ASÍ SE FRUSTRÓ EL GOLPE CÍVICO MILITAR II

ASÍ SE FRUSTRÓ EL GOLPE CÍVICO MILITAR II

El presidente Hugo Chávez nombró a Efraín Vásquez Velasco para comandar el Ejército, muy en contra de su voluntad, después de que Lucas Rincón (jefe de la Fuerza Armada) regresó de Washington con las pruebas del Pentágono sobre corrupción de generales a quienes Chávez habría preferido para el cargo. Así se lavó la cara de la institución, pues Vásquez era identificado con los militares no con la política.

19 de abril 2002 , 12:00 a.m.

El presidente Hugo Chávez nombró a Efraín Vásquez Velasco para comandar el Ejército, muy en contra de su voluntad, después de que Lucas Rincón (jefe de la Fuerza Armada) regresó de Washington con las pruebas del Pentágono sobre corrupción de generales a quienes Chávez habría preferido para el cargo. Así se lavó la cara de la institución, pues Vásquez era identificado con los militares no con la política.

Días antes del 11 de abril (fecha de la masiva protesta que terminó con la muerte de al menos 11 personas y la salida transitoria de Chávez del poder), Vásquez hizo gestos que pusieron en alerta a un Gobierno que ya se sentía rodeado: ante la guerrilla colombiana asumió posición distinta a la del Gobierno y se negó a aparecer en actos de apoyo al régimen.

Pero fue también Vásquez el primero en discrepar, en la madrugada del viernes, con Carmona. No habíamos quedado en que serían tres en la junta, un representante de la Fuerza Armada, uno del empresariado y otro de los trabajadores?.

A Isaac Pérez Recao (el millonario que manejó los hilos del complot contra Chávez y trataba a Carmona como subalterno), le pareció una insubordinación que el Comandante del Ejército se atreviera a hacer tales preguntas ante el ya Presidente y frente a testigos, manoteándolo, lo puso en su sitio: Dijimos que no habrá militares! Es Pedro solo y punto! .

Isaac Pérez y Daniel Romero (secretario privado de Carlos Andrés Pérez) se sentaron a hacer la lista de los ministros. Se reservaron para ellos los fundamentales, entre los que por supuesto estaba el cargo al que aspiraba Vásquez. En Defensa, ponme a Héctor Ramírez , dictó Pérez Recao y así quedó.

Quienes conocen a Efraín Vásquez, dicen que en ese instante decidió retirarle su apoyo a Carmona. Hizo contactos. El golpe fue armado por celulares, sin mover una sola tanqueta, apenas asomándolas para advertir.

Subversión inmediata.

Antes de la posesión de Carmona, Vásquez hizo contactos. Uno de ellos, con el general Raúl Baduel, del batallón de paracaidistas, quien insistía en ver la renuncia de Hugo Chávez, pues no creía en lo dicho por Lucas Rincón. Vásquez informó a Baduel que él tampoco había visto la renuncia firmada.

El viernes en la tarde, los militares acuartelados vieron por televisión la oficialización de una dictadura de derecha. La composición elitesca del gabinete alborotó al chavismo atrincherado en los barrios humildes, en espera de la orden para moverse, según planes trazados previamente.

La euforia impidió que Carmona y sus adictos se dieran cuenta de que la Casa Militar que custodiaba el Palacio estaba integrada por escogidos leales de Chávez. Al mando de Casa Militar estaba el coronel Morao, quien se alza contra Carmona el sábado al mediodía y ordena a los soldados abrir las puertas de Miraflores a las masas chavistas, con las cuales los soldados celebraron el regreso de Chávez.

Otro grave error fue no detener al general García Cameiro, comandante de la Tercera División de Infantería con mando sobre todos los batallones de Caracas. El sábado en la mañana, cuando ya los alrededores del Fuerte Tiuna (donde supuestamente estaba detenido Chávez) se encontraban copados de manifestantes chavistas, García Carneiro se montó en una tanqueta y gritó a la multitud: Soy un soldado, y estoy con Hugo Chávez .

El contragolpe.

Esa misma mañana, el general García Montoya hoy Comandante del Ejército se traslada a Maracay, y con a Baduel, llama, uno por uno, a los comandantes de las guarniciones. La pregunta era: Con quién está? Con Carmona o con la institucionalidad? Todos respondieron: Con la institucionalidad. Se pusieron de acuerdo para dar el golpe a Carmona y Vásquez lo acató resentido y molesto.

En el Fuerte Tiuna primaron los oficiales (de la Guardia Nacional) que ya no querían que Carmona rectificara, sino que se fuera. Esto se acentuó cuando a manos del general Usón Ramírez (hasta el día anterior ministro de Finanzas) llegó un fax con la renuncia de Chávez, pero sin firmar. Usón se le acerca a Carmona, ya detenido, y le dice: Usted no es Presidente legítimo. Chávez debe regresar . Un alférez fue el encargado por Baduel y García para llevar el mensaje. Ya el chavismo había tomado Miraflores. Chávez venía de regreso.

(*) Periodista venezolana, premio Rey de España por las investigaciones sobre corrupción en el gobierno chavista. Extractos de una serie publicada por el diario Nuevo Día .

FOTO.

Efraín Vásquez Velasco

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.