Sectores

No solo de EE. UU. viven las ventas de San Valentín

Cultivadores también apuntan a aumentar ventas locales. Rosas y orquídeas, algunas de las ofertas.

Según varios floricultores consultados, la temporada de San Valentín 2017 ha tenido un comportamiento positivo, en la medida que quedaron atenuados problemas del pasado como la revaluación.

Foto:

Mauricio Moreno/EL TIEMPO

La festividad de San Valentín viene consolidándose lentamente en el comercio local, pese a que hay un Día del Amor y la Amistad, que se celebra el tercer sábado del mes de septiembre. Sin duda, se trata de una estrategia comercial no tan bien posicionada frente a otras como el Black Friday o el Cibermonday.

Las anteriores han sido más que promocionadas por el comercio y las redes sociales, mientras que la primera no ha tenido la acogida esperada, en la medida en que a los floricultores les interesa el mercado externo.

“La fiesta de San Valentín ha venido ganando importancia en los últimos años, en la medida en que los consumidores colombianos han aprendido a regalar no solo chocolates y flores”, comentó Jairo Cadavid, vocero de la Asociación Colombiana de Viveristas (Colviveros), quien recalcó que, aunque el portafolio de los productores de plantas ornamentales es bastante amplio, para esta temporada, las orquídeas, los anturios y las rosas en maceta han venido ganando participación.

El termómetro del gremio de los viveristas en Bogotá es el punto de venta de plantas en el BoHo Food Market, en Usaquén, donde complementan sus ventas con diversas presentaciones de especies como suculentas, cactus, terrarios y bonsáis. “Esto hace parte de los esfuerzos de los viveristas para llevar al mercado productos nuevos, con mejores presentaciones y mayor valor agregado”, anotó Cadavid.

En las cuentas de Colviveros se tiene que la producción de orquídeas para el mercado nacional alcanzaría este año las 300.000 plantas; de esta cifra, los viveristas esperaran vender para este San Valentín local el 5 por ciento, es decir, unas 15.000 plantas, principalmente de la variedad Phalaenopsis.

Aparte de lo anterior, la oferta local la complementan las orquídeas, los anturios y las rosas en maceta, que se cuentan de igual manera entre los más recientes productos que los cultivadores colombianos ofrecen para la efemérides de los enamorados.

En cuanto a las exportaciones colombianas, el Ministerio de Agricultura informó que las exportaciones serán de unos 600 millones de tallos, empacados en 1,5 millones de cajas; si son claveles, van 600 unidades; y si son rosas, 300 tallos. Tal cantidad demanda una logística de 13 vuelos diarios desde Bogotá y seis desde Medellín, con algo más de 60 toneladas de flores cada uno, con destino al aeropuerto internacional de Miami, por donde entra el 89 por ciento de todas las flores que llegan a Estados Unidos.

Adicionalmente, se generan 18.000 empleos adicionales a los 140.000 trabajadores regulares que emplea la floricultura colombiana. Solo las ventas para el San Valentín de este año serán de 35.000 toneladas, que representarán ingresos por algo más de 140 millones de dólares, el 12 por ciento de las ventas anuales de este sector.

Para este año se calcula que 2.700 vuelos con flores despegarán de los aeropuertos del país, llevando más de 119.000 toneladas de flores a más de 100 países del mundo. El 77 por ciento de estos aviones aterrizarán en EE. UU. A septiembre del 2018, las exportaciones colombianas de flores sumaron 1.118 millones de dólares.


JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ
Especial para EL TIEMPO