SANGRIENTA EMBOSCADA A CONVOY

SANGRIENTA EMBOSCADA A CONVOY

Un convoy del Batallón Córdova, que intentaba evitar un secuestro masivo en Aracataca (Magdalena), cayó en una trampa de la guerrilla que les costó la vida a once uniformados.

28 de marzo 2003 , 12:00 a.m.

Un convoy del Batallón Córdova, que intentaba evitar un secuestro masivo en Aracataca (Magdalena), cayó en una trampa de la guerrilla que les costó la vida a once uniformados.

A las 5:30 de la mañana, una patrulla del Ejército, de la que hacían parte 25 uniformados, fue informada del secuestro de dos vehículos, un bus interdepartamental que cubría la ruta Barranquilla-Valledupar y un camión, en la Troncal del Caribe.

Según los informantes del Ejército, guerrilleros habían internado los dos automotores por una trocha hacia la región de La Vuelta del Torito, en la Sierra Nevada de Santa Marta.

De inmediato, el grupo de militares que estaba en la zona, cumpliendo tareas de la Operación Meteoro, con la que se busca garantizar la seguridad en las vías del departamento del Magdalena, fue enviado al sitio.

El convoy, compuesto por tres vehículos, uno de ellos blindado, se internó a las 6 de la mañana en la carretera señalada por los testigos del secuestro y tras un recorrido de dos kilómetros quedó en medio de un campo minado.

Al paso de la caravana militar, las bombas fueron activadas, destruyendo dos vehículos. Solo el blindado soportó la onda explosiva.

El resultado del ataque, atribuido por la Primera División del Ejército a guerrilleros del frente 19 de las Farc, fue de 11 uniformados muertos y 8 más heridos.

Los muertos son el subteniente, Elías David Rivera, de Soledad (Atlántico); el cabo primero Jordán Ibarguen, de Jumbo (Valle); y los soldados profesionales Arbelio Torres, de San Pedro (Sucre); William Vergara, de Turbo (Antioquia); Remberto Coronado, de Cucasia (Antioquia); Fernando Madrid, de Necoclí (Antioquia); Jesús Zambrano, de Bucaramanga; Abel Bermúdez, de Ciénaga (Magdalena); Luis Guillermo Bonil, de Santa Marta; Jorge Yepes, de Barranquilla, y Gustavo Flórez, de Codazzi (Cesar).

Los soldados heridos, trasladados a centros médicos de Ciénaga, Fundación y Santa Marta, fueron identificados como Alexis Castillo, Eladio Palacios, Leonardo Alarcón, Jorge Palacios, Carlos Mármol, Milton Jiménez, Ney Zúñiga y Mario Bedoya.

Pese a la tragedia, las acciones del Ejército continuaron en la zona y las tropas lograron en la tarde la liberación de cerca de 15 personas que viajaban en los vehículos retenidos.

La situación, de la que no se dieron a conocer más detalles, fue analizada ayer a puerta cerrada, por la cúpula militar de la región y el comandante del Ejército, general Carlos Alberto Ospina Ovalle. Las conclusiones no trascendieron a los medios de comunicación, pero se supo que se ordenó una investigación para determinar si el bus y el camión fueron usados como señuelos.

Este es el segundo atentado que en menos de un mes se realiza contra el Ejército en Magdalena. Hace 15 días una patrulla también cayó en un campo minado en la región de Palmor, en estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, en jurisdicción Ciénaga, y murieron cuatro soldados.

Perfiles.

- Jorge Enrique Yepes Insignares.

Tenía 27 años y era natural de Barranquilla, donde residía en el populoso barrio Rebolo, en el suroriente de la ciudad.

Sus padres son Pedro Rafael Yepes y Marleni Insignares. Era soltero y en diciembre tenía planes de boda. Llevaba 10 años en el Ejército, ocho como soldado profesional y dos de servicio militar obligatorio. Hacía parte de la Compañía Meteoro del Batallón La Popa, con sede en Valledupar. Era el quinto de siete hermanos.

- Elías David Rivera Villarreal.

Tenía 22 años, era soltero y había nacido en Barranquilla. Vivía en el vecino municipio de Soledad (Atlántico). Sus padres son Antonio Rivera Hernández y Gladys Villarreal. Era el último de cuatro hermanos. Tenía seis años en el Ejército y a mediados de año iba a ser ascendido al grado de teniente efectivo.

- Luis Guillermo Bonil Cancio. Tenía 27 años, seis de los cuales los había dedicado al Ejército. Hijo de Fabio Bonil Navarro (fallecido) y de Betty Cancio Pimienta. Estaba casado con Verónica Gómez Gómez y tenían una niña de 2 años y un niño próximo a cumplir su primer año de vida. Bonil Cancio estuvo de permiso el segundo fin de semana de marzo y aprovechó el descanso para visitar a su familia en el corregimiento de Gaira. Con su hermano mayor definió que trasladaría a su esposa de Valledupar a Santa Marta para ver en forma frecuente a sus familiares.

FOTO.

Marleni Insignares, la madre de Jorge Enrique Yepes, repasó varias veces la foto de su hijo y una carta de felicitación por su labor en el Ejército.

Gustavo Torres

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.