
Síguenos en:
Las 4 fieras

Las 4 fieras

notitle

    El letrero en la entrada es una provocación imposible de ignorar: 4 fieras del arte lírico contemporáneo, pasado, presente y futuro de la publicidad hecha a mano, ¿qué importa de dónde o quiénes son? Son unas fieras. Tienen estilo. Los colmillos afilados con brochas y pinceles y son parte del "arte lírico contemporáneo"; desde el dadá y el surrealismo, desde la generación perdida y la generación beat, desde hace miles y miles de movimientos poéticos, literarios y artísticos, nadie se había autodenominado de una manera tan rotunda y tan poética.

    La exposición de las '4 fieras': Jorge Montesdeoca, Roberto Ayala, Arnulfo Herrada y Óscar Barreto, en el Museo del Banco de la República, tiene la potencia de una convención de artistas pop bajo los efectos del LSD y, en lugar de sopas Campbell y botellas de Coca-Cola, hay cervezas de Bavaria, una Pony Malta y gaseosas Postobón; en lugar de los bombarderos de la guerra de Corea y los grandes Cadillacs, de Roy Lichtenstein, hay chivas y ovnis que tratan de secuestrar a un artista colombiano en una planicie boyacense.

    La muestra es producto del ojo clínico del colectivo Popular de Lujo -Juan Esteban Duque, Roxana Martínez y Esteban Ucrós-, que durante 10 años ha documentado todo lo que pasa en materia de gráfica popular en la calle. Su modus operandi ha sido recorrer zonas comerciales, tomar fotos y, luego, por las firmas o los anuncios que dejan los artistas en sus propias piezas, localizarlos y pedirles que conviertan sus avisos en obras de arte. En piezas únicas. Y de eso se trata esta exposición: de hacer que estos nombres dejen atrás el anonimato y celebren su talento. Las '4 fieras' son los artistas callejeros más importantes de Colombia. Montesdeoca, Ayala, Herrada y Barreto son los responsables de seducir a miles de peatones con helados que relamen sus propios cachetes, lechonas con cara de Porky, deliciosos pargos rojos o sabrosos tamales con los ojos desorbitados y nubes de humo alrededor de ellos. El alegato de Popular de Lujo es esencial: la publicidad callejera hace que el paisaje urbano de Cali, Barranquilla, Bogotá o Medellín tenga más color (y, en algunos casos, más belleza) que el que pueden regalarles a los ojos las vallas de L'Oreal en una ciudad del primer mundo.

    Popular de Lujo se aseguró de que la muestra tuviera una serie de piezas que fueran más allá del "pasado, presente y futuro de la publicidad hecha a mano" y animó a las 4 fieras para que ofrecieran sus visiones más personales. Por eso hay cazadores de tigres de bengala y apariciones del diablo y su corte y de extraterrestres que tratan de secuestrarlos para que pinten sus plateados platillos voladores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.